miércoles. 20.10.2021 |
El tiempo
miércoles. 20.10.2021
El tiempo

Laura Parga: "Quise llevar mi conciencia ecológica a la moda"

Laura Parga, con uno de sus jerséis. @MUSEANDME.PHOTOGRAPHY
Laura Parga, con uno de sus jerséis. @MUSEANDME.PHOTOGRAPHY
Una crisis personal le dio alas para reinventarse a esta lucense, que anima a empezar a cambiar el mundo desde nuestros armarios

La niebla es un elemento más del paisaje gallego. Suaviza sus formas, cala su alma. E invita a hallar un abrigo en el que arrebujarse. Para la lucense Laura Parga, ese refugio cálido siempre fue la lana, por eso cuando decidió darle un giro a su vida y abandonar su profesión de traductora para apostar por el sector de la moda, la lana estaba en su proyecto aún antes de que ella lo descubriese. Tal y como cuenta, "me propuse llevar mi conciencia ecológica a mi trabajo y me formé en moda sostenible en Slow Fashion Next con Gema Gómez, que había abandonado el mundo del fast fashion para abrazar este concepto de moda bioinspirada, que busca crear cosas bonitas por fuera y por dentro, cubriendo nuestras necesidades en el presente y también en el futuro".

El fruto de este nuevo rumbo es Floca (www.floca.es), una web de moda sostenible que ofrece tres prendas –un cárdigan, un jersey y un top–, cada una en distintos colores, realizadas en pura lana merina con un mimo casi artesanal. Como explica su promotora, "arrancamos con tres modelos porque es un proyecto que empieza como algo pequeño que aspira a un crecimiento sostenible. Se trata de ir poco a poco, de sentar unas bases firmes y ver cómo funcionan las cosas teniendo muy en cuenta la opinión de las clientas. También la producción es reducida, porque así podemos evitar el desperdicio textil y mantener el  control sobre todo el proceso". 

Una producción pequeña nos permite evitar el desperdicio textil y controlar todo el proceso

Los diseños de Floca no se pliegan a las tendencias de la moda. Son atemporales y duraderos, esos básicos de calidad que nunca cansan. Y, por supuesto, confeccionados en pura lana merina. "La lana me encanta –explica Laura–, porque tiene unas propiedades únicas. Está formada por fibras de hilos extrafinos recubiertos de lanolina, una cera natural que les da una elasticidad y una transpirabilidad extraordinarias, algo que no tienen las fibras sintéticas, que no dejan respirar al cuerpo. Además, es un tejido con propiedades termorreguladoras, casi mágico, porque se adapta tanto a la temperatura corporal como a la exterior, y que no resulta del agrado de hongos ni bacterias". 

Su objetivo es "revalorizar la lana, ponerla en el lugar en el que un día estuvo y en el que se merece estar, tras ser injustamente desprestigiada en favor de los tejidos sintéticos, muy económicos y versátiles. También se fue dejando a un lado con la excusa de que exige más cuidados, cuando las prendas de lana no necesitan lavados frecuentes, por las características que antes mencionábamos se airean un poco y se pueden volver a poner".

El hándicap con el que se encontró Laura fue hallar materia prima suficiente para sus creaciones y, tras visitar personalmente distintas ganaderías, su próxima producción se realizará íntegramente con hilatura española. Lo que ya ha logrado es que "todo se produce localmente en España, entre Madrid, Toledo y Barcelona, impulsando pequeñas economías. En Toledo contactamos con un taller familiar, de gente muy profesional, que son los que fabrican las prendas poniendo el máximo cuidado en que estén bien construidas y bien acabadas".

La moda sostenible te conecta con la naturaleza, te hace pensar. No es otro jersey en el armario

Así, Laura cierra el círculo: "Tenemos una producción local, pequeña y controlada, usando como base un hilo natural para crear unas prendas que se pondrán durante años, lo que las hace sostenibles. Además, te hacen pensar que no es un jersey más que compras y metes en el armario, sino algo que te conecta con la naturaleza y con el trabajo de mucha gente".

Laura Parga: "Quise llevar mi conciencia ecológica a la moda"
Comentarios