Altri enfoca el acceso a fondos UE para la planta de Palas y su tramitación avanza

La pastera aguarda "acelerar" las gestiones para cerrar la financiación tras evaluar "opciones" con el Ministerio de Industria ▶ El Gobierno confirma que analiza "diferentes líneas de trabajo" con el fin de "garantizar" la actividad de la firma en Galicia
Terrenos sobre los que se construirá la futura factoría de Altri. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Terrenos sobre los que se construirá la futura factoría de Altri. VICTORIA RODRÍGUEZ

En abril habrán pasado dos años del anuncio de la selección de Palas de Rei por parte de la portuguesa Altri como emplazamiento para levantar un complejo industrial destinado a producir lyocell, una fibra textil sostenible a base de celulosa obtenida de la madera de plantaciones certificadas. La decisión final de inversión de un proyecto que exigirá un desembolso inicial de 900 millones de euros y que promete generar 2.500 empleos directos e indirectos sigue macerándose mientras la pastera lusa avanza en sus dos grandes flancos: la tramitación administrativa y la consecución de la financiación tanto bancaria como de los ansiados fondos Next Generation.

1. El acceso a los créditos y las ayudas de la UE, "enfocado"

En un inicio, Altri contaba con impulsar el denominado proyecto Gama con subvenciones por entre 220 y 250 millones, lo que permitiría cubrir el 28% del presupuesto. Tras un camino tortuoso en el que el Ministerio de Industria cambió hasta tres veces de interlocutores, en los últimos días la pastera logró "enfocar", que no cerrar, el acceso al programa Next Generation EU por dos vías. Será a través de los préstamos reembolsables con unas condiciones más ventajosas que las de mercado y de ayudas directas. El foco está puesto en la segunda convocatoria del proyecto estratégico para la recuperación y la transformación económica (Perte) de la descarbonización industrial, que el Ministerio de Industria lanzará en el segundo semestre, con 370 millones en juego en subvenciones y 1.000 en préstamos.

Fuentes de la compañía confirmaron este jueves a AGN una reunión reciente con la secretaria de Estado de Industria, Rebeca Torró, para "evaluar las distintas opciones existentes en cuanto a líneas de apoyo" para atar la viabilidad de la biofábrica. "Hemos establecido así una relación directa que valoramos muy positivamente, y que confiamos nos permita acelerar el proceso hasta su conclusión positiva", refiere la compañía con sede en Oporto. Aunque el pasado noviembre Altri apuntó que la confirmación de su plan podría llegar en el primer trimestre de este año, el ‘timing’ del Perte podría volver a estirar los plazos.

"Reiteramos que esperamos poder tomar la decisión final de inversión a corto plazo, pero esta decisión solo deberá adoptarse cuando se cumplan todas las condiciones esenciales del proyecto, especialmente la financiación", advierten desde la empresa.

2. Apuesta "firme" del Estado por la industria gallega

Ante un proyecto tractor que la Xunta declaró de interés estratégico en diciembre de 2022 para otorgarle prioridad en su tramitación reduciendo a la mitad los plazos ordinarios, una figura que —entre otros efectos— abre el acceso a subvenciones autonómicas sin concurrencia competitiva, el Ejecutivo central también está dispuesto a poner de su parte. "El compromiso del Gobierno de España con la industria gallega es firme y trabajamos en el camino de la reindustrialización, así como en avanzar para favorecer la atracción de nuevos proyectos de alto valor añadido", trasladaron este jueves a AGN fuentes del Ministerio de Industria.

Después de que a inicios de febrero el titular del departamento, Jordi Hereu, indicase que la inicio a la tramitación del proyecto por parte del Estado llegó "en diciembre", el Ejecutivo confirma que "las conversaciones son periódicas" con los representantes de Altri. Entre otras cuestiones, la Administración central estudia "diferentes líneas de trabajo que permitan garantizar su actividad en Galicia". Las fuentes ministeriales trasladan que, en efecto, está sobre la mesa "la posibilidad de obtención de determinadas ayudas directas". Con todo, recalcan que el acceso a las subvenciones "está supeditado a una previa aprobación favorable por parte de la Comisión Europea".

3. El impacto ambiental, a exposición pública

El otro frente que Altri tiene abierto es el burocrático, aunque en los próximos días abrirá una etapa clave al sacar a información pública el estudio de impacto ambiental, la declaración de utilidad pública y el proyecto. En cuanto a la documentación se publique en el Diario Oficial de Galicia (DOG), se abrirá un plazo de 30 días para que los interesados presenten alegaciones.

Y lo cierto es que el complejo de Palas ya suscita contestación entre organizaciones vecinales y ambientales. Adega cuestiona el consumo hídrico que exigirán las instalaciones, con un caudal máximo diario solicitado de 46.000 metros cúbicos del embalse de Portodemouros, y el vertido de aguas residuales una vez que las instalaciones, que se ubicarán en la Finca Rioseco —propiedad de los herederos de Leandro Quintas—, funcionen.

4. El acceso a la red eléctrica

El suministro eléctrico es otro de los puntos que ocupan a la compañía. La biofábrica, que contará con una capacidad total de producción de 400.000 toneladas de celulosa al año y de 200.000 toneladas de lyocell, para lo que procesará alrededor de 1,2 millones de toneladas de eucalipto al año, requerirá una potencia de consumo de 110 megavatios. Aunque está previsto que se dote de una planta de cogeneración, el proyecto presentará un consumo continuo de electricidad, lo que exige ampliar la infraestructura de conexión eléctrica.

Tras excluir la petición de Altri de la última modificación del Plan de Desarrollo de la Red de Transporte de Energía Eléctrica 2021-2026, el Ministerio para la Transición Ecológica ha instado a la pastera a presentar su demanda para la planificación siguiente, correspondiente al periodo 2025-2030, en la que el departamento que dirige Teresa Ribera ya trabaja.

En las alegaciones formuladas a la programación actual de inversiones del gestor global de infraestructuras eléctricas Redeia, la Xunta planteó como opción más viable para garantizar el suministro minimizando el impacto ambiental abrir la línea de alta tensión de 220 kilovatios entre Belesar y Mesón do Vento y construir una subestación con entrada y salida para la línea en Palas.

"Estamos trabajando activamente con la Administración autonómica, manteniendo una relación muy profesional con la Xunta, en la aprobación de este innovador proyecto", remarcan desde Oporto. En todo el proceso de tramitación y acceso a la financiación, Altri cuenta con el respaldo de la sociedad que el Gobierno gallego constituyó con Abanca, Reganosa y Sogama. De hecho, la creación de una fábrica de fibras textiles sostenibles fue en origen un proyecto concebido por el Gobierno gallego e Impulsa, que se encargó de buscar a un inversor.

5. Un revulsivo para la comarca

A falta de que el proyecto Gama despeje su viabilidad económica y supere la tramitación ambiental, lo cierto es que la iniciativa impulsada por Greenfiber —la sociedad participada por Altri (75%) y Greenalia (25%)— se vislumbra como un potente motor económico para A Ulloa y también para la provincia de Lugo, cuya principal industria, Alcoa, sigue en la cuerda floja.

Hoy por hoy, la comarca cuenta con poco más de 8.800 habitantes, de los cuales prácticamente el 36% supera los 65 años. En consecuencia, la edad media es de 53,6 años, por encima de la ya elevada referencia autonómica, de 48 años. Con una renta disponible bruta por habitante de 13.235 euros, un 18% inferior al promedio gallego, la prometida creación de 2.500 puestos de trabajo se presenta como un caramelo goloso en una zona en la que están activas unas 1.170 empresas y que cuenta con unos 276 parados. Cabe destacar, además, que el 92% de las sociedades que operan en A Ulloa tienen entre dos y ningún asalariado. De hecho, los datos del Ige indican que solo una compañía con sede en la zona supera el centenar de trabajadores.

Ecologistas y vecinos ven la iniciativa como una "amenaza" al ecosistema

Los planes que Altri tiene para Palas suscita en la comarca y en municipios próximos dudas sobre el proyecto, que ya recibió múltiples alegaciones

La cifra de empleos que promete Altri si salen adelante sus planes en Palas de Rei, la baza más utilizada por los partidarios de su instalación en el interior de Galicia, no es suficiente para los colectivos ecologistas y numerosos vecinos de la comarca de A Ulloa y municipios próximos, que ven el proyecto como "unha ameaza" para el ecosistema de la zona. Hablan de la merma de los recursos hídricos, pero también del monocultivo del eucalipto, de la amenaza de más y mayores incendios forestales, del abandono del rural, del impacto sobre especies de fauna y flora amenazadas y protegidas y de la contaminación, tanto aérea como del agua.

La idea de levantar una fábrica de celulosa y lyocell en Palas por parte de la pastera lusa —en Portugal cuenta ya con tres factorías— suscita preocupación, incluso más allá de la propia comarca ulloá. Y es que, alertan, no se trata solo de los 46 millones de litros de agua al día que podría llegar a necesitar la planta y que saldrían, llegado el caso, del embalse de Portodemouros, sino que los 30 millones de litros de "auga contaminada" que se prevén verter al río Ulla "non sabemos que consecuencias terá ata chegar á ría de Arousa", explica Marta Gontá, de la plataforma Ulloa Viva, formada a partir de colectivos de la zona a raíz de la posible llegada de Altri.

Solo en cuatro parroquias de Agolada, que atravesará la canalización hasta la planta, se presentaron 130 alegaciones en papel

Junto a otras asociaciones como Adega y Ecoloxistas en Acción, denuncian que el consumo de agua que esta fábrica "empeoraría a situación" del embalse, especialmente en época de sequía. Así mismo, Gontá expone que los términos "biofábrica ou fábrica sostible están errados", ya que "gastará máis recursos dos que a zona pode repoñer e contaminará máis do que a zona é capaz de soportar, polo que nin bio, nin sostible".

Otra de las preocupaciones que manifiestan es la multiplicación de plantaciones de eucalipto en Galicia, de cuya madera se nutre Altri y especie a la que señalan como pirófita. En este sentido, en la prevención de incendios, la empresa portuguesa anunció que aportará dos millones de euros al fondo públicoprivado de la Xunta para evitar fuegos forestales, que incluyen la ordenación de montes, la recuperación de zonas afectadas o el aprovechamiento de productos como resina y miel.

Prueba de la contestación que el proyecto Gama se encontró entre vecinos y colectivos es la cantidad de alegaciones presentadas ante Augas de Galicia para que este organismo deniegue el permiso de captación de agua en Portodemouros. Solo en cuatro parroquias de Agolada, por donde cruzará buena parte de la canalización entre el embalse y la factoría, se reunieron más de 130 alegaciones en papel.

Comentarios