Qué ver en Ribadeo y alrededores en un día

Descubre qué ver en Ribadeo y alrededores en un día. Desde playas emblemáticas hasta pintorescos barrios, te contamos qué visitar en 24 horas.
que-ver-en-ribadeo
photo_camera Fotos: Facebook

Adentrarse en la cautivadora Ribadeo es sumergirse en la rica fusión de arquitectura y naturaleza de Galicia.

Planifica tu escapada para visitar Ribadeo, con medio día, puedes explorar los rincones más emblemáticos de este encantador municipio en la provincia de Lugo. Pero, si el reloj y la curiosidad te permiten extender tu visita, no te pierdas las maravillas que ver en Ribadeo y alrededores.

Desde la famosa Playa de As Catedrais, con sus formaciones rocosas impresionantes, hasta el Faro Illa Pancha y el apacible pueblo de Rinlo, cada rincón te reserva una experiencia única.

Para disfrutar plenamente de Ribadeo y la costa norte de Galicia, te sugerimos planificar tu escapada entre mayo y octubre, cuando el clima se muestra más amigable. Sin embargo, un consejo de viajero experimentado: ten siempre a mano un paraguas, pues la lluvia, parte esencial de la magia gallega, puede sorprenderte en cualquier momento. 

En este artículo podrás descubrir todo lo que ver en Ribadeo en un día y sumergirte en la auténtica esencia de este rincón gallego.

  1. Plaza de España
  2. Casa do Patín
  3. Barrio de San Roque
  4. Faro Illa Pancha
  5. Parque de La Atalaya
  6. Puerto de Ribadeo
  7. O Cargadoiro
  8. Convento de Santa Clara
  9. Playa de Las Catedrales
  10. Cetáreas de Rinlo

Plaza de España

La Praza de España, el corazón palpitante de la villa. Este emblemático enclave sirve como el epicentro donde convergen todos los caminos que explorarán tus pasos.

Conocida también como la Praza do Campo, esta joya ribadense no solo destaca por ser la más hermosa de Ribadeo, sino que alberga varios edificios de gran importancia histórica y arquitectónica.

Entre ellos se encuentran el Pazo de Ibáñez, la imponente Torre de los Moreno, el histórico Convento de Santa Clara y la majestuosa Iglesia Parroquial de Santa María del Campo.

Cada rincón de esta plaza respira historia y encanto, ofreciendo a los visitantes una experiencia inolvidable en el corazón mismo de Ribadeo.

Casa do Patín

Entre una exuberante vegetación que despierta el encanto de los tiempos pasados, emerge la Casa Do Patín, un rincón que transporta a Ribadeo a sus orígenes medievales.

Este edificio, sin lugar a dudas, ostenta el título de la construcción civil más antigua de Ribadeo, conservando con celo su fachada original a lo largo de los años.

Al descender desde la Praza de España por la pintoresca Rúa Amando Pérez y desviarte hacia la izquierda, te toparás con esta joya arquitectónica.

Su fachada está adornada con el escudo del linaje de los Menéndez-Navia y Villamil. Esta familia, de gran relevancia en la historia local, se destacó en el comercio de la madera, y su legado perdura en cada rincón de esta ancestral morada.

Un detalle fascinante es que la Casa Do Patín comparte su patio con la Biblioteca Municipal de Ribadeo, creando un espacio donde la historia, la naturaleza y el conocimiento convergen para ofrecer una experiencia única en el corazón de Ribadeo.

Barrio de San Roque

El Barrio de San Roque, célebre por su distinguida colección de casas indianas, nos sumerge en una travesía histórica y arquitectónica única. Estas imponentes residencias, erigidas por emigrantes de la región que prosperaron en tierras americanas, se presentan como majestuosas mansiones que destacan por sus fachadas de colores vibrantes.

Ubicadas principalmente en las pintorescas calles San Roque y Rodríguez Murias, estas construcciones fusionan los estilos modernistas con la arquitectura típica de ciudades como La Habana, creando un escenario visualmente cautivador.

Durante tu paseo por estas encantadoras calles, no puedes dejar de contemplar joyas arquitectónicas como la Casa Rosa, la residencia de Don Clemente y la imponente Casa de la Calzada.

Cada rincón de este barrio resuena con historias de éxito y prosperidad, plasmadas en cada detalle de estas emblemáticas edificaciones.

Faro Illa Pancha

Si quieres maravillarte más con Ribadeo, visita el cautivador Faro de Illa Pancha. Esta es una de las experiencias más inolvidables que ofrece.

La pequeña isla que alberga los dos faros de Ribadeo está conectada a la península por un encantador puente.

La isla brinda la oportunidad de disfrutar de una vista panorámica excepcional, fusionando la historia y la belleza natural de Ribadeo en un solo rincón accesible para todos.

Parque de La Atalaya

El Parque de la Atalaya se presenta como un encantador rincón verde, adornado por dos antiguos cañones que antaño protegían la ciudad. Además, cuenta con una atalaya estratégicamente ubicada, ofreciendo las vistas más impresionantes del Puerto, la Ría y el majestuoso Puente de los Santos.

Este pequeño oasis se erige como un espacio ideal para disfrutar de la naturaleza mientras se contempla la fascinante panorámica que Ribadeo tiene para ofrecer.

Puerto de Ribadeo

El Puerto de Porcillán es el corazón de Ribadeo, un pueblo que, a lo largo de los años, ha mantenido una relación estrecha con el mar y el comercio marítimo.

Durante los siglos XVI y XVII, este puerto prosperó como centro de transporte para madera, hierro, vino y sal. Su apogeo llegó en el siglo XVIII, destacando por sus vínculos comerciales con el Mar Báltico y su participación en el trasiego de aguardiente, lino y cáñamo.

En la actualidad, el puerto ha transformado su propósito original en un espacio destinado a la recreación. Ideal para pasear junto a la ría, este enclave ofrece una vista impresionante del Puente de los Santos, una conexión emblemática con la Autovía del Cantábrico.

O Cargadoiro

A solo diez minutos de la bulliciosa ciudad de Ribadeo, descubrimos el encanto del Parque O Cargadoiro. Este antiguo punto de carga se erige como un testigo histórico de la época en la que transportar mercancías era toda una odisea. Antaño, este sitio era vital para el traslado de minerales de hierro desde Vilaoudriz.

El material llegaba en tren hasta el Cargadorio, donde, mediante el uso de grúas, se cargaba cuidadosamente en los barcos. Esta estrategia ingeniosa permitía evitar que los barcos se aventuraran en la ría, liberándolos de las complejidades de las mareas.

En la actualidad, el Parque O Cargadoiro se erige como un espacio donde la historia y la naturaleza se fusionan, ofreciendo a los visitantes una experiencia única y educativa.

Convento de Santa Clara

El Convento de Santa Clara, con raíces medievales, pasó de ser un antiguo beaterio a transformarse en un convento en el siglo XIV, consolidándose como uno de los lugares imprescindibles que visitar en Ribadeo. A pesar de enfrentarse a un incendio y ser ocupado por las tropas de Napoleón, este templo ha logrado preservar gran parte de su estructura original.

Entre sus elementos arquitectónicos, destaca un claustro del siglo XVIII y una inscripción sobre la puerta de entrada que reza: "esta es la casa de la pobreza".

El Convento de Santa Clara se erige como un testamento vivo de la rica historia de Ribadeo, invitando a los visitantes a sumergirse en su intrigante pasado.

Playa de As Catedrais

La Playa de As Catedrais, catalogada como una de las mejores de España y declarada Monumento Natural, es un tesoro natural esculpido por las caprichosas manos del mar.

Aquí, el propio océano actúa como arquitecto, dando forma a impresionantes formaciones rocosas a través del constante acaricio del oleaje y la danza del viento. Esta playa es una parada imprescindible en tu visita a Ribadeo, ofreciendo una experiencia única y asombrosa.

Cetáreas de Rinlo

A escasos kilómetros de Ribadeo se halla el encantador pueblo de Rinlo, hogar de un puerto ballenero de origen medieval situado en la pintoresca ensenada de la Areosa. Esta área, uno de los pocos lugares adecuados para este propósito en toda la costa, destaca por su rica historia y su belleza natural.

Rinlo se presenta como un conjunto de pequeñas casas de pescadores y callejones estrechos, diseñados para brindar refugio contra los vientos del mar.

Uno de los atractivos más destacados de Rinlo es su antigua cetárea, construida en 1904.

Esta estructura, destinada al cultivo de langostas y centollos, se erige en una pequeña piscina natural entre las rocas. Cerca de esta, se pueden explorar los vestigios de otras dos cetáreas construidas en momentos posteriores, añadiendo un toque histórico fascinante a la visita a este encantador rincón costero.

Comentarios