Altri expone su proyecto ambiental con los ecologistas en pie de guerra

Hay 30 días para presentar alegaciones al estudio relativo a la planta de Palas de Rei ► Colectivos y vecinos alertan del impacto que provocaría en el medio ambiente
Parcela en la que Altri prevé construir su fábrica de celulosa en Palas de Rei. EP
photo_camera Parcela en la que Altri prevé construir su fábrica de celulosa en Palas de Rei. EP

La Xunta de Galicia ha abierto a exposición pública la solicitud de Autorización Ambiental Integrada (AAI), el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) y la declaración de utilidad pública para la fábrica de celulosa soluble y fibras textiles que la empresa lusa Altri proyecta para Palas de Rei, un macrocomplejo industrial del que alertan vecinos y colectivos por su impacto y que tildan de "disparate". El plazo para alegar es de 30 días a partir de hoy.

El emplazamiento de la planta en Remonde, ocupando 112 hectáreas, se traducirá en la afectación de 229 parcelas y 14 viales públicos del Ayuntamiento palense.

En términos totales la cifra se va a las 835 referencias, 20 de ellas públicas. Así, otras 381 parcelas de Palas, Santiso y Agolada estarán afectadas por la captación de agua en el embalse de Portodemouros; 131 por los vertidos y otros cinco por los vertidos de la fase de obras; 31 parcelas se verán comprometidas por la ejecución del acceso norte, 38 por el este y una por la zona de acceso en fase de operación; y, finalmente, cinco estarán afectadas por la conexión subterránea de más de nueve kilómetros de la línea de 15 kilovoltios desde la subestación de Melide.

En la extensa documentación presentada por la empresa a través de Greenfiber, con la que gestiona el proyecto Gama, se recuerda la estratosférica inversión de 900 millones de euros; el número de empleos que, dice, generará cuando esté a pleno rendimiento –2.500 directos e indirectos– y la producción de 400.000 toneladas al año de celulosa y 200.000 de fibras textiles. Pero también se desgranan otras cifras, como los 46 millones de litros de agua al día que empleará, los 30 millones que verterá al Alto Ulla y los 1,2 millones de metros cúbicos anuales de madera de eucalipto que precisará.

Y es la presencia de esta materia prima uno de los factores que decantó la balanza por A Ulloa. En el EIA se especifica que la firma tenía sobre la mesa otras seis ubicaciones: Cervo, Alfoz, As Pontes, Forcadas, Baamonde y Lugo, cada una próxima a una cuenca fluvial. Pero fue la del Ulla la "más solvente", al ser de los ríos más caudalosos de Galicia, solo por detrás del Miño y el Sil, con un caudal posible de 5 metros cúbicos por segundo. Con todo, los ecologistas ponen en duda que esto sea suficiente para nutrir a un gigante que "consumirá máis auga nun día que toda a provincia de Lugo".

Así mismo, en el proyecto también se destacan las comunicaciones, con la A-54 y el futuro enlace de la autovía con la N-547 en Remonde como grandes bazas, aunque hasta entonces proyectan la creación de accesos desde la Nacional y la LU-P-4001.

Y es que a pesar de que la ubicación elegida fue la de la Finca Quintas, en Altri barajaron incluso instalarse en Antas, pero esos terrenos se encontraban más lejos de la fuente de agua, así que las canalizaciones provocarían un impacto mayor, además de un "drástico" cambio en el tráfico. Y las tres mámoas de Chousa de Ourás dentro del propio terreno echaron por tierra la idea.

ZONAS PROTEGIDAS. Tal y como recoge la documentación, que se puede consultar en el DOG, el emplazamiento para la futura planta no supone "afecciones a la Red Natura 2000 –son colindantes– y el ligero impacto ejercido sobre esta se considera compatible". Así mismo, la línea eléctrica pasará por la ZEC Serra do Careón, pero, recuerdan, no lo hará sobre la fauna voladora ni el paisaje al tratarse de un trazado "subterráneo".

En cuanto a la vegetación, el estudio concluye que la implantación de Altri puede alterar el ecosistema de los brezales europeos, pero "dado que es un hábitat bastante común en Galicia, dicha afección se considera asumible". También afectaría a especies protegidas como la Santolina melidensis, la Armeria merinoi y la Leucanthemum gallaecicum, pero al ser sobre emplazamenientos "muy reducidos", se procedería a balizar para su protección.

Aun así, colectivos y expertos ven un impacto mucho mayor que el beneficio socioeconómico: "Pretenden impoñernos unha megacelulosa , esquilmarnos os recursos, arrasar coa biodiversidade, converter o centro de Galicia en monocultivo de eucalipto e contaminarnos o aire e a auga".

¿Cómo será? Una chimenea de 75 metros como único foco emisor

Esquema de la futura planta de Altri en Palas de Rei.
Esquema de la futura planta de Altri en Palas de Rei.

En 2,5 millones de metros cuadrados de terrenos se levantará una macrofábrica que incluirá una chimenea de 75 metros de altura como único foco emisor de gases a la atmósfera, que canalizará las emisiones del horno de cal, la caldera de recuperación, la de emergencia y la de biomasa.

40 meses de obras

Las obras de construcción de la planta, en las que se prevé contar con unos 4.800 trabajadores, tendrán una duración estimada de 40 meses.

De los troncos a la fibra

En el complejo fabril se realizará todo el proceso desde la llegada de los troncos de eucalipto al blanqueamiento del lyocell, pasando por la cocción y lavado de la fibra.

Las demás áreas son secapastas y línea de balas, la planta de recuperación; la de manipulación, preparación y almacenamiento de productos químicos; las de producción de oxígeno, ozono y otros productos químicos; el área de seguridad; las plantas de lyocell, tratamiento de aguas y efluentes, y diez auxiliares.

Comentarios