Domingo. 18.11.2018 |
El tiempo
Domingo. 18.11.2018
El tiempo

FERNANDO TOUBES, MELÓMANO: "CUANDO CAE LA AGUJA Y SUENA LA MÚSICA TODO ES PAUSA, DISFRUTE, TRADICIÓN"

Los vinilos giran de nuevo

La sección de vinilos de la tienda Vázquez Lescaille
La sección de vinilos de la tienda Vázquez Lescaille
Los gallegos se apuntan al boom que ha experimentado en los últimos años el formato preferido por los melómanos

El vinilo está de vuelta, aunque para muchos nunca se había ido. Esos enormes y tan delicados como deliciosos discos negros se empezaron a editar de nuevo en los últimos años y ahora, después de décadas condenados al ostracismo, han vuelto a la vida -y al mercado- con más fuerza que nunca. Ya sea por aquellos coleccionistas que se negaron a aceptar la dictadura del CD y los nuevos soportes digitales, por la búsqueda de una solución a la piratería, por la añoranza de los músicos o, simplemente, por el boom de la moda retro, lo cierto es que los vinilos siguen girando para el placer de no solo unos pocos.

Así, lo que hasta hace unos años era un soporte minoritario y casi extinguido, ha visto cómo se multiplicaban sus ventas de manera imparable. Según datos de Promusicae, la asociación que agrupa al 90% de los productores y distribuidores españoles, en 2015 se vendieron en España 270.000 discos frente a los 15.000 de 2005. Esta tendencia, que se observa también en países como Estados Unidos, Reino Unido o Francia, ha provocado que no solo se reediten los discos de grupos ‘clásicos’, sino que los artistas actuales apuesten también por el vinilo para lanzar sus nuevos trabajos.

No obstante, los que a la hora de comprar se decantan por este formato buscan, fundamentalmente, a los artistas 'clásicos'. "The Beatles, Bruce Springsteen, ACDC, The Rolling Stones o Bob Dylan es lo que más pide la gente. Ahora también preguntan mucho por el último disco de David Bowie, que se agotó en España. Me llama la atención que se saquen vinilos de Justin Bieber. No sé quién los comprará. Nosotros no los traemos", señala María Vázquez, dependienta de Vázquez Lescaille, establecimiento dedicado a la venta de electrodomésticos, discos y películas -fundado en Pontevedra hace 60 años-, que ha sido testigo del resurgir del vinilo. "Estas Navidades se vendió el doble que el año pasado en este formato", asegura María.

Aunque también hay "gente joven que quiere probar", el perfil de compradores de vinilo corresponde, en su opinión, a "personas de entre 40 y 50 años, muy aficionadas a la música, que nunca dejaron de comprar vinilo". Son grandes melómanos para los que escuchar un vinilo constituye todo un "ritual". "Disfrutan de todo el proceso, desde elegirlo hasta limpiarlo -comenta María Vázquez-. Hay gente que le gusta escuchar el sonido del surco de los discos antiguos que, como se grababan en analógico, tienen un rango de frecuencia distinto y un sonido más cálido", precisa.

El "romanticismo" que rodea a los vinilos es también para Eva Lugilde, dependienta de la tienda lucense Don Disco, la razón por la que numerosos aficionados a la música se han reconciliado con este formato -aunque son muchos los que nunca se dejaron embaucar por los nuevos soportes- y otros han caído en sus redes por primera vez. "Además de apreciar las portadas de los LP de sus artistas favoritos, buscan mucho el sonido, que es distinto, más puro, más música", precisa.

De lo que no cabe duda es que el vinilo está viviendo una segunda juventud. "Aunque todavía se vende más CD, si hace tres o cuatro años vendíamos 20 unidades al mes, ahora vendemos 200. Desde hace un par de años, el incremento ha sido espectacular", remarca Eva, para quien el perfil de cliente corresponde a un "hombre de entre 20 y 50 años que busca, fundamentalmente, rock de los 70 y discos nuevos de artistas como Adele, Coldplay o Kase.O".

Respecto a los precios, el coste medio de un vinilo nuevo ronda los 22 euros, mientras que los de segunda mano oscilan entre los cinco euros y las grandes cifras que alcanzan algunas joyas y rarezas.

Los coleccionistas encuentran respuesta a la mayor parte de sus demandas en el mercado de segunda mano. "Yo tengo ediciones americanas de los años 70: de soul, funky, jazz... para un público especializado, en su mayoría de entre 30 y 60 años», señala el vigués Roberto Díaz, vendedor habitual del mercado de antigüedades de Pontevedra.

"Yo lo que más tengo son clásicos del rock: Guns N’Roses, Led Zeppelin...", señala Suso Rodríguez, otro habitual de esta cita dominical pontevedresa a quien la crisis le ha obligado a poner a la venta su "colección privada".

Por su parte, el ourensano Marcos Aparicio, vendedor de vinilos en mercados de segunda mano y también a través de Internet, apunta al boom de la moda retro como principal causa de la resurrección del vinilo, al que muchos daban ya por enterrado. "Hai xente que nunca deixou de compralos, o que pasa é que agora hai novos compradores. Digamos que hai consumidores e consumistas", recalca. "Eu importo case todo de EE UU. Traballo con primeiras edicións dos anos 60: rock, psicodelia... Cousas raras para coleccionistas que non se encontran facilmente, salvo en Internet ou fóra de España -explica Aparicio-, aínda que tamén teño cousas que coñece o público en xeral, como The Betales, The Doors, etc. Os prezos van desde os catro euros ata os 40, pero a media do máis vendido ronda os 15 ou 20 euros", explica.

El formato es, para este vendedor y melómano, la clave de su éxito. "É bonito, duradeiro e con historia. Teñen 40 e 50 anos e teñen música. Chegaron en perfecto estado para durar outros 50 anos e xa sabemos o que pasa co CD...", subraya.

TOCADISCOS. De forma paralela al resurgir de los vinilos no es extraño que se esté produciendo una explosión de las cifras de ventas de reproductores analógicos. De hecho, las pasadas Navidades los melómanos, antiguos y modernos, se lanzaron a adquirir platos y tocadiscos, convirtiéndose en uno de los regalos estrella de las fiestas.

"Después de una época en la que no había manera de conseguirlos, empezamos a tener tocadiscos a la venta hace dos años. Ya el año pasado hubo un movimiento fuera de lo normal, pero este año mucho más -señala Marga López, dependienta del departamento de electrodomésticos de Vázquez Lescaille-. Desde noviembre hasta el final de la campaña navideña, se vendieron alrededor de 15 unidades, que es mucho. Los compradores suelen ser gente mayor que se le estropeó el suyo, pero también ha surgido gente joven que le gusta mucho la música y quiere probar con el vinilo".

Por ello, la fabricación de artefactos de estética ‘vintage’ vuelve a ser un objetivo para las marcas de electrodomésticos, que apuestan por acompañar al consumidor en este regreso a la autenticidad de lo analógico, pero sin olvidar las exigencias del mundo actual. Así, además de reproducir el vinilo, la mayoría de los productos ofrecen otras funciones, como radio, CD y ‘encoding’ que permite pasar los discos a MP3. "Nosotros tenemos a la venta uno tipo maletín con USB que cuesta 149 euros; uno con estética de gramófomo con CD y USB, de 329 euros, y un plato, de 169 euros", indica Marga López.

En un mundo que pone a disposición de todos los melómanos millones de canciones a golpe de click para escucharlas donde, cuando y como quieran, solo el tiempo dirá hasta cuándo seguirán girando los vinilos. Por moda, por nostalgia o por el placer de escuchar un sonido único, a día de hoy no hay quien los pare.

¿Qué sonó en los tocadiscos durante 2015?
Mientras las ventas de CD caen en picado, las de los LP suben de manera imparable. En 2015 lo hicieron un 30% respecto a 2014, lo que representa un total del 9% de la venta total de discos en formato físico.

Adele con 25’y Taylor Swift con 1989 lideran la lista de los vinilos más vendidos del pasado año, exactamente igual que en la de ventas general sumando todos los formatos.

En las posiciones tercera y cuarta figuran Pink Floyd con The Dark Side of the Moon y The Beatles con Abbey Road’. El primero de ellos fue publicado originalmente en 1973, mientras que el de la banda de Liverpool data de 1969.

El quinto puesto es para Miles Davis y su Kind of Blue, editado originalmente en 1959.

Completan el top ten Arctic Monkeys, Sufjan Stevens, Alabama Shakes y Hozier, además de la banda sonora de la película Guardianes de la Galaxia.

Los vinilos giran de nuevo
Comentarios