Altri da a conocer su proyecto de Palas a los empresarios de Lugo

La empresa defiende que tendrá "elevado nivel de exigencia" medioambiental
undefined
photo_camera Directivos de Altri y de la patronal lucense. EP

La fábrica que la empresa portuguesa Altri pretende construir en el municipio lucense de Palas de Rei para producir fibras vegetales destinadas a la industria textil tendrá un "elevado nivel de exigencia medioambiental", afirmó este jueves el director del proyecto, Bruno Dapena.

En una reunión con empresarios en la sede de la patronal en Lugo, Dapena y otros directivos de la firma explicaron la iniciativa de la empresa Greenfiber, participada por Altri y varias entidades privadas y públicas gallegas.

El director del denominado proyecto Gama, que prevé instalar una fábrica de elaboración de fibras textiles extraídas de la pulpa de eucaliptos, señaló que la planta establecerá un sistema de tratamiento de agua que "devuelve en su práctica totalidad al río sin alterar sus condiciones actuales".

Dapena aseguró la intención de construir una fábrica en Palas de Rei similar a la planta Biotek que tiene Altri cerca de Lisboa y que "ha logrado integrar la convivencia con la comunidad y la generación de riqueza".

Afirmó que Altri tiene una tecnología que le "ha permitido ir más allá de lo que marca la ley" en temas medioambientales y que el proyecto permitirá "valorizar en Galicia madera que hoy se está vendiendo fuera de la comunidad y aspira en un futuro a terminar de cerrar el ciclo con el reciclaje de la industria textil".

Por su parte, la responsable de recursos humanos de Greenfiber, Olga López Arias, aseguró que empresa priorizará la contratación de "profesionales de la zona y del resto de Galicia, captando talento y jóvenes con la capacitación y experiencia necesaria para llevar a cabo el proyecto, y ofreciendo posibilidades de formación a aquellos que en estos momentos no la poseen".

Según López Arias, la plantilla proyectada para la capacidad productiva de Gama ronda los 500 empleos directos y unos 2.000 indirectos, así como "más de 4.000 empleos en momentos pico durante la edificación de la fábrica".

El proyecto, que aspira a captar fondos europeos, ha suscitado cierta controversia en Galicia tras las denuncias de varias asociaciones cuestionando los riesgos para el medio ambiente, en particular en el tratamiento de agua utilizado por la fábrica, así como la posible repercusión de esa industria en una zona predominantemente agrícola. Recientemente varias organizaciones ecologistas y el BNG se desplazaron a Bruselas para hacer ver esta inquietud a la Comisión Europea.

En contra: presentadas unas 20.000 alegaciones

La recogida de alegaciones contra la planta de Altri concluyó el pasado miércoles por la noche. La cifra total se acerca a 20.000, según las asociaciones contrarias a la factoría, y sería de unas 5.000 menos, según fuentes de la empresa lusa. Las alegaciones podían presentarse en los concellos, la Xunta y también hubo mesas de recogida.

Melide, también

El Ayuntamiento de Melide, donde se presentaron 700 de esas alegaciones, solicitó a la Xunta una declaración negativa de impacto ambiental para el proyecto de Altri. Ahora, en una misiva enviada a la Consellería de Industria, el alcalde, José Manuel Pérez, de Adiante Melide, expone las alegaciones del consistorio en los ámbitos del proyecto industrial, de la afección territorial y urbanística y desde el punto de vista patrimonial y ambiental.

Por fases

También pide aclaraciones sobre la instalación por fases que se expone en el proyecto básico y las incidencias de las mismas sobre los puestos de trabajo. Solicita igualmente que se revise la categoría del proyecto estratégico

Comentarios