"Con Altri non estamos ante unha fábrica de teas, senón unha celulosa"

Vecinos y colectivos alertan del impacto que supondría la llegada de la firma a Palas y ponen el foco en la cantidad de recursos que prevé consumir, como 46 millones de litros de agua al día
Integrantes de la Plataforma por unha Ulloa Viva. EP
photo_camera Integrantes de la Plataforma por unha Ulloa Viva. EP

Para algunos, la panacea; para otros, la muerte anunciada de A Ulloa y de las comarcas limítrofes. Que la multinacional portuguesa Altri se instale en Palas de Rei divide a vecinos y colectivos, pese a que la administración local, regional y estatal ha mostrado su apoyo a la llegada de la empresa.

Marta Gontá habla desde la plataforma Ulloa Viva, puesta en marcha por particulares para velar por la integridad de la zona frente al impacto que, alerta, provocaría la planta: "Non estamos ante unha fábrica de teas, senón unha celulosa", resume en referencia a las 400.000 toneladas anuales de celulosa soluble y las 200.000 de lyocell que se pretenden fabricar a partir de madera de eucalipto. Y es el revulsivo que supondría para esta especie arbórea uno de los principales inconvenientes que detectan, pero no el único.

"Altri ten tres fábricas de celulosa en Portugal e alí é coñecida pola contaminación sen precedentes da auga e por dinamizar o monocultivo de eucalipto", explica Gontá, a la vez que habla del agua que consumiría: 46 millones de litros al día del embalse de Portodemouros, mientras que unos 30 millones volverían al Alto Ulla en forma de vertidos. Todo ello supone "esquilmar" los recursos hídricos de la cuenca y del propio embalse, "unha masa de auga con moitos problemas de calidade, sobre todo no verán", que nutre a familias, agricultores, ganaderos y pequeñas empresas del entorno.

Adega y Ecoloxistas en Acción ponen el foco sobre ello y subrayan que el agua que emplee Altri en un día es más de lo que consume "toda a provincia de Lugo", además de que los vertidos multiplicarán la carga orgánica y de nutrientes en las aguas, trastocando así el sistema acuático.

A mayores, el proyecto recoge que las instalaciones ocuparán 366 hectáreas -equivalentes al centro de Compostela- "a cero metros" de la ZEC Serra do Careón, donde viven tres plantas endémicas "e únicas no mundo" como son la santolina de Melide, la hierba de enamorar de Merino y la magarza de Barazón, además de fauna amenazada. Su proximidad al Camino y a bienes como el castillo de Pambre preocupa a vecinos y ecologistas, que recuerdan que la zona que ocupará fue propuesta por la Xunta para integrar la Red Natura 2000 en los años 2008 y 2011. El Gobierno autonómico aseguró entonces que al no haber tramitación formal, los terrenos no gozan de protección.

LA CANALIZACIÓN. Por Santiso, Melide, Agolada y Palas se prevé llevar la canalización desde el embalse hasta la factoría, unos 12,5 kilómetros a través de más de 300 fincas de "gandeiros e agricultores, impoñéndolles unha servidume de 10 metros de ancho e facéndoas inservibles para a súa actividade actual", dice Gontá.

La portavoz de la plataforma no se olvida tampoco de la contaminación aérea: "Afectará de maneira moi grave a 10 quilómetros á redonda se non hai vento e a 30 se o hai", explica, pese a que "estamos á espera de máis datos". En esta línea, afea el "ocultismo" en el que se envuelve este proyecto.

ALEGACIONES. Este miércoles terminaba el plazo para alegar ante Augas de Galicia con el fin de que este deniegue el permiso para la captación de agua. Desde el colectivo ulloán esperan que el organismo "free este disparate", toda vez que las alegaciones presentadas demuestran "que o estudo de impacto ambiental carece dos requisitos mínimos e camiñaría en contra dos obxectivos da Unión Europea".

Altri culpa ahora a la "inestabilidad política" de España

Altri anunció que invertiría 850 millones de euros en la construcción de su fábrica en Palas de Rei, pero la ratificación de este proyecto se alarga en el tiempo sin visos de una confirmación. La empresa achaca ahora este retraso a la "inestabilidad política" que vive España en los últimos meses, tal y como reconoció al medio luso Jornal de Negocios. En sus declaraciones, fuentes de la compañía se refieren al adelanto electoral del 23 de julio y a la fallida investidura de Alberto Núñez Feijóo.

Los fondos europeos

La multinacional portuguesa condiciona su macroinversión a la llegada de fondos europeos, que ahora parecen pasar por el Perte de descarbonización que impulsa el Gobierno. Sin embargo, vecinos y asociaciones critican que parte de la fábrica —solicitan 250 millones— "se pague con cartos públicos", expone Marta Gontá.

Empleos

El baile de cifras de empleos directos e indirectos no convence a vecinos de A Ulloa. "Os 500 postos de traballo directos que prometen merecen a pena?", se pregunta Gontá, si bien Altri habla de "2.500" en total.

Comentarios