martes. 16.07.2019 |
El tiempo
martes. 16.07.2019
El tiempo

La "rehabilitación" familiar de la infanta Cristina con Urdangarín en prisión

La infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarín. CATI CLADERA (EFE)
La infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarín. CATI CLADERA (EFE)

La fotografía que la casa real divulgó el pasado 2 de noviembre con motivo del 80 aniversario de la reina Sofía supuso la primera vez, desde la proclamación de Felipe VI, que Cristina de Borbón aparecía en público en el Palacio de la Zarzuela, acompañada además de sus cuatro hijos

La entrada en prisión de Iñaki Urdangarín, de la que este martes se cumple un año, ha prolongado la separación de la infanta Cristina de toda actividad institucional vinculada con la Corona, si bien, en el plano familiar, ha contado con algunos gestos de apoyo, en especial de sus padres, don Juan Carlos y doña Sofía.

La fotografía que la casa real divulgó el pasado 2 de noviembre con motivo del 80 aniversario de la reina Sofía supuso la primera vez, desde la proclamación de Felipe VI, que Cristina de Borbón aparecía en público en el Palacio de la Zarzuela, acompañada además de sus cuatro hijos.

También fue el primer posado de don Juan Carlos y doña Sofía con sus tres hijos desde el 12 de octubre de 2011, en la última ocasión en la que doña Cristina participó en un acto oficial.

En una celebración similar por el 80 aniversario de Juan Carlos I en enero de 2018, ni la infanta Cristina ni sus hijos asistieron a la comida, en un momento en el que se daba ya por hecho la entrada en prisión de Urdangarín.

A pesar de su absolución en el caso Nóos, no hay ninguna perspectiva de que doña Cristina pueda ser reintegrada como representante de la Corona, como sí ejerce en alguna ocasión su hermana Elena.

Ambas fueron excluidas de la familia real tras la proclamación y quedaron como miembros de la familia del rey.

"No va a cambiar nada", afirman desde el entorno de Zarzuela para alejar la posibilidad de un giro en el papel institucional de la infanta Cristina, que mantiene sus derechos dinásticos -es sexta en la línea de sucesión.

Solo en actos familiares la hermana del rey ha tenido protagonismo, como cuando asistió a la misa por el 25 aniversario de la muerte de su abuelo, don Juan de Borbón, el pasado 3 de abril en el Monasterio de El Escorial (Madrid), en la que tampoco hubo saludo en público con Felipe VI.

El distanciamiento con su hermano se agravó cuando le retiró el título de duquesa de Palma en junio de 2015, después de que el juez instructor del caso Nóos, José Castro, decidiera llevarla a juicio como presunta cooperadora en dos delitos fiscales, de los que quedó absuelta.

La infanta, que la pasada semana cumplió 54 años, sigue viviendo en Ginebra, adonde se mudó en el verano de 2013, y trabajando para el área internacional de la Fundación La Caixa.

A pesar de los rumores de que el ingreso en prisión de su marido la llevaría a cambiar de domicilio, permanece en la ciudad suiza, desde donde viaja a España con frecuencia para visitarle en la cárcel y para atender sus compromisos laborales.

La previsión es que Urdangarín pueda solicitar a finales de año los primeros permisos de salida una vez que cumpla una cuarta parte de la condena.

En Ginebra, la infanta reside con sus dos hijos menores, Miguel, de 17 años, e Irene, de 14.

El mayor, Juan, de 19 años, estudia su primer curso universitario en Inglaterra, mientras que Pablo, de 18, se trasladó a Hannover (Alemania) el pasado verano para enrolarse en las categorías inferiores del equipo de balonmano TSV Hannover-Burgdorf.

Al margen de la comida familiar por el cumpleaños de la reina Sofía, la infanta se ha dejado ver varias veces en España con algunos de sus hijos en planes de ocio, en algunos de ellos con su hermana, Elena, y estuvo unos días en Navidad en España.

Don Juan Carlos y doña Sofía la han visitado para arroparla, como también hicieron en el 50 cumpleaños de su yerno, pocos meses antes de entrar en la cárcel.

La última foto en la que se les vio juntos fue a finales de abril, cuando los tres, junto a la infanta Elena y la madre de Urdangarín, Claire Liebaert, estuvieron en Hannover animando a Pablo ataviados con las bufandas de su equipo de balonmano.

Cristina de Borbón mantiene una buena relación con la familia de su marido, con la que pasa parte de las vacaciones de Navidad en Vitoria y en verano en Bidart (Francia).

De igual modo, estuvo con tres de sus hijos unos días en verano en la zona de los Grandes Lagos, donde reside una de las hermanas de Urdangarín.

Al margen del ámbito familiar, el encarcelamiento del que fuera estrella de la selección española de balonmano ha tenido algunas repercusiones, como la decisión unos meses después del Gobierno de Baleares de retirarle la Medalla de Oro que le concedió hace veinte años.

También la Junta de Extremadura acordó dos meses después de ser encarcelado cambiar el nombre del hospital Infanta Cristina por el de hospital Universitario de Badajoz después de recibir numerosas peticiones de ciudadanos. 

La "rehabilitación" familiar de la infanta Cristina con Urdangarín...
Comentarios