El palangre de la merluza solo engancha restos de corales que llevan tiempo muertos

El biólogo del Instituto Español de Oceanografía Julio Valeiras presentó el proyecto Ispamar que investiga las capturas en los cantiles del Atlántico y dice que "la pesca de merluza con palangre es muy selectiva, captura otras especies como la maruca o los tiburones de fondo no comestibles, sin impactar en los corales y gorgonias"
Revisando un palangre a bordo del Adviento Uno, de Burela. IEO
photo_camera Revisando un palangre a bordo del Adviento Uno, de Burela. IEO

Comisión Europea prohibía la pesca con cualquier arte de fondo en 87 zonas desde el Golfo de Cádiz hasta el caladero de Gran Sol por la existencia probada de ecosistemas marinos vulnerables en estas zonas o la posibilidad de ello. La norma avanza en la protección de la naturaleza y restauración de la biodiversidad marina, en especial en lo que se refiere a los ecosistemas marinos vulnerables (EMV), en los que habitan especies vulnerables como los corales de aguas frías, gorgonias y plumas. Están en montes submarinos, cañones, zonas de talud y en aguas profundas.

En esta resolución no se tuvieron en cuenta las especificidades de las distintas modalidades de pesca y su diferente interacción con los fondos marinos. Además, el criterio por el que se han cerrado estas zonas a cualquier arte de pesca de fondo ha sido la presencia de especies vulnerables o la posibilidad de ello. Pero la falta de datos científicos llevó al recurso judicial de la OPP Burela contra la medida.

Así, el equipo Pescasost del IEO puso en marcha, en estrecha colaboración con armadores y técnicos del OPP de Burela el proyecto Ispamer que estudia interacciones de la pesca de palangre de fondo en fondos marinos, con el objetivo de aportar evidencia científica sobre el impacto de este arte de pesca sobre las especies de fondo. Hubo dos métodos de muestreo: observador humano a bordo de buque pesquero y sistema de seguimiento electrónico de la pesca. A partir de la revisión de las grabaciones de un buque palangrero equipado con un sistema de seguimiento electrónico con cámaras de vídeo en su actividad pesquera habitual, se evaluó el grado de incidencia en especies vulnerables.

De esta manera, se recogió información científico-técnica a contrastar por expertos en la visualización de las imágenes recogidas por las cámaras y los datos que el observador a bordo registraba directamente en cada lance. El arte de esta flota es un palangre fijo demersal para pescar merluza.

Julio Valeiras. IEO
Julio Valeiras. IEO

Incluye básicamente una línea madre, ya sea tendida en el lecho marino o flotando sobre él, brazoladas o ramales (con anzuelo y cebo) unidas a la línea madre a intervalos regulares. La variante de palangre fijo utilizado para la pesca de la merluza por los buques españoles es el piedra-bola o palangre de combas de tipo semipelágico, con características diferentes a los palangres de fondo. Y aunque es denominado de fondo, el palangre de merluza se diferencia de otros en que no es de línea tendida en el fondo, sino de contacto parcial con el fondo a lo largo de su extensión a través de los pesos (piedras) que lo mantienen fijado al fondo, realizando una serie de combas en forma de W.

RESULTADOS DE CINCO MAREAS.  En el informe se recogieron los resultados de 5 mareas de observación a bordo de 4 buques de palangre de la OPP7 de Burela en los meses de noviembre y diciembre de 2023, en las que se han registrado 132 operaciones de pesca y se han calado 431.565 anzuelos. Las mayores capturas fueron la merluza Merluccius merluccius (43.817 kg), la bacaladilla Micromesistius poutassou (1.751 kg), la gallineta Helicolenus dactylopterus (1336 kg), y la brótola de fango Phycis blennoides (1.028). La merluza europea es la especie objetivo y supuso el 90,2% de la captura retenida en las mareas observadas. Con la gallineta y la brótola de fango supuso el 95% de la descarga de las mareas observadas. Las especies con mayor biomasa descartada fueron la bacaladilla (1.750.62 kg), el congrio Conger conger (467 kg) y varias especies de tiburones demersales como el bocanegra Galeus melastomus (940kg), el negrito Etmopterus spinax (217 kg) y la pintarroja Scyliorhinus canicula (87,5 kg). La merluza tiene una tasa de descarte cercana a 0%, se tiran solo ejemplares dañados por depredadores, que no son aptos para consumo humano. La talla media de la merluza capturada es de 63 cm de longitud total (rango 38-110 cm). 

Lçínea de anzuelos para el palangre de fondo para la merluza. IEO
IEO

Los observadores a bordo han recogido enganchados en las caceas 55 organismos bentónicos de 13 especies y se examinaron en el laboratorio del IEO en Vigo, para determinar potenciales impactos con especies indicadoras de Ecosistemas Marinos Vulnerables (VME) recogidas en el reglamento comunitario 2016/233. Subieron a superficie en los anzuelos que alcanzan más profundidad y dentro de algunos bloques de cemento de fondeo que tienen agujeros. Hubo 10 capturas: una muestra de Dendrophyllia cornígera, siete de Lophelia pertusa y otra muestra de un coral indeterminado. Todas eran esqueletos de ejemplares muertos ya desgastados y previsiblemente provienen de zonas donde se acumulan fragmentos de esqueletos de corales, que forman campos de depósitos en zonas propicias por el relieve y las corrientes marinas (conocidas en inglés como coral debris areas.

FRAGMENTO DE CORAL. Una Acanella arbustaca era un fragmento de coral reciente que traía enganchado en las extremidades posteriores una centolla de profundidad Paromola cuvieri, crustáceo que se agarra al sustrato con apendices posteriores y se piensa que se enganchó en el cebo del anzuelo y estaba fuertemente agarrado al coral, por lo que que no se soltó y subió a cubierta con el fragmento en las patas. Diez ejemplares de Funiculina quadrangularis venían abrazados por ophiuras Asteronyx loveni, que son las que se enganchan en el palangre por enrrollamiento o enchanche en el anzuelo.

Palangre pedra-bola que utiliza la flota palangrera mariñana. IEO
Palangre pedra-bola que utiliza la flota palangrera mariñana. IEO

También se han observado las imágenes grabadas durante 10 mareas en los pesqueros de Burela  Idurre Berria, Raúl Primero y Adviento Uno, detectando algunos equinodermos y moluscos que suben enganchados a los anzuelos que alcanzan más profundidad y a piedras de fondeo. Además, se han identificado dos especies de crustáceos decápodos que han picado en el cebo del anzuelo (2 cigalas y 2 cangrejos). Por otra parte, se han identificado 10 capturas de invertebrados Anthozoos sin identificar a nivel de especie. Todas eran esqueletos de ejemplares muertos ya desgastados, posiblemente de depósitos por las corrients marinas. 

Por lo tanto, en cuanto a especies indicadoras de Ecosistemas Marinos Vulnerables solo se registraron trozos de coral que llevaban mucho tiempo muertos y depositados en el fondo. Por otra parte, se engancharon 10 ejemplares de Funiculina quadrangularis en total para todas las mareas observadas, lo que supone una tasa de captura incidental por número anzuelos extremadamente baja.

Comentarios