jueves. 03.12.2020 |
El tiempo
jueves. 03.12.2020
El tiempo

La crisis empuja a los jóvenes al alcohol adulterado

Un 5 por ciento de los jóvenes consume alcohol irregular, con altas probabilidades de que esté adulterado, una práctica que va en aumento debido a la crisis, según un estudio de la Universidad Complutense de Madrid.

Además, el 40 por ciento de los jóvenes no percibe problemas éticos ni de salud en la compra de alcohol de forma irregular, fuera del control de las autoridades fiscales y sanitarias, tal y como pone de relieve el estudio, realizado por el instituto ThinkCom, adscrito a la universidad y presentado hoy.

Los jóvenes adquieren el alcohol en puntos de venta irregular (tiendas de chinos, de "todo a cien" o en puestos callejeros), pero también perciben que lo consumen en locales de ocio, ha explicado Ubaldo Cuesta, director de la Cátedra de Comunicación y Salud de la Facultad de Ciencias de la Información y autor del trabajo.

El profesor Cuesta ha advertido de que se está implantando cada vez más la compra en la calle debido a la crisis, que también está propiciando que se extienda la filosofía del "carpe diem": "vivir el día a día".

Uno de cada dos jóvenes no percibe riesgo en el consumo masivo de alcohol durante el fin de semana (el llamado "atracón") y uno de cada cuatro asegura haber sufrido una intoxicación etílica en los últimos doce meses, según el estudio.

Relación calidad-precio

Ante la pregunta de si prefieren alcohol más barato aunque de mala calidad, la mayoría lo tienen claro y buscan un equilibrio entre el precio lo más bajo posible y una calidad que no sea excesivamente dañina para su salud.

Para que los jóvenes no dejen de consumir alcohol en las discotecas, muchos locales han pasado a ofrecer diferentes gamas con precios altos, medios o bajos, y aquí hay diversidad de opiniones.

Aunque muchos jóvenes aseguran que "siempre" preguntan por el precio de las copas, hay quienes prefieren pagar un coste "un poco" más alto por una mejor calidad y otros apuestan por los precios bajos y "acarrear las consecuencias" al día siguiente.

Así lo cuenta a Efe una joven de 22 años, que confiesa que su estómago está "destrozado" después de salir de fiesta y beber varias copas pero dice que no puede permitirse "gastar toda la paga en alcohol".

Quienes más miran por su salud han optado por salir menos veces y beber alcohol de mejor calidad, como relata a Efe una estudiante de psicología de 20 años, que lamenta no tener dinero para hacerlo todos los fines de semana y por eso ha pasado a salir de marcha una vez al mes.

Si le ofrecen diferentes calidades de alcohol, asegura que el precio le importa, pero también le da fiabilidad conocer la marca que va a consumir, aunque admite que "una cosa es ver la botella con la pegatina de la marca, y otra muy diferente es que esté rellena de lo que dice".

Tiendas de chinos para comprar el alcohol

Al comprar bebidas para consumir antes de entrar en las discotecas, lo más generalizado es adquirirlas en supermercados, pero también es frecuente acudir a comercios que están abiertos hasta muy tarde, como las "tiendas de chinos", muy útiles cuando la idea de salir de fiesta no ha sido planeada.

"Hay veces que no sabes que vas a salir, no te da tiempo a ir al supermercado, y sabes que hay tiendas que venden alcohol a cualquier hora", explica a Efe una estudiante de magisterio de 21 años.

Sin embargo, confían en que estas tiendas vendan alcohol legal y quitan importancia a que se puedan comprar fuera del horario permitido.

"Lo que nos importa es que no nos engañen al comprar alcohol, porque una cosa es que valga dos pesetas y otra es que sea matarratas", dice la joven enfadada.

Entre las irregularidades que denuncia el estudio figuran la manipulación de los precintos o el borrado de los códigos de control, dos técnicas "bastante conocidas" entre los adolescentes.

Un estudiante de 25 años cuenta que, hace menos de un mes, adquirió varias botellas con sus amigos en una tienda de alimentación y comprobó que una de ellas no llevaba ni precinto ni dosificador.

La botella, de ron en este caso, tenía el etiquetado de una marca comercial conocida, pero los jóvenes sospecharon que la habrían rellenado de un alcohol ilegal. "No fuimos unos inconscientes", ha dicho entre risas, "volvimos a la tienda a devolverla y pedimos una nueva".

Preguntados por si creen necesario un cambio en la regulación, que proteja más su salud, hay unanimidad: los jóvenes quieren beber sin tener que preocuparse en exceso por el daño que les hará el alcohol, especialmente al estómago.

Eso sí, también piden que no conlleve un aumento de precios que afecte a sus bolsillos porque los tiempos que corren y la ausencia de puestos de trabajo no les permiten muchas alegrías.

La crisis empuja a los jóvenes al alcohol adulterado
Comentarios