sábado. 08.08.2020 |
El tiempo
sábado. 08.08.2020
El tiempo

Edikerson: "Ni yo sé cómo llegué a lo alto del islote"

Edikerson sonríe en su casa.
Edikerson sonríe en su casa.
Al poco de arrancar el coche, Edikerson bajó la ventanilla para escupir y le quedó abierta. Esa sería su salvación cuando cayeron al mar, ya que los cuatro ocupantes salieron por ella.

El testimonio de Edikerson Sánchez Rocha, uno de los jóvenes de Burela que se precipitaron en el coche al mar en Foz, es estremecedor. Desde la tranquilidad de su hogar cuenta con bastante nitidez lo que ocurrió antes y después, pero el momento exacto del accidente "está todo oscuro" y no logra recordar que el vehículo se salió de la vía, rompió el muro del paseo marítimo y acabó 20 metros más abajo, encajado entre el acantilado y el islote. "Pasó todo muy rápido, con los nervios y el miedo ni nos enteramos", asegura.

El sábado era el cumpleaños de Minarzique -el joven que continúa hospitalizado, con una costilla rota- y un total de ocho amigos decidieron salir en Foz repartidos en dos coches. "Estábamos celebrando un poco, solo estuvimos una hora más o menos y ya nos veníamos para casa, porque eran las cuatro", relata. "No íbamos rápido, íbamos normal", apunta el joven, que lo siguiente que dice recordar es sentir el agua en el pie. Llevaban puestos los cinturones y su reacción más inmediata fue "sacarlos rápido, antes de que se bloquearan".

"Cuando sentí el agua en el pie intenté sacar rápido el cinturón para que no se bloqueara y salí por la ventanilla, que iba abierta"

A continuación salieron los cuatro por la ventanilla del lado de Edikerson, que iba de copiloto y estaba abierta por un olvido del joven: "Cuando subí al coche, arrancó y poco después abrí la ventanilla para escupir y no la cerré", relata. El resto estaban todas cerradas, así que se las arreglaron para salir los cuatro por la misma con el tiempo justo porque poco después "el coche se hundió".

Lo que sucedió a partir de entonces no es menos llamativo. Edikerson fue el primero en escurrirse hacia fuera -luego lo hizo Minarzique- y ayudó a salir del coche a los otros dos ocupantes, el conductor, Claudio L.T., de 30 años, y la chica menor de edad. Mientras tanto, Minarzique empezó a escalar por la pared de roca del islote -de unos 20 metros de alto- y pronto lo siguió Edikerson. "Me costó subir un poco porque resbalaba. No sé ni cómo llegué ahí arriba", dice el joven, que en ese momento veía que la única posibilidad que veían para "pedir auxilio" era escalar por las rocas, también con el objetivo de alejarse lo más posible del mar, y que para hacerlo se desprendió de la chaqueta: "Me pesaba mucho y la tiré al agua", recuerda.

En lo alto del islote los dos amigos gritaban "socorro, ayuda, de todo" y calcula que pasaron unos diez minutos hasta que aparecieron tres personas, que no recuerda "si eran chicos o chicas", y pronto sintieron alivio al ver llegar a los servicios de emergencias. A ellos dos los rescató el helicóptero Pesca II, con base en Celeiro. "El rescatador bajó, habló conmigo, me preguntó qué me pasó y me dijo que iba a sacar primero a Minarzique, porque le dolía la espalda. Bajó con la camilla para ponerlo a él, le ayudé a ponerlo, lo subió a él y después nos subimos los dos", cuenta.

"Me costó subir al islote porque resbalaba y la chaqueta me pesaba mucho, así que la quité y la tiré al agua"

Los otros dos jóvenes no consiguieron escalar y "quedaron a mitad de camino. Claudio estaba ayudando a la otra chica, que le dolía el tobillo", apunta. Los servicios de emergencias explicaron que estos dos jóvenes -que fueron rescatados por los bomberos de Barreiros- "estaban sentadiños máis adiante do coche, abrazadiños. Ela estaba en estado de shock total e el reaccionou cando xa estaba arriba no céspede. Levou as mans á cabeza e botouse a chorar", relatan.

A sus 19 años, Edikerson siente que la vida le ha dado "una segunda oportunidad". Por inexplicable que parezca, apenas tiene un rasguño y recibió el alta a las pocas horas del accidente, hacia la una del mediodía del domingo. "No me pasó nada, no me duele nada", dice. Un día después reconoce que está "regular" por todo lo vivido, que se siente cansado, pero contento al fin y al cabo por haber salido milagrosamente ileso de un percance que rozó la tragedia, al igual que sus amigos, con los que pudo hablar y sabe que están bien. "Minarzique sigue de momento en el hospital y la chica pensaba que podía tener el tobillo roto, pero no tiene nada", cuenta.

Edikerson, que lleva siete años viviendo en la localidad, está deseando volver a jugar con el primer equipo del Burela de fútbol. "De hecho estaba convocado para el partido de este domingo", dice, pero seguro que lo pueden esperar una semana más.



INVESTIGACIÓN. La velocidad inadecuada es un factor crucial en este accidente

La Policía Local no estaba de servicio cuando ocurrió el accidente, pero al suceder en una vía urbana lleva su investigación y asumió a primera hora del domingo todas las tareas necesarias para aclararlo. Una de las más importantes es la toma de declaración a los implicados, a los que citaron ayer para que acudieran a declarar previsiblemente este martes a las dependencias del cuerpo municipal, con cierto margen para no entorpecer en su recuperación tras el suceso.

Por el momento los agentes no hablaron ni de manera informal con los ocupantes del coche, aunque sí conversaron el domingo con algunos familiares a las puertas del Hospital da Costa, adonde fueron trasladados los jóvenes justo después de ser rescatados de los acantilados.

El factor determinante de este accidente parece ser una velocidad inadecuada, a la vista de las marcas en la calzada y el área verde y el impacto contra el muro del paseo marítimo, que el coche se llevó de lleno. Desde la Policía Local dicen que es muy difícil establecer a cuánto podía circular el vehículo exactamente en el momento del siniestro, aunque en todo caso estiman que "iba a una velocidad bastante superior a la permitida", que en este vial urbano es de 50 kilómetros por hora como máximo. Los agentes municipales avanzaron en la recogida de pruebas y realización de mediciones en el lugar del accidente, que revisaron a primera hora del domingo cuando se incorporó el turno de mañana y con todo ello están elaborando un informe técnico que posteriormente enviarán al juzgado y del que todavía no adelantan conclusiones. En él también se incluirán datos como si los ocupantes llevaban los cinturones puestos, algo que así aseguran los jóvenes.

ANÁLISIS. Por otro lado, la Policía Local hizo una solicitud al juzgado para pedir la conservación de las muestras sanguíneas realizadas a los bureleses en el hospital, con el fin de saber si esencialmente el conductor estaba bajo los efectos del alcohol u otras substancias, pero apuntan que pasarán unos días hasta que tengan en su poder los resultados.


SEGURIDAD. La Policía Local propone colocar bandas rugosas en el lugar

El lugar donde se produjo el accidente es uno de los dos de la localidad donde la Policía Local propone colocar bandas rugosas en la calzada para mejorar la seguridad, no tanto por excesos de velocidad, sino porque se trata de un punto "onde convive moito tráfico peatonal con vial e aí é onde está o perigo".

Desde el cuerpo aseguran que realizaron esta petición "aos distintos alcaldes", pero de momento la atendieron. "Antes de chegar á curva hai un sitio ideal para poñer as bandas, á altura de Prado de Ramos, onde están os adosados. Incluso hai alí un reservado para ambulancias", dicen.

El otro punto donde las ven necesarias es en la zona de la movida, en la calle Rego de Foz "á altura da disco Xógara. Hai cantidade de veces que ás cinco da mañá pasan os coches facendo aceleración e perden o contacto co chan, porque hai un cambio de rasante. Temos que esperar a que haxa un atropelo alí para poñer unha banda rugosa", dicen desde la Policía Local, y recuerdan que llevan "moito tempo pelexando". "Animamos aos políticos, non só de Foz, senón a todos, a que fagan unha nversión maior en temas de seguridade, porque a seguridade é o fundamento para convivir todos sanamente nunha sociedade".

Por su parte, el alcalde de Foz, Javier Castiñeira, no es partidario de "lexislar en quente" y dice que esta vía, que es de titularidad provincial, está "en correctas condicións" y que por tanto el accidente se produjo "por causas externas ao estado da estrada". Explica que es un tramo limitado a 50, con visibilidad y que "o único que fai falta é ter cabeciña".

Por otro lado, el Concello ya se puso en contacto con el seguro del vehículo para pasarle el presupuesto con el coste del arreglo del muro, que sigue vallado.

Edikerson: "Ni yo sé cómo llegué a lo alto del islote"
Comentarios