Altri avanza en el plan de formación de jóvenes que quieran trabajar en Palas

La empresa Greenfiber insiste en su compromiso de favorecer la formación y empleabilidad del territorio donde estará asentada, por lo que priorizará la contratación de profesionales de la zona
Asistentes a la protesta en el área recreativa de A Cornella. EP
photo_camera Asistentes a la protesta en el área recreativa de A Cornella. EP

Greenfiber, la compañía del grupo Altri que proyecta instalar una planta de celulosa y fibra textil en Palas de Rei, trabaja en diferentes convenios con el Instituto Politécnico de Santiago, el centro de Formación Profesional As Mercedes de Lugo y las facultades de Ingeniería Química de Santiago y Lugo para poner en marcha un programa para que los alumnos de estos centros puedan realizar prácticas en las instalaciones de Altri en Portugal, con el fin de incorporarse posteriormente a las que prevé poner en marcha en Palas de Rei.

Desde la compañía recuerdan que la plantilla proyectada para hacer frente a la capacidad productiva de este proyecto es de unos 500 empleos directos y unos 2.000 indirectos, así como otros 4.000 empleos en momentos pico durante la edificación de la fábrica.

Greenfiber insiste en su compromiso de favorecer la formación y empleabilidad del territorio donde estará asentada, por lo que priorizará la contratación de profesionales de la zona. Los perfiles requeridos se encuadran, principalmente, en las áreas de estudio de la Ingeniería y la Formación Profesional, con especial atención a las especialidades de química, industrial, producción mecánica y electromecánica.

Además, para aquellos estudiantes que carezcan de esta formación, Greenfiber trabaja en un Certificado de Profesionalidad.

Una ruta reivindicativa como protesta

Cerca de 400 personas convocadas por el colectivo Santiso Vivo da Plataforma Ulloa Viva participaron este domingo en una ruta reivindicativa que recorrió los cinco kilómetros que separan la Finca de Quintas, en Palas de Rei y en donde Altri quiere construir su planta productiva, y el área recreativa de A Cornella, en Santiso.

Los participantes conocieron así parte de los terrenos que se verán afectados por los 12,5 kilómetros de tuberías, que captarán el agua del embalse de Portodemouros y que después de surtir a la factoría se devolverán al río. A los vecinos se unieron en la protesta los alcaldes de Santiso, Melide, Vila de Cruces, Arzúa, Agolada y Toques.

El delegado del Gobierno, Pedro Blanco, manifestó este domingo a la Cadena Ser que detrás de esta contestación social al proyecto "está a falta de transparencia de Altri" y apuntó que "sen cumprir as leis e a normativa non hai axudas para ninguén".

Comentarios