miércoles. 03.06.2020 |
El tiempo
miércoles. 03.06.2020
El tiempo

Un betanceiro crea un metódo único para los síntomas del parkinson

El betanceiro Carlos Edreira, sobre un balón de pilates
El betanceiro Carlos Edreira, sobre un balón de pilates
Algunos pacientes en silla de ruedas hasta han podido volver a andar mediante una técnica que combina el yoga, el taichi y la psicología

Carlos Edreira, el gallego que ha desarrollado un método único para tratar los síntomas del parkinson con el que consigue que incluso pacientes en silla de ruedas puedan volver a andar, revela la única clave para que funcione: "Que el paciente tenga ilusión por vivir".

Edreira, un experto deportivo autodidacta que lleva más de treinta años de trabajo intenso y continuado, pone en práctica en su Betanzos natal una técnica con la que combate los síntomas de los enfermos de parkinson, de quienes sufren fibromialgia, de pacientes que tienen algún tipo de hernia y de personas víctimas de accidentes cerebrovasculares, entre otros males.

La denomina técnica Ansa, por sus hijas Andrea y Sara, y en ella mezcla yoga, taichi y psicología hasta obtener unos resultados que contrasta desde hace más de una década y que los propios pacientes demuestran con ganas e ilusión por mejorar su estado cuando se veían desahuciados.

El máximo exponente es Manuel Varela Rodríguez, un investigador del Instituto Oceanográfico de A Coruña que está a punto de cumplir tres años desde que le diagnosticaron Síndrome Parkinsoniano, una variante más dañina del parkinson, y que ha dicho adiós a los temblores, ya camina sin ayuda y empezó "una nueva vida".

"Esta técnica muestra que hay una esperanza de llevar una vida digna y autosuficiente. El parkinson no se cura, pero se puede paliar, aunque a base de mucho esfuerzo y mucho sacrificio. Si no fuera por Carlos, hoy estaría en una silla de ruedas o acostado", subraya Manuel.

Su experiencia con esta técnica, que la practica en el gimnasio Chaly, propiedad de Edreira, lo lleva "al límite tanto en el entrenamiento como en la ilusión para vivir" y hace que se cambien sus "pensamientos negativos por otros positivos más fuertes".

"Ahora, que tengo hijas en edad de casarse, vivo con la ilusión de conocer a mis nietos. También tengo proyectos personales como una antología que preparé sobre la poesía española o un trabajo acerca de la discografía de José Larralde", añade.

Todo esto lo explica Edreira, que tiene a Varela Rodríguez como su "musa" por todo lo que dio "a la ciencia" y que ahora se lo puede devolver con su atención, junto a varios pacientes, a los que trata como "deportistas", que protagonizan su particular "lucha de titanes".

"Es fundamental creer que se puede. Esto se ataca con ilusión, con amor. Debes creer lo que haces, amar lo que haces y luchar por lo que quieres. Yo creo ciegamente en lo que hago y no lo hago por lucro sino por ayudar a los demás y luchar por ellos", continúa el creador de esta técnica.

Todos sus pacientes "coinciden en la ilusión" y necesitan "tener algo por lo que luchar y por lo que vivir" porque, según señala Edreira, la clave es precisamente esa "ilusión por vivir", que marca la diferencia entre los que mejoran y los demás.

"Según como te lo tomes sales o no sales. Hay gente luchadora y otros a los que los come la enfermedad, pero no se puede ir siempre mirando para atrás. Hay que afrontar los hechos. Quien cree ciegamente en las cosas que trabajamos aquí, puede salir para delante", añade.

Él trabaja directamente con los neurotransmisores y busca nuevos caminos para las órdenes cerebrales, que no solo sirve para recuperar movilidad sino también para volver a hablar, una capacidad que pierden algunas personas que sufren este mal. "La gente que perdió la capacidad de habla puede recuperarla poniendo a funcionar otra parte del cerebro porque la original está dañada. Hay que encontrar las neuronas sanas y hacer que la orden vaya por ahí", explica.

Un betanceiro crea un metódo único para los síntomas del parkinson
Comentarios