lunes. 29.11.2021 |
El tiempo
lunes. 29.11.2021
El tiempo

Un grupo de septuagenarios, responsables del mayor crimen de Inglaterra

Los ladrones de Hatton Garden
Los ladrones de Hatton Garden
Se colaron en una cámara acorazada del conocido como barrio de la joyas de Londres para robar 73 cajas fuertes

El mayor golpe de la historia a Hatton Garden fue perpetrado por cuatro veteranos en lo que respecta a dar golpes a la vieja usanza en cajas fuertes y cámaras acorazadas.

John Collins, Jones, Terry Perkins y Brian Reader son cuatro profesionales del robo que en la Semana Santa de 2015 decidieron resistirse a la jubilación y olvidarse de pensiones dando un último golpe, sin amedrentarse lo más mínimo por sus edades, comprendidas entre los 76 y los 60 años. Una gran experiencia en el oficio corría a su favor. En su contra, prótesis de cadera, incontinencia o dificultades para mantenerse despiertos, entre otros gajes de la madurez.

Dicen que más sabe el Diablo por viejo que por diablo. Tal vez esa fuera la razón por la que Reader, un viudo de 76 años conocido como 'el maestro', fuera el líder de este hilirante desafío de la vieja escuela a la nueva era de la seguridad.

Al equipo se sumarían Perkins, que cumpliría los 74 en el día del golpe y que venía de cumplir 22 años en prisión por otro robo. Collins, el encargado de vigilar mientras sus compañeros trabajaban sería otro de los compinches, aunque, llegado el momento, no pudo evitar echar una cabezadita durante la vigía. Por último estaría Jones, de 58 años, el clásico miembro excéntrico en toda aventura delictiva que se precie y aficionado a vestirse con el batín de su madre y un sombrero de fez. También estaba el conductor de la banda, ese era 'Billy el Pescado', de 60, cuya incontinencia urinaria no le había permitido dejar de vivir a la carrera en su madurez, de hecho, en cuanto le pillaron no pudo evitar contener la micción y se lo hizo encima.

Todos confesaron, aunque aparte de los cuatro cabecillas y del conductor hay otros cuatro implicados, pero, ¿cómo se unen estos veteranos del crimen para dar su último gran golpe a una cámara acorazada con diamantes?

Al parecer, un plan fraguado durante tres años en el pub fue más que suficiente. Los cacos confiaron en que la Policía no acudiría a la alarma del edificio de Hatton Gardens en viernes santo, así que descendieron por el hueco del ascensor y perforaron la cámara sirviéndose de un taladro industrial que habían conseguido para la ocasión. Sin embargo, una vez dentro, se toparon con un problema inesperado: la inquebrantable trasera metálica de las cajas de seguridad.

Finalmente, tras horas de insistencia, a eso de las ocho de la mañana, el grupo decidió abandonar para volver al día siguiente. Fue entonces cuando al fin consiguieron abrir hasta 73 cajas de seguridad y llevarse todas las joyas, dejando el lugar despejado para la madrugada del domingo.

No dejaron huella alguna. En su época seguramente habría sido un crimen perfecto, no obstante, el grupo no contaba con las nuevas y avanzadas técnicas de seguridad, como lectores de matrículas, cámaras, micrófonos... Finalmente, el 19 de mayo la banda sucumbió a una gran redada en la que intervinieron más de 200 agentes. Todos confesaron. Ahora estos ladrones a la vieja usanza esperan que el juzgado dicte su sentencia.

Un grupo de septuagenarios, responsables del mayor crimen de...
Comentarios