miércoles. 05.08.2020 |
El tiempo
miércoles. 05.08.2020
El tiempo

Una monja de Vigo declara como testigo en un caso de bebés robados

Una monja de la casa cuna de las Siervas de la Pasión de Vigo ha declarado hoy como testigo en el Juzgado de instrucción número siete por la denuncia presentada por una joven que sospecha de que se trata de un caso de "bebés robados" y de que hubo irregularidades en el proceso de su adopción.

La religiosa, sor Pilar H.I., que ha prestado declaración durante unos cuarenta minutos, ha sido increpada por la denunciante, Noemí Lima, a su entrada a los juzgados, a la vez que le ha preguntado quiénes son sus padres biológicos.

Fuentes de la acusación han señalado que la monja incurrió en varias contradicciones durante el interrogatorio, como, por ejemplo, que nadie había dejado al bebé a las puertas de la casa cuna sino que la recogieron del hospital donde nació, el Municipal de Vigo, ahora llamado Nicolás Peña. Ello a pesar del documento notarial en el que figura que la niña nació el 24 de septiembre de 1987 que y ese mismo día ingresó en la casa cuna.

Además, la religiosa ha reconocido, según las mismas fuentes, que cobró 47.000 pesetas en concepto de atención a la madre biológica, incluidos gastos de ropa, teléfono y taxi, y ha negado que firmara la inscripción del nacimiento de la niña en el registro civil, pero cuando le pusieron el documento delante dijo tener dudas.

Por lo demás, la monja católica, que ha declinado hacer declaraciones a los medios, ha alegado "secreto profesional" para no aportar documentación donde figure el nombre de la madre biológica de la denunciante.

Los siguientes en declarar en dicho Juzgado de Vigo serán los padres adoptivos de Noemí, que ahora tiene 25 años y lleva desde los 18 intentando encontrar a su familia biológica.

Las sospechas para Noemí, que supo a los 11 años que era adoptada, surgieron dos años después, cuando encontró una factura del hospital municipal de Vigo por importe de 104.288 pesetas.

"En los hospitales públicos no se pagan facturas", ha explicado la joven, según la cual en aquel papel se cargaban conceptos por atención médica en el parto.

Cuando cumplió la mayoría de edad, Noemí comenzó a recabar documentación, entre la que encontró incongruencias entre su fecha de nacimiento y su fecha de adopción.

Las monjas de las Siervas de la Pasión fueron las que tramitaron su adopción y le llegaron a decir que les fue entregada "por una señora con el rostro oculto", algo incomprensible teniendo en cuenta que había documentos, según ha relatado la denunciante, que señalan que su madre biológica había estado ingresada.

Ahora, con la toma de declaración de las partes, la joven espera que no se archive su denuncia por detención ilegal, alteración del estado civil, adopción ilegal y falsedad en documento público.

Una monja de Vigo declara como testigo en un caso de bebés robados
Comentarios