Enrique Baleriola: "La creatividad se atrofia si dejamos de entrenarla"

Este domingo es el Día de la Creatividad, capacidad que distingue al ser humano y la única que hoy en día puede frenar a la máquina
Enrique Baleriola.
photo_camera Enrique Baleriola, psicólogo y profesor de la Universitat Oberta de Catalunya. EP

El 21 de abril es el Día de la Creatividad y la Innovación, una fecha que cobra especial importancia en el contexto actual de desarrollo de la inteligencia artificial (IA). Expertos como el profesor Enrique Baleriola llaman la atención sobre el valor de esta capacidad de crear desde la nada, una cualidad hasta ahora exclusivamente humana, la única que todavía no puede suplir una máquina.

¿Será la creatividad quien ponga límites a la inteligencia artificial?
Hoy en día sí. Puede que en un mes sea de otro modo, pero las tecnologías de IA son en la actualidad generativas, no creativas. Se limitan a recopilar un gran número de información y a partir de ella generan una respuesta nueva, pero que tiene origen en fuentes ya existentes, no es una creación desde cero. No ofrece un punto de vista distinto que no se haya pensado antes, sino un compendio de muchos que solo una herramienta de este tipo es capaz de procesar conjuntamente. La creatividad es la capacidad que nos diferencia como humanos y nos distingue de la máquina.

¿Qué entiende por creatividad?
La capacidad de crear algo nuevo cuando no había nada.

En el tema de la IA hablamos de herramientas que hasta ayer no existían y que mañana tendrán una evolución imprevisible.
Son algoritmos opacos que no interesa que se sepa cómo funcionan por si a alguien se le ocurre ofrecerlos gratis. Son incontrolables porque una cabeza humana no tiene capacidad para procesar la cantidad de información y logaritmos que manejan. Ganan en inmediatez, en rapidez, en cantidad de datos, pero no pueden elaborar un dibujo original, un artículo científico o una nota de prensa desde la nada.

La IA no diferencia entre la información que procede de cualquier blog y un artículo científico

Beben de muchas fuentes de información y no todas son fiables.
Eso es uno de sus defectos, que ofrecen respuestas en base a fuentes que no citan. Algunas sí lo hacen, pero incluso así no son totalmente fiables porque no diferencian entre los datos que proceden de un blog y los de un artículo científico.

¿El ser humano va perdiendo creatividad o solo la desatiende?
La capacidad cognitiva se atrofia si dejamos de entrenarla. Las nuevas tecnologías, la publicidad, los medios de comunicación, la informática... todo tiende a la economía de la atención. Yo pienso por ti y te doy lo que te gusta. Pasa con plataformas como Netflix o Spotify, con que veas dos series o escuches dos canciones ya te proponen lo que te gusta. Te lo ponen fácil, no tienes que esforzarte, pero las plataformas tienen un fin económico y tú consumes por sistema lo que te ofrecen.

Da la impresión de que tenemos muchos más medios que las generaciones anteriores y menos capacidad de generar ideas propias.
Es una paradoja. Tenemos acceso a más información, a más puntos de vista, pero somos los que menos lo aprovechamos. A veces lo que ocurre es que estamos saturados y no sabemos de qué fiarnos. No sabemos lo que es fuente de calidad y lo que no. Y también estamos a gusto leyendo lo que ya sabemos, aquello que nos ofrece un punto de vista afín al nuestro. Esto nos lleva a pensar que no hay mundo diverso, solo el que se parece al mío.

Los trabajadores con habilidades que no se pueden automatizar serán los últimos en caer

En el ámbito laboral la creatividad sigue siendo necesaria para innovar en productos y servicios.
La capacidad de crear desde cero, de filtrar información. La creatividad , como todo bien escaso, es valiosa. Se piensa que la IA destruirá muchos puestos de trabajo. Las últimas que van a caer son las profesiones creativas, aquellos trabajadores que tienen habilidades que no se pueden automatizar.

¿Creativo se nace o se hace?
Como psicólogo diría que se hace porque es una capacidad que se puede entrenar. Si la creatividad fuese heredada estaríamos condenados, pero no es así, podemos intervenir, aunque hay personas que tienen más potencial para desarrollar una mayor creatividad que otras. Yo, por ejemplo, soy cuadriculado, muy poco creativo, pero puedo desarrollar esa capacidad en entornos laborales que la favorezcan.

El equipo y el entorno laboral es importante para inspirar la creatividad.
Las personas se crecen en ambientes laborales propicios, con recursos y posibilidades de desarrollo.  Por ejemplo, fomentando espacios de diálogo y reflexión abierta. Hay que promover una cultura de la organización que fomente la innovación, aunque requiera esfuerzo, tiempo e incluso algún fracaso.

Y que la inspiración nos pille trabajando.
Por supuesto. Toda creación requiere un esfuerzo. La capacidad de trabajo individual y de grupo es fundamental en los procesos creativos.

Comentarios