jueves. 22.08.2019 |
El tiempo
jueves. 22.08.2019
El tiempo

Testimonio de una pareja coruñesa que recurrió a una madre de alquiler

Prefieren permanecer en el anonimato porque, de momento, no piensan contárselo a sus hijos. ''Depende del futuro'', dicen Ana y Pedro, una pareja de coruñeses que atravesó el Atlántico en busca de un vientre de alquiler tras ''sufrir once procesos de reproducción asistida sin éxito''. Desanimados, se les abrió una nueva puerta cuando ya veían como se asomaba ''el final de la treintena'' sin que llegase la ansiada prole.

Autónomo y funcionaria de profesión, tienen ya dos mellizos y ahora se han decidido a ir ''a por la hermanita''. Consideran que la maternidad subrogada debería ser legal en España, de hecho, destacan que ''de las pocas personas que conocen'' su secreto, ''todas están muy contentas con los niños y apoyan nuestro objetivo de tener una hija''. En su periplo, Ana y Pedro también intentaron la adopción, aunque al descubrir la existencia del bufete alicantino a través de la red, se decidieron a dar el paso. Por el momento, sostienen que no tuvieron ningún problema, y que la experiencia con la agencia que les buscó a la madre y gestionó la clínica de reproducción asistida en los EE.UU. se portó ''muy bien'' con ellos.

Fraudes
Pero este ámbito tampoco escapa a las estafas. De hecho, no son pocos los fraudes que se dan en estados como California, donde entre el vasto mundo de las agencias de mediación existen negocios de dudosa legalidad y que solo procuran el beneficio. De hecho, el grupo de letrados alicantino que dirige Miguel Ángel Boix asesoró en su día a varias parejas timadas por un centro llamado B Coming, que les dejó sin hijos y sin dinero.

Con el fin de buscar consejo, estos padres gallegos también recurrieron a otras familias que estaban ya en trámite.

La traba principal es el coste. ''La ventaja es la de ser padres biológicos, los principales inconvenientes, la lejanía y el dinero que cuesta'', afirma este matrimonio acomodado que constata que, por ahora, no teme a la crisis económica. Tras leer las primeras informaciones a través de internet, confiesan que pensaron que ''era solo para ricos''. Después de pasar por la experiencia y tener ya consigo a sus hijos, ahora insisten en que ''el precio no fue excesivo'', por lo que se han decidido ya a ''comenzar un nuevo proceso para buscar una niña''.

Por lo que respecta a la madre en cuyo útero se han desarrollado sus hijos, Ana y Pedro afirman estarle ''muy agradecidos''. De hecho, ya han decidido volver a recurrir a ella para intentar el nuevo embarazo.

Testimonio de una pareja coruñesa que recurrió a una madre de alquiler
Comentarios