Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel

Gabriela Pita da Veiga: "El único moreno saludable es el del autobronceador"

El incremento de los casos de cáncer de piel en las últimas décadas resulta incontestable. Hay varios gestos que ayudan a prevenirlo, como explica esta dermatóloga, que ejerce en el Hula y en Quirónsalud
Generated by  IJG JPEG Library
AppleMark
photo_camera La dermatóloga, en las instalaciones del Hula. VICTORIA RODRÍGUEZ

Justo a punto de darle la bienvenida al verano, el 13 de junio se conmemora el Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel. Este se ha convertido en uno de los más comunes en todo el mundo, como explica la dermatóloga Gabriela Pita da Veiga Seijo.

¿Cuáles son los distintos tipos de cáncer de piel?
Los tres principales tipos son el melanoma, el carcinoma epidermoide y el carcinoma basocelular. Este último sería el más frecuente, pero también el de mejor pronóstico; al contrario que el melanoma, que aunque su incidencia haya aumentado en los últimos años sigue siendo más baja que la de los otros dos tipos de cáncer de piel, pero su riesgo potencial de mortalidad es mayor.

La radiación solar es el gran desencadenante, pero no el único factor que puede influir en su aparición.
La radiación ultravioleta es, sin ninguna duda, el causante principal de este tipo de cánceres. Para el melanoma y el carcinoma basocelular el mayor riesgo ocurre con exposiciones solares intermitentes, es decir, exposiciones intensas en verano, lo que favorece las quemaduras solares. En el carcinoma epidermoide suele estar más relacionado con exposiciones solares prolongadas, sobre todo de tipo laboral (gente que trabaja en el campo, en el mar, la construcción…). También hay que tener presente el riesgo más que demostrado de cáncer de piel y fotoenvejecimiento en relación con el uso de cabinas de bronceado. Otros factores externos menos frecuentes son el virus del papiloma humano o el tabaco, y también los pacientes con excesivo número de lunares, trasplantados, oncológicos o con determinados síndromes genéticos.

Hay que tener presente el riesgo más que demostrado de cáncer de piel y fotoenvejecimiento en relación con el uso de cabinas de bronceado

Hay una serie de hábitos o precauciones que contribuyen a prevenirlo, ¿cuáles serían?
Lo principal que hay que tener en cuenta para prevenir los cánceres de piel es evitar las quemaduras solares, sobre todo en la infancia y adolescencia. Para esto, lo fundamental es eludir la exposición solar en las horas centrales del día, sobre todo de doce de la mañana a cinco de la tarde, y además insistir en la protección solar, tanto física (sombreros, gafas de sol, prendas de ropa…) como a través del uso de cremas solares que tengan un buen espectro de protección, renovándola al menos cada dos horas. Cuanto mayor factor de protección (FPS) tengan las cremas solares, más tiempo nos protegerán de las quemaduras. También es fundamental evitar las cabinas de bronceado y entender que el único moreno saludable es el que se consigue con el uso de autobronceadores, por supuesto teniendo en cuenta que este no protege de las quemaduras.

La mejor prevención es evitar las quemaduras solares, sobre todo en la infancia y adolescencia

¿Hay perfiles más susceptibles de padecer un cáncer de piel?
El factor principal es lo que los dermatólogos conocemos como fototipo. Los fototipos bajos, los de las personas de piel clara y ojos claros, que se queman con facilidad, que tienen pecas… serían los que más riesgo tienen de padecer melanoma u otros tipos de cáncer de piel. También, como dije anteriormente, los pacientes trasplantados y los oncológicos, dado que su sistema inmunitario está alterado. Ellos tienen un riesgo mayor y por tanto deben protegerse mucho de la radiación ultravioleta y revisar cualquier lesión sospechosa.

¿Cómo se hace una autorrevisión?
Pues dependiendo del riesgo que tenga la persona (en relación al fototipo, a la cantidad de lunares o a la presencia de alguno que cumpla algún criterio del ABCDE), debería revisarse en su domicilio cada tres o cuatro meses. La forma ideal es ante el espejo, con la ayuda de algún familiar o, mejor aún, con control fotográfico, incluso usando alguna aplicación en el móvil. Por supuesto, ante la mínima duda debe consultar con el médico de cabecera o con el dermatólogo.

Podemos recurrir a las aplicaciones del móvil para controlar la evolución de nuestros lunares

¿Ante qué señales se debe acudir al dermatólogo?
Pues en cuanto a lunares, nosotros siempre explicamos la regla del ABCDE: A de asimetría, B de bordes irregulares, C de varios tonos de color, D de diámetro mayor de seis milímetros y E de evolución (un lunar que cambia). Esos serían los datos de alarma. Además, existen otros como un granito que no cura y crece lentamente, herida que no cierra o lesión que experimenta un crecimiento rápido, sobre todo cuando aparecen en zonas expuestas al sol. Siempre es mejor consultar.

El cáncer de piel han aumentado su incidencia en los últimos 25 años, ¿cuáles son las cifras de Galicia?
Son escasos los registros sobre la incidencia del melanoma en las diferentes comunidades, aunque actualmente sí se está llevando a cabo la recopilación de datos de pacientes diagnosticados de melanoma a través de la Academia Española de Dermatología, en la que el Hula está colaborando. Lo que sí está claro es que España tiene una de las tasas de incidencia más bajas de toda Europa, aunque los estudios más completos sobre el melanoma en nuestro país han constatado un aumento progresivo en su incidencia en las últimas décadas.

Melanoma, el más agresivo
► El melanoma es el tipo más grave de cáncer de piel. Este se origina en los melanocitos, las células que producen melanina, el pigmento encargado de dar color a la piel.

► La doctora Pita da Veiga explica que "el melanoma es el tipo de cáncer de piel con mayor probabilidad de invadir los ganglios linfáticos e incluso otros órganos, como hígado y cerebro. El pronóstico viene marcado por el grosor del tumor y, por tanto, una detección precoz va a llevar a diagnosticar melanomas con menor capacidad de invasión y con ello, menor mortalidad. Por eso insistimos mucho en explicar los datos de alarma de los lunares y la necesidad de consultar con el médico de cabecera o con el dermatólogo en caso de que aparezcan, porque aunque afortunadamente en los últimos años han aparecido nuevos tratamientos que han disminuido la capacidad de complicaciones del melanoma, el diagnóstico precoz sigue siendo el pilar fundamental".

Comentarios