jueves. 13.05.2021 |
El tiempo
jueves. 13.05.2021
El tiempo

El mundo camina hacia un futuro sin dinero físico

1502552266_755649_150255256
Pagar el pan con una sonrisa, guardar los ahorros en una nube o viajar por el mundo sin cartera es posible. Las monedas tienen los días contados

La idea de que el dinero físico pueda desaparecer de la faz de la Tierra inquieta, pero no estaría de más intentar asimilarla porque planea sobre las cabezas pensantes de todos los gobiernos del planeta y figura en la hoja de ruta de la economía mundial.

Solo el 8% del dinero que circula en el mundo es en efectivo. El resto es digital. Países como Suecia ya le han puesto fecha de caducidad a las monedas y billetes y barajan el 2023 como año de su desaparición. En los bolsillos de los nórdicos, como en los de los chinos, ya apenas hay calderilla. Si ellos pueden, lo lógico sería pensar que el resto también, pero la deducción no es tan simple.

Esta previsión es impensable en España, donde conectarse a internet todavía es imposible en algunas zonas rurales y donde un elevado porcentaje de población tiene serias dificultades para manejar las nuevas tecnologías que permiten realizar pagos sin tener un billete en la mano.

Cualquier avance hacia la desaparición del dinero requiere de una adaptación previa, tanto de la gente como de las infraestructuras disponibles. Esa es la asignatura pendiente. No obstante, la tendencia es imparable y es cuestión de tiempo que billetes y monedas dejen de acuñarse. Por ello, los gobiernos y bancos del mundo están dando pasos para avanzar en la normalización de alternativas.

El covid-19 ha acelerado un poco el proceso. Porque, de repente, surgió la necesidad de comprar a través de internet, de pagar virtualmente e incluso de evitar el contacto con el dinero en las compras presenciales. El coronavirus ha demostrado que vivir sin dinero en el bolsillo es posible, aunque de momento no sea la única opción.

Las tarjetas bancarias son el método de pago más extendido como alternativa al dinero en efectivo. No obstante, en los últimos años, en paralelo al auge de las compras por internet, se han desarrollado otras opciones que se adaptan a las necesidades o gustos de cada comprador.

restaurante-contacteless-paLas tradicionales transferencias bancarias o los pagos contra reembolso están dejando paso a sistemas alternativos, como las transacciones a través del móvil, a través de plataformas virtuales habilitadas para ello (como Pay Pal o Google Pay) o con aplicaciones de móvil que identifican al pagador por una huella, una foto o por la voz. Pagar con un selfie es posible, aunque de momento no esté al alcance de todos.

Los bancos, de momento, son necesarios para manejar la mayoría de las herramientas de pago, pues llevan vinculada una cuenta. Es el caso de aplicaciones como Bizum, que permite pagar desde el móvil, pero con cargo a una tarjeta bancaria. Las transacciones son virtuales, pero tienen detrás una divisa con un respaldo físico en euros o en otra moneda.

Sin embargo, están ganando terreno otras formas de manejo de dinero que no dependen de ningún banco o Estado y que, por lo tanto, no están controladas por ninguna entidad física. Se trata de las criptomonedas.

Son monedas virtuales con las que se puede comprar a través de internet. Se pueden adquirir con euros o con cualquier otra divisa y su cotización es muy fluctuante. Son el producto de inversión de moda. La ventaja de las criptomonedas es que eliminan los intermediarios por completo. No están sujetas a la supervisión ni control de ningún gobierno o emisor central, como el Banco Central Europeo (BCE) en el caso del euro.

Cada persona dispone de una cartera electrónica donde puede almacenar todas sus monedas virtuales de forma anónima. No hay soporte físico en billetes, aunque se pueden guardar en un ordenador o cualquier disco duro. Si el usuario pierde su cartera electrónica o la contraseña para acceder a ella perderá todo el dinero.

Bitcoin, Litecoin, Ethereum, Dogecoin, Ripple, Dash... son algunas de las criptomonedas más usadas, pero se calcula que en estos momentos hay alrededor de 10.000, una cifra impresionante si se tiene en cuenta que en el mundo solo hay 182 monedas tradicionales reconocidas por las Naciones Unidas.

En España, el pago con dinero físico está limitado a 2.500 euros y la intención es rebajar esta cantidad hasta los 1.000 euros. El objetivo del Gobierno es evitar la circulación de dinero negro para reducir el fraude fiscal.

Salustiano VeloEl decano del Colegio de Economistas de Lugo, Salustiano Velo (en la imagen), estima que «la economía sumergida en España ronda el 20 por ciento del producto interior bruto (PIB). Eso no tributa, así que eliminar esas transacciones con dinero en efectivo sin control supondría un incremento de ingresos públicos a través de impuestos. Al Estado le interesa».

Velo considera que la desaparición del dinero físico es inevitable, pero advierte de que son necesarias medidas previas. "Una parte importante de la población con escasos recursos no tiene acceso a un banco y no puede quedar fuera del sistema económico. Sería una discriminación". Advierte también de que, aunque hay jóvenes que nunca han pisado una oficina bancaria porque realizan todas sus gestiones a través de internet, también hay un enorme porcentaje de personas mayores que no han sido formadas en nuevas tecnologías y no pueden manejarse con soltura en un sistema económico únicamente digital.

_VIT1064Víctor Muñoz (en la imagen), presidente de la asociación de consumidores Facua Galicia, advierte de que en este escenario cambiante es necesario estar alerta para evitar fraudes.

Subraya que "non aceptar unha forma de pago ten que estar lexislado. É dicir, se no autobús só se pode pagar con tarxeta require unha normativa que o avale".

Apunta que los envíos de compras a través de internet deben llegar en un plazo de 30 días (aunque con la pandemia hubo retrasos justificados) y el comprador tiene otros 14 para devolver el producto si no queda satisfecho. Si no se recibe lo comprado, se considera fraude, un delito que debe ser denunciado. "Hai xente especializada niso nas comisarías", añade.

Sin prisas, pero sin pausas, el mundo camina hacia un escenario donde se podrá pagar el pan con una sonrisa, aunque quien la capte sea la cámara del móvil y no el panadero.


Comida a domicilio → Domino’s innova con cobro en web y datáfono
Zaida EstradaLa cadena Domino’s Pizza ha revolucionado el sector de la comida a domicilio en Lugo, pues permite pagar a través de su página web o con tarjeta en el domicilio del cliente. La encargada del establecimiento situado en la Ronda da Muralla de Lugo, Zaida Estrada, apunta que el 90 por ciento de los pedidos se pagan por medios electrónicos, una tendencia que se ha acelerado con la pandemia. Este sistema es también más cómodo para los repartidores, que evitan manejar dinero en efectivo.

Consumidores → Ojo con la seguridad de las compras en la red
Víctor Muñoz Meilán, presidente de la asociación de consumidores Facua Galicia, valora la facilidad que ofrecen las transacciones electrónicas para realizar compras a través de internet, pero advierte de la importancia de fijarse en la seguridad de las páginas en las que se compra para evitar fraudes. Recuerda que nunca hay que desvelar contraseñas de cuentas porque los bancos no las piden y aconseja utilizar tarjetas monedero, cargadas con una cantidad limitada de dinero, para un menor riesgo en caso de fraude.

Economistas → Lugo no está listo para prescindir del efectivo
El presidente del Colegio de Economistas de Lugo, Salustiano Velo, cree que la tendencia a la desaparición del dinero es imparable y que esta se ha acelerado con la pandemia. Afirma que los gobiernos la fomentan porque facilita el control del dinero y evita la economía sumergida. No obstante, advierte de que la desaparición del efectivo no se puede completar a corto plazo en lugares como Lugo, donde la población mayor no domina las nuevas tecnologías y en la zona rural la conexión a internet es deficiente.

Flores → Arte Floral Rabel facilita pagos con una app
Fina Freire 3La floristería Arte Floral Rabel admite pagos por Bizum, una aplicación que vincula el teléfono a una cuenta bancaria y facilita las transacciones de forma instantánea. Fina Freire, propietaria del negocio, explica que este sistema es más rápido que las transferencias y permite agilizar los pedidos no presenciales. Esta florista admite también el pago con tarjeta sin necesidad de acudir al establecimiento. «Só me teñen que dicir os números e eu introdúzoos na TPV». El objetivo es ofrecer un servicio cómodo al cliente.

Curiosidades
Papel
 El dinero de papel apareció en China en el siglo VII y se instauró de manera oficial en el año 812. Los primeros billetes europeos se fabricaron en Suecia en 1661 y a España llegaron en 1780, durante el reinado de Carlos III. Su uso se popularizó enseguida porque eran más cómodos de llevar y más discretos que la tradicional bolsa de monedas.
Moneda
▶ Las Naciones Unidas reconocen 182 monedas en el mundo. Frente a estas, se estima que existen unas 10.000 criptomonedas en circulación. Esta cifra cambia con mucha rapidez, igual que su cotización, que fluctúa ágilmente.
Pagar con una sonrisa
▶ Smile to Pay es un sistema de reconocimiento facial que posibilita pagar con una sonrisa. Es una iniciativa de la multinacional china Alibaba, que opera a través de la plataforma Alipay.
▶ Está en pruebas otro sistema similar que permitirá pagar con un selfie, una foto que el cliente hace de sí mismo en el momento de comprar.
Con una palabra
▶ Google apuesta por la voz con Google Hands Free, en fase de pruebas y que facilita los pagos en cualquier lugar y situación. Ofrece comodidad al cliente, que puede pagar incluso en movimiento, con una sola palabra gracias al avance de los programas de reconocimiento de voz.

El mundo camina hacia un futuro sin dinero físico
Comentarios