lunes. 26.08.2019 |
El tiempo
lunes. 26.08.2019
El tiempo

Los alumnos se vuelcan con el medio siglo del IES de Melide

Alumnos del instituto de Melide. VICTORIA RODRÍGUEZ
Alumnos del instituto de Melide. VICTORIA RODRÍGUEZ

El centro celebra su 50 aniversario con una exposición retrospectiva, un documental y una gala que se celebrará el próximo día 16

Un gran encerado negro, con el lema "Benvidos!! Curso 1967-2017" impreso en tiza, recibe estos días a todos quienes acceden al vestíbulo del IES de Melide, en cuyo interior se trabaja a un ritmo frenético para ultimar los actos programados por su 50 aniversario y que culminarán con una gran gala que tendrá lugar el próximo sábado, día 16.

Toda la comunidad escolar, pero muy especialmente el alumnado, se ha involucrado en la preparación de las diferentes iniciativas que, como nexo común, tienen como principal objetivo mostrar la evolución de la enseñanza en el último medio siglo.

Para ello, una exposición retrospectiva de material didáctico, que ocupa una buena parte de las zonas comunes de la planta baja del centro, recuerda al visitante como eran muchos de esos artículos que el paso del tiempo y, sobre todo, las nuevas tecnologías han dejado en el olvido. Además, parte de los alumnos se ha volcado en la grabación de un documental sobre la historia del centro, que se estrenará en el transcurso de la gala, mientras que otros trabajan en la preparación de las entrevistas en directo y las representaciones teatrales que se efectuarán en el transcurso de la misma.

La exposición, que se inauguró el pasado 29 de noviembre y que se podrá visitar hasta el 16 de diciembre, está compuesta por materiales que, en realidad, "non son demasiado antiguos, senón que son artigos que demostran a rápida evolución que viviu a sociedade nestes últimos anos e que fixo que materiais moi comúns nas aulas durante décadas se quedasen rapidamente obsoletos, polo que os alumnos descoñecen para que se utilizaban", explica el director del centro, Ramiro Piñeiro Oliveira.

La exposición muestra desde el propio atuendo de los alumnos de la época -tanto con maniquís como con un gracioso panel de madera que hace las veces de photocall- hasta material de laboratorio como microscopios o balanzas de precisión, distintos tipos de proyectores de diapositivas, pupitres e, incluso, el primer ordenador que llegó al centro a principios de los noventa del pasado siglo y que hoy se ve como un artefacto extraño y desfasado, sobre todo, para los que se criaron entre las pantallas táctiles de teléfonos móviles y tabletas de última generación.

Para lograr todos estos artículos se recurrió a los propios almacenes y archivos del centro, donde se guardaban muchos de ellos -como es el caso de la colección completa de la revista Intres, que editó el centro entre 1982 y 2008, o los antiguos boletines de notas-, mientras que otros -como fotografías- fueron cedidos por exprofesores y exalumnos, que, de este modo, han querido poner su granito de arena para celebrar el cincuenta cumpleaños de un centro que, sin duda, fue fundamental para sus vidas.

DOCUMENTAL. Pero sin duda uno de los proyectos que exigió más tiempo y dedicación por parte de los alumnos fue la grabación del documental Números que adornan letras, que repasa el medio siglo de vida del instituto a través de entrevistas con las personas que, de un modo u otro, fueron parte esencial del engranaje que le ha permitido funcionar durante todo este tiempo.

"O proxecto naceu o pasado curso cos compañeiros que están agora en terceiro de Eso, pero que son os que nos deron as pautas para as gravacións que realizamos ao longo deste ano", cuenta un grupo de alumnos formado por Matías Prieto Rodríguez, Hugo López Casal, Noa Varela Pazos, Raquel Miguélez González y Lía Graña Antas, que este año cursan segundo de Eso.

Todos coinciden en señalar lo gratificante de la actividad, al haberles dado la oportunidad "de coñecer a persoas moi interesantes, con historias e anécdotas da súa vida dentro do centro, que nos permite coñecer como era o ensino naqueles anos", aunque reconocen que también tuvo un punto de dureza, "porque tivemos que gravar en época de exames, aproveitando os recreos e mesmo os sábados e, nalgunhas ocasións, facendo gravacións ao aire libre, pasando tamén moito frío".

La experiencia, además de servirles para poder conocer todo el trabajo que se hace detrás de una cámara y a manejar todos los equipos que se utilizan en una grabación audiovisual, también les ha permitido reflexionar sobre la evolución de la propia enseñanza. "As clases antes eran de moitos máis alumnos e é certo que había máis respecto cara ao profesor, pero agora respéctanse máis as ideas e dialógase máis, aínda que o ideal sería que desaparecesen por fin esas clases de chapar e que a formación estivese encamiñadas máis a proxectos adaptados aos gustos e as potencialidades de cada persoa", dicen.

Los alumnos se vuelcan con el medio siglo del IES de Melide
Comentarios