Sábado. 17.11.2018 |
El tiempo
Sábado. 17.11.2018
El tiempo

El Resu, en la senda de los grandes de Europa

Abarrote durante el concierto de Volbeat en la última edición del festival
Abarrote durante el concierto de Volbeat en la última edición del festival
Los festivales más emblemáticos del continente comparten la filosofía del vivariense, con el mérito de llevar a pequeñas localidades a los mejores grupos del mundo y a decenas de miles de personas. En este camino el Resu busca superarse y en esta edición, con Rammstein y 99 bandas más, romperá de nuevo su techo

El Resurrection Fest llega este mes de julio a su duocécima edición convertido en todo un referente europeo e incluso mundial del rock, el metal, el punk y el hardcore, con más de 80.000 asistentes de cerca de 40 nacionalidades distintas. Los festivales más importantes del género se celebran en el viejo continente y el Resu está en disposición de mirarlos de tú a tú, con carteles con algunos de los cabezas de las grandes citas, pero también en cuanto a número de asistentes o a los servicios y atractivos que la organización les ofrece. Y todo ello, con una buena relación calidad-precio.

Lejos de las capitales están eventos que comparten la misma filosofía del vivariense, festivales en zonas más bien rurales que durante unos días se convierten en la capital mundial de los sonidos más extremos y que multiplican la población de tranquilas localidades. "No es un festival urbano en el que la gente va a ver a unas bandas y después se va a casa. Son unas minivacaciones musicales y todos tienen acampadas", comenta el director del Resurrection Fest, Iván Méndez, buen conocedor de estas citas que serían, como referencia, Hellfest en la localidad francesa de Clisson, el alemán Wacken Open Air, el Sweden Rock Festival en Sölvesborg, o el Graspop Metal Meeting en Dessel, Bélgica. Ninguna de las localidades supera los 10.000 habitantes y en Wacken, por ejemplo, apenas llegan a los 2.000.

Hellfest. Se celebra en la localidad francesa de Clisson y es la referencia mundial. Este año tiene a Aerosmith, Linkin Park y Deep Purple



El gran festival del género y referencia a nivel mundial es el Hellfest, que se celebra el 16, 17 y 18 de junio, una macrocita que reúne según la web oficial a más 150.000 personas y cuyo presupuesto permite contratar a 160 bandas de altísimo nivel como son Aerosmith, Linkin Park o Deep Purple. Grupos que tocarán en el Resu este año como Rancid, Sabaton o Airbourne también están en el cartel del Hellfest, que el año pasado tuvo de cabeza a Rammstein, actuación estelar este año en la cita vivariense. Las entradas -a más de 200 euros el abono para los tres días- están agotadas.

El recinto, con seis escenarios, es espectacular por su decoración y ambientación, con elementos en la última edición como una tirolina, una noria, una zona de skate o pirotecnia, además de una gran estatua de Lemmy Kilmister, el difunto líder de Mötorhead al que también honraron en el Resu, donde dio su último concierto en España antes de fallecer unos meses después.

Si el Hellfest es "el festival con el mejor cartel de metal a nivel mundial" en opinión del director del Resu, el Wacken Open Air alemán es "el festival histórico de referencia en todo el mundo", con cerca de tres décadas de trayectoria y al que la gente "va por el concepto del festival y no tanto por los artistas que hay en el escenario". Y eso que el terreno en algunas ediciones es un auténtico barrizal -divertidas imágenes de asistentes con katiuskas y 'enlamados' hasta las pestañas dan buena muestra de ello-, pero la experiencia en general es muy positiva. Estos días llamó la atención la construcción de siete kilómetros de 'birraducto', un tubo bajo tierra para proporcionar a los asistentes al festival -en la última edición 75.000- unos 400.000 litros de cerveza sin que la organización tenga que desplazarla en barriles hasta los puntos de venta.

El Wacken Open Air se celebra del 3 al 5 de agosto y el abono cuesta 221 euros. Entre sus más de 150 grupos el verano pasado tuvo de cabeza de cartel a Iron Maiden y este año avanzaron nombres como Volbeat. Los dos fueron cabeza del Resu en 2016. Alice Cooper o Marilyn Manson estarán también este verano en el festival alemán, que cuenta con siete escenarios.

Wacken Open. Air El alemán es un clásico en el que el buen ambiente pesa más que el cartel. Está construyendo un 'birraducto' de 7 kilómetros


El Sweden Rock está, en cuanto a número de asistentes, "más en las cifras del Resu", comenta Iván Méndez. Se celebra del 7 al 10 de junio y el abono de tres días cuesta 252 euros, el doble que el del festival vivariense en su precio final, que son 125 euros. El cartel también es espectacular, con Aerosmith y Scorpions como atractivos principales, y otros nombres ya conocidos en el Resurrection como In Flames o Alter Bridge. El Graspop belga, el 16, 17 y 18 de junio, tampoco se queda atrás y contará, al igual que el Resu, con Rammstein como cabeza de cartel, además de Deep Purple, Scorpions y Evanescence. La entrada de tres días cuesta 195 euros, tiene seis escenarios y sobrepasa ampliamente los 100.000 asistentes.

AÚN NO TOCÓ TECHO. Fueron 80.542 las personas que asistieron en el cómputo total de los días del Resurrection Fest en su última edición y en la que llegará en poco más de un mes la organización cree que podría crecer, ya que el aforo del recinto será mayor y la venta de entradas avanza a un gran ritmo, con lo que se espera un segundo 'sold out'. El festival se supera año a año y aumenta también su reputación, aunque sigue siendo complicado traer a los grandes grupos a esta esquina pésimamente comunicada de Europa y lograrlo sin que los precios de las entradas se desmadren. "Te aseguro que los grupos cobran lo mismo aquí que Alemania", apuntan desde la organización del Resu, que este año pondrá encima de sus cuatro escenarios -uno más que en 2016- a un total de 100 bandas, cuando en la última edición fueron 76.

La construcción de la Resurrection Fest City ya empezó hace unos días en el campo de fútbol de Lavandeiras, un recinto que, además de crecer en superficie, también se superará en decoración. "Digamos que entrar al Resu será como hacerlo a un parque de atracciones del rock and roll", asegura el director, que por el momento no desvela más detalles de una ambientación que se espera espectacular. A nivel de los conciertos sí avanza que el de Rammstein el viernes 7 supone dar un paso más. "Con muchísima diferencia va a ser el año más espectacular, con más luces, más pirotecnia, mayores escenarios y mayor infraestructura que nunca", afirma Méndez.

El Resu, en la senda de los grandes de Europa
Comentarios