Juan Luis Méndez: "Yo pido vino hasta en los locales de copas"

Aunque las raíces familiares se dividen entre Monterroso y Chantada, fue en la Ribeira Sacra donde se crio y donde decidió que continuaría con la bodega de su abuelo. Con él al frente pasó de ser un negocio familiar a un gran grupo empresarial, integrado por las firmas Vinigalicia y Méndez Rojo, que el año pasado facturó más de 22 millones de euros. Vía Romana es su buque insignia
Generated by  IJG JPEG Library
photo_camera Juan Luis Méndez es el director general de los grupos Vinigalicia y Méndez Rojo. AEP

Cuando era niño, ¿qué soñaba que sería al crecer? 

Bodeguero, aunque suene regular… ¡Siempre digo que llevo el vino en las venas! Uno de los primeros recuerdos que tengo es, con cuatro añitos, empujar barriles en la primera bodega que tuvimos ayudado por mi abuelo Manolo. Ahí ya sabía lo que quería ser.

La denominación Ribeira Sacra ha crecido en producción, en calidad y en nombre. ¿Cuál es su meta? 

La denominación solo tiene una salida: los vinos de alta calidad basados en una gran viticultura, y tenemos que apostar en todo el sector por ello. Las bodegas debemos pagar mejor el kilo de uva cada día, a cambio de exigir una mejor calidad. Tenemos que competir, ayudados por nuestro maravilloso paisaje, con la diferenciación en calidad, no en precio.

¿Qué es lo que mejor marida con los caldos de la zona? 

En el caso de los tintos, yo los veo muy versátiles, rompiendo el esquema de que son solo para carnes. Encajan perfectamente con el pulpo, con el marisco, con los pescados grasos y, obviamente, con un buen cocido.  

Además de los de Ribeira Sacra, ¿qué vinos le gustan? 

Cualquiera de los gallegos, somos unos privilegiados con como está evolucionando la elaboración de vinos en Galicia y el mercado así lo percibe y valora.

¿Qué adjetivos lo definen? 

Soy familiar, amigo de mis amigos y apasionado. Y cada día intento ser una buena persona.

Lo mejor para empezar el día... 

Un beso de la persona amada.

¿Qué tres personajes gallegos vivos citaría como referentes? 

A Amancio Ortega; a Roberto López, de Ingapan, y también a mi padre.

Fuera de Galicia, ¿hay algún lugar en el que se sienta como en casa? 
En Formentera.

¿Cuál es su plan perfecto para desconectar? 

Son varios: hacer el Camino, ir a esquiar o disfrutar de una comida con amigos y buen vino.

Cuando sale con sus amigos y toca ronda de cervezas, ¿le es infiel al vino? 

Nunca, pido vino hasta en los locales de copas…

¿Cuál es el más caro que ha tomado? 

Probablemente un Priorat, pero me gusta mucho catar de diferentes zonas del mundo y he probado copas de vinos con precios altos, es la ventaja de mi profesión…

En la mesa, lo pierde un buen... 

Me pierde la tortilla de mi madre. Es una tradición que mantenemos los viernes y que deseo que llegue cada semana.

Cuando le toca cocinar, ¿cuál es su especialidad? 

Sin duda, la tortilla sin cebolla, como buen heredero de mi madre.

Si pudiera viajar en el tiempo, ¿cuándo y dónde aparecería? 

Viajaría al futuro, para ver la evolución de la Ribeira Sacra como referente y Patrimonio de la Humanidad.

¿Qué serie ha logrado engancharlo más? 

New Amsterdam, ¡dosifico los episodios para no terminarla!

¿Qué defectos soporta peor? 

La falta de palabra y de lealtad.

Su reto pendiente...

Hacer de Méndez-Rojo un referente de vinos gallegos en toda España. Estamos en ello con un equipón.

¿Hay alguna pregunta que no le haya hecho y le gustaría contestar?

¿Cuál es vuestro secreto como empresa? "Las maravillosas personas que trabajan por nuestros proyectos".

Comentarios