Álvarez: "Ser peluquero es mi trabajo, lo que me da dinero, y la moda es un hobby"

Jorge Álvarez, el diseñador del vestuario que llevaron las componentes de Tanxugueiras, afirma que ir al Benidorm Fest fue un sueño cumplido que volvería a repetir "de cabeza"
Jorge Álvarez, en su taller en Viana do Bolo. BRAIS LORENZO (EFE)
photo_camera Jorge Álvarez, en su taller en Viana do Bolo. BRAIS LORENZO (EFE)

Jorge Álvarez tiene 30 años y ya apunta alto en el mundo de la moda. El año pasado quedó en el segundo puesto en los Premios Nacionales a la Moda para jóvenes y este año vistió a artistas nacionales como Rozalén y, más recientemente, a Tanxugueiras, un recorrido plagado de éxitos sin renunciar a su vida en el rural.

Cuando Jorge –de nombre artístico Jorge de Álvarez– cierra su peluquería en su Viana do Bolo natal, dedica su tiempo a su otra pasión, que es el diseño de moda. Algo que, de momento, es solo una afición.

"Ser peluquero es mi trabajo, lo que me da dinero. Para mí, la moda es un hobby. Me daría pena dejar la peluquería algún día porque es parte de mi vida", comenta quien conjuga un talento y creatividad que compensa su falta de estudios específicos en el diseño de ropa.

Después del estrés vivido en el Benidorm Fest, concurso organizado por RTVE para elegir al representante español en Eurovisión, Jorge descansa ya de toda la vorágine vivida esos días en Viana do Bolo, un ayuntamiento que apenas llega a los 3.000 habitantes enclavado en la denominada Galicia Vaciada.

Durante un paseo por esta localidad, repasa lo que fue su paso por el certamen en pocas palabras: "Un sueño cumplido que volvería a repetir de cabeza".

El resultado se pudo ver el pasado enero sobre el escenario del festival. La propuesta de Jorge para Tanxugueiras fue un traje tradicional con un toque transgresor sin perder la esencia de la cultura gallega, en el que primaron los tonos negros y dorados, con diferentes añadidos como la pedrería y los bordados al aire, que hicieron de hilo conductor de todo el traje.

En este caso, las cantantes llevaron pantalón y los bailarines vistieron con falda, en una ruptura del concepto de roles, explica.

RECORRIDO. Pero, ¿quién es este diseñador gallego? Peluquero de profesión, durante su niñez Jorge disfrutaba viendo coser a su madre en casa, una de sus grandes referentes en este sector.

"Mi madre sabía lo típico, lo que aprendían en aquella época. Me gustaba verla cuando cosía aunque fuera un bajo de un pantalón", rememora.

Tras hacer un curso de costura, pronto entró en contacto con el mundo de la moda y empezó ya a realizar sus primeras colecciones de ropa.

Desde entonces, no ha parado de cosechar éxitos, entre ellos, un meritorio segundo puesto en los Premios Nacionales de la Moda para jóvenes –donde quedó a un solo punto del ganador– o el primer premio en la muestra de encaje de Camariñas en 2018.

Dentro del mundo de la moda, Jorge huye de lo convencional para apostar por lo transgénero, con un estilo muy próximo al barroco, donde no faltan las plumas y todo tipo de brocados.

"No me gustan las etiquetas, me gusta que la ropa la pueda llevar quien quiera" afirma. Precisamente, para el concurso nacional presentó su colección Uhuru, basada en la película Memorias de África.

Una cosa que me revienta es que te digan que tienes que irte a Madrid o a Barcelona. Se puede trabajar en el rural

RURAL. Pese a los éxitos recientes, Jorge Álvarez no renuncia a su peluquería ni tampoco a vivir en el rural, donde puede llevar una vida más pausada.

"Una cosa que me revienta es que te digan que tienes que irte a Madrid o a Barcelona para poder seguir creciendo, creo que se puede hacer desde aquí y que se puede trabajar desde el rural", reflexiona este diseñador, quien entre sus inspiraciones tiene a Palomo Spain, referente transgénero, y también a Yves Saint Laurent, considerado el creador del esmoquin femenino en 1960 e impulsor del resurgir de la alta costura en la década de los años ochenta del pasado siglo.

Por el momento, algunos artistas que han lucido los diseños de este vianés son la cantante albaceteña Rozalén, que llevó en la gala de los Latin Grammy un conjunto verde de dos piezas de la colección Metamorfosis o la sobrina de la reina Letizia, así como varios personajes que participaron en el videoclip de Rayden, una vía –la de vestir a artistas– con la que se siente encantando.

Eso sí, si alguien se está planteando adquirir alguno de sus trajes, todavía tendrá que esperar pues, de momento, no comercializa su ropa. "Eso supondría que esto dejase de ser un hobby para ser un trabajo", señala.

Comentarios