Sábado. 22.09.2018 |
El tiempo
Sábado. 22.09.2018
El tiempo

Sufre un desmayo en el coche y casi arrolla a una pareja y a sus dos hijos

Momento en el que fue evacuado el sacerdote que tuvo el accidente
Momento en el que fue evacuado el sacerdote que tuvo el accidente
El protagonista fue un sacerdote de 81 años que se empotró con su vehículo en una casa situada en una calle del centro de Monforte

Un accidente de tráfico sucedido pasadas las once de la mañana de este martes en el centro de Monforte, en la Avenida de Galicia, se saldó con un herido leve, el conductor de un turismo que, según parece, sufrió un desmayo y acabó empotrándose contra la fachada de una casa. El siniestro pudo tener consecuencias fatales, pues en ese momento una pareja con dos niños pequeños pasaba por la acera. Los reflejos del padre impidieron que el coche aplastase el carrito de su bebé, al tiempo que paró el paso de su mujer, que llevaba en brazos a otro niño de corta edad.

La mujer sufrió una crisis de ansiedad tras el suceso, conocedora de que habían tenido una enorme suerte de no ser arrollados.

El conductor del coche es un sacerdote de 81 años de edad, Severino D.P., que lleva las parroquias de Baamorto, Seoane, San Xulián de Tor y Fiolleda, quien explicó a los sanitarios que lo atendieron y a la Policía Local que había sufrido un desvanecimiento, lo que propició que le resultase imposible controlar el coche. De hecho, según las fuentes consultadas, dispone de un marcapasos. Tras el accidente presentaba heridas leves en una mano, pero fue trasladado al hospital comarcal con el fin de realizarle pruebas diagnósticas que descartasen la existencia de heridas internas.

Severino D.P. fue juzgado en septiembre de 2007 por ocasionar un accidente mortal en 2006. El fallecido fue un empleado de una gasolinera de Escairón, resultando también heridas su mujer y sus dos hijas. En aquella ocasión, el sacerdote había dado positivo en el control de alcoholemia que le habían realizado.

Sufre un desmayo en el coche y casi arrolla a una pareja y a sus...
Comentarios