Miércoles. 14.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 14.11.2018
El tiempo

Tres ladrones asaltan una casa en Duarría y amenazan a sus dueños

Vivienda en la que se produjo el asalto
Vivienda en la que se produjo el asalto
Los ladrones, que no robaron nada, utilizaron a un vecino como rehén para poder acceder al interior de la vivienda

Tres encapuchados asaltaron en la tarde del domingo una casa en la parroquia de Duarría, en Castro de Rei, y amenazaron a sus dueños, un matrimonio de octogenarios que se encontraban en ese momento con otra pareja jugando a las cartas.

Los ladrones utilizaron a un vecino como rehén para poder acceder a la vivienda, ubicada en el barrio de Os Pedregás. Todo sucedió a plena luz del día, en torno a las 18.30 horas de la tarde. "Estabamos xogando á baralla na cociña con outro matrimonio e un veciño. Este marchou porque lle viña familia e ao pouco tempo petaron á porta. Ía vir unha sobriña nosa, así que abrimos", contaba ayer la dueña de la casa, quien confirmó que al vecino lo abordaron de camino a su vivienda, que está situada a escasos metros.

"Ao principio pensou que eran os netos que lle estaban a gastar unha broma", explicó la mujer, quien aseguró que lo llevaron a la fuerza agarrándolo por los hombros, pero que "non lle fixeron dano", dijo.

Una vez frente a la puerta, los encapuchados aprovecharon la presencia de este vecino conocido para colarse en el interior. Allí comenzaron a revolver todo en busca de dinero. "Pedían cartos, falaban en galego", asegura la mujer, que a diferencia de las personas que la acompañaban en el momento del asalto, tuvo la valentía de tratar de escapar por la puerta posterior de la vivienda.

"Ao principio penseino. Tes que quedar tranquila porque senón vanche dar unha patada. Pero ao final decidín tratar de saír", contaba ayer la víctima, mientras recordaba que cuando cruzó la puerta se encontró frente a frente con uno de los asaltantes.

"Agarroume dunha man e eu díxenlle: non me maltrates que estou operada. E soltoume", recordaba la octogenaria, quien cree que el hecho de que hubiese varias personas en el interior de la vivienda "salvounos a vida".

Los ladrones se emplearon a fondo y revolvieron todo el piso inferior de la casa en busca de algún botín, pero no lo encontraron. "Remexeron as habitacións, incluso levantaron os colchóns, tiraron a roupa, as mudas, pero non levaron nada e marcharon como viñeron", confirmó la mujer.

Para la huida, los asaltantes habían dejado su vehículo a apenas unos metros de distancia de la vivienda, a donde se desplazaron corriendo. En ese momento, un conductor que circulaba por la LU-113 vio a los encapuchados, y al darse cuenta de que algo extraño estaba sucediendo, trató de anotar la matrícula. No lo logró, pero sí se quedó con el modelo del coche. Un dato que ayudará a los investigadores a dar con su paradero.

La Guardia Civil también se desplazó hasta el lugar para recoger muestras, tal y como reconocía la dueña de la vivienda. "Sacaron moitas fotos e estiveron mirando a casa", dijo. Incluso, el matrimonio que los acompañaba en el momento del asalto fue a prestar declaración a Castro de Ribeiras de Lea, en busca de más pistas que ayuden a reconocer a los ladrones.

La propietaria mostró una entereza impropia en este tipo de sucesos, aunque reconoció que el resto "están moi nerviosos e asustados". Ella, por el momento, lo que tiene claro es que no abrirá la puerta a ningún desconocido.

Tres ladrones asaltan una casa en Duarría y amenazan a sus dueños
Comentarios