martes. 22.10.2019 |
El tiempo
martes. 22.10.2019
El tiempo

El confuso sueño de un español de 12 años de ser 'youtuber' casi le cuesta 100.100 euros

Un clase de informática para niños
Un clase de informática para niños
El niño confundió los servicios de YouTube con los de AdWords, la plataforma de pago para promocionar contenidos

Google ha indicado este martes que no ha recibido dinero del menor español que usó un servicio de pago de anuncios para promocionar sus vídeos musicales y que cancela el "saldo pendiente", es decir, que no cobrará la deuda por pagar. Según la familia del menor, la compañía solicitaba el pago de una cantidad superior a 100.000 euros por el uso de este servicio, contratado "por error" por el niño.

La tecnológica californiana ha sostenido que no ha registrado ningún ingreso directo de la cuenta del chico de 12 años de Torrevieja que contrató el servicio de publicidad por palabras Adwords y que cancelará el cobro pendiente. "Hemos analizado este caso y no hemos recibido dinero por parte de este usuario. Vamos a proceder a cancelar el saldo pendiente de AdWords", ha manifestado Google en un comunicado.

Quesada, que defiende que su hijo "no tenía ni idea" de lo que hacía, ha denunciado que Google no le solicitó datos como la edad o el número de DNI para la contratación del servicio, nada más que requirió un nombre y una cuenta bancaria. Sin embargo, fuentes de la tecnológica, que confirman que en este caso ha habido un uso de Adwords pero no detallan a cuánto asciende el importe total de la actividad, han afirmado que para contratar este servicio de publicidad el usuario ha de tener una cuenta de correo electrónico de Gmail en la que se indique que es mayor de 18 años. 

LA DENUNCIA. El operador Google ha tratado de cargar varios importes que suman unos 100.100 euros en la cuenta bancaria de un youtuber de 12 años de Torrevieja (Alicante) que, por error, había contratado publicidad para los vídeos que colgaba de su banda musical.

La madre del pequeño, Inma Quesada, ha explicado que su hijo toca la trompeta en la banda musical Los Salerosos de Torrevieja y que solía colgar los vídeos de las actuaciones.

A mediados de agosto y sin que lo supiera ella ni su marido, su hijo y un amigo de 15 años se metieron en el ordenador de su cuarto y decidieron contratar el producto AdSense de Google con la intención de que el navegador incluyera diversa publicidad junto a sus vídeos y, de esta manera, cobrar dinero si lo colgado tenía muchas visitas.

Pero se equivocaron y, por el contrario, los dos menores contrataron en "dos sencillos pasos" y "sin pedir DNI ni edad ni nada aparte de un nombre y una cuenta bancaria" el producto "AdWords" de Google, que consiste en comprar publicidad para que sus vídeos fueran más vistos, lo cual conlleva unos determinados pagos.

Quesada se encuentra en el paro y se dedica a las labores del hogar mientras que su marido es vendedor ambulante de chucherías, y además del niño que ha cometido el error tienen otros dos hijos, una de 10 años y otro de 6.

La madre ha explicado que están "muy fastidiados" y ha sostenido que su hijo "no tenía ni idea" de lo que hacía, al tiempo que ha denunciado públicamente la facilidad con la que un menor puede formalizar un contrato con Google sin que le soliciten la documentación, ni le preguntaran ni siquiera la edad: "Esto le puede pasar a cualquiera".

"Solo le pidieron una cuenta bancaria y un nombre", ha insistido Quesada, quien ha relatado que, por su edad, su hijo "no es consciente del lío que ha creado" y que, a diferencia de los padres, no está preocupado porque piensa que "no va a pasar nada".

El abogado de la familia, Fernando Fraile, ha señalado a Efe que hasta ahora no han encontrado un interlocutor en Google y que la familia quiere evitar los tribunales y que quiere solucionarlo lo antes posible "y a poder ser si necesidad de ir al juzgado".

Ha señalado que los argumentos de la familia torrevejense son que no puede haber un consentimiento válido en un contrato suscrito por un menor de edad y que el niño "no quería" contratar publicidad alguna sino todo lo contrario, es decir, "recibir dinero por las visitas que pudiera tener".

Los cargos de Google comenzaron a llegar a la cuenta abierta a nombre del pequeño, que tenía unos 2.000 euros de saldo, a comienzos de septiembre, y al principio no llamaron la atención al ser de 50, 90 y 15 euros.

"Pero llegó un momento en el que se recibió un cargo de 900 y después otro de casi 19.700 euros", que dejó la cuenta al descubierto y provocó que la entidad bancaria diera aviso a los padres. Tras esa cantidad, se recibió el 26 de septiembre otro cargo por unos 78.000 euros, aunque la cuenta ya estaba bloqueada y los recibos anteriores habían sido devueltos.

En un principio, la familia no podía sospechar el origen de los cargos y se pusieron en manos de un amigo informático, Francisco Pacheco, quien les sacó de dudas y les aconsejó dirigirse a un abogado.

"Lo llamativo de este caso es que se facilita en exceso contratar sin comprobar prácticamente nada, ni siquiera de quién se trata", ha relatado el letrado, quien tampoco se explica cómo se ha podido generar esa cifra por gastos de publicidad en menos de un mes.

El confuso sueño de un español de 12 años de ser 'youtuber' casi le...
Comentarios