Lunes. 24.09.2018 |
El tiempo
Lunes. 24.09.2018
El tiempo

TÁCNICO EN DIETÉTICA Y NUTRICIÓN (CLÍNICA CONCEPCIÓN ARENAL)

Tu piel y los antioxidantes

Zumo de zanahoria.EP
Zumo de zanahoria.EP

Descubre cómo protegerte del sol a través de la alimentación y suplementación natural

EN ESTA ÉPOCA ESTIVAL solemos pasarnos de lo que sería una exposición al sol razonable, así que el primer consejo es obvio: preguntadle al dermatólogo cuál sería vuestro protector solar ideal.

Una exposición al sol razonable, de entre 10 y 15 minutos sin protección solar, ayuda a sintetizar vitamina D3, muy buena para fijar el calcio en huesos y dientes, además de mejorar el sistema inmunitario, pero más allá de 15 minutos sería aconsejable poner protector solar, sobre todo las per- sonas de ojos y piel clara.

SPF en la huerta. El consumo de betacaroteno es muy bueno para proteger la piel de los rayos solares, a la par que nos ayuda a broncearnos antes. Se aconseja beber zumo de zanahoria natural, hecho en casa, que se puede mezclar con zumo de tomate, ya que la zanahoria tiene muy poca agua y más que un zumo nos saldría un puré. La zanahoria debe estar lavada, pelada y, por supuesto, cruda, y el tomate simplemente lavado y cortado. La zanahoria nos proporciona betacaroteno (que luego el cuerpo convertirá en vitamina A), por eso al betacaroteno también se le llama provitamina A. Al mezclarlo en la licuadora o en la batidora con el tomate, no solo aumentamos su contenido en betacaroteno, sino que además le añadimos otro antioxidante llamado licopeno, excelente. Y, todavía más, si a este zumo natural le añadimos una pizca de aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío, aparte de darle un extra de sabor, la grasa del aceite hace que se absorba y se metabolice mejor el betacaroteno (recordad que la vitamina A es una vitamina soluble en grasa). Por último, si le añadimos unas gotas de zumo de limón le sumamos otra vitamina antioxidante, la vitamina C o ácido ascórbico.

El betacaroteno se encuentra también en la calabaza, los melocotones y albaricoques, la papaya y los pimientos.

Otro antioxidante que nos viene muy bien es la coenzima Q10, que está presente de forma natural en el pescado, el marisco, las espinacas y las nueces. Este nutriente es el primer antioxidante en degradarse en la piel por la acción del sol.

OTROS CONSEJOS. Por supuesto, el más importante sería el de hidratarse bien: hay que beber al menos dos litros de agua al día si las temperaturas superan los 24 C.

También es aconsejable proteger nuestros ojos de los rayos UV con unas buenas gafas de sol con garantía de calidad y filtro testado (no valen unas gafas simplemente oscuras). Otra forma de resguardar los ojos es consumiendo antioxidantes como los presentes en los frutos rojos (arándanos, moras, frambuesas, fresas, cerezas, etc), té verde, cúrcuma y en el aceite de semillas de uva.

Ya por último, haré referencia a un estudio que vincula el consumo de café natural (no torrefacto) con la prevención del melanoma.

Tu piel y los antioxidantes
Comentarios