Claudi Alsina: "Hay matemáticos hasta fabricando las vacunas"

Están en todas partes y es mejor llevarse bien con ellos. Claudi Alsina desvela virtudes y pecados de esos genios tan humanos.
Claudi Alsina
photo_camera Claudi Alsina. EP

Claudi Alsina está convencido de que con humor todo entra mejor. En su último libro, Los matemáticos serios son los que no se ríen nunca, hace gala de su habilidad divulgativa y destapa los trapos, limpios y sucios, de sus colegas con un único fin: despertar de un modo lúdico el interés por las matemáticas y por los matemáticos.

¿El título del libro es verdad?
Es una frase de Julio Rey Pastor. Le enfadaba mucho que los catedráticos dijesen que la Matemática es una cosa muy seria. Entonces él decía que solo son serios los matemáticos que no se ríen nunca. En este libro hago una aproximación a los matemáticos con ánimo de divulgación, para mostrar la cara amable y provocar interés. Es una aproximación humana, de pecados y virtudes, con anécdotas y excentricidades, no centrada en los resultados de las investigaciones de estos señores.

Puede que no todos sean simpáticos, pero usted apunta otras muchas virtudes de los matemáticos.
Virtudes y pecados capitales, también hay errores tremendos.

La paciencia es una de esas virtudes. Pone como ejemplo a William Shanks, que dedicó 20 años a calcular los primeros 707 decimales de pi, pero cometió un error en el 528 y quien lo descubrió fue otra persona con paciencia suficiente para revisar los cálculos.
La paciencia es una gran virtud de los matemáticos, que pasan años y años para demostrar, para memorizar decimales... hay quien dice que el matemático es una máquina en la que metes lápiz y papel y salen teoremas. Pero también destacan por la elegancia de los argumentos y forma de pensar. Deben ser simples, breves y sorprendentes. La faceta creativa también es fundamental. ¿Cómo repartir cinco patatas entre tres niños? La solución: haga puré y reparta con una cuchara.

También son despistados.
Esa es una condición común a todos que también asumo para mí. Ocurre porque estamos pensando en otras cosas. Alberto Calderón daba clase en Chicago, siempre fumando, con el cigarrillo en una mano y la tiza en otra. Los alumnos apostaban sobre lo que haría ese día, si fumar la tiza o escribir con el cigarro.

El despiste es una condición común a los matemáticos que también asumo para mí

Dice también que son muy viajeros.
Es su forma de comunicarse entre ellos, yendo a muchos congresos, a dar conferencias... De Marshall Stone se decía que la mejor manera de encontrarle era quedarse donde uno estaba, porque en algún momento él vendría. Murió de un ataque al corazón en un concierto, en India.

Y muy precisos, por supuesto.
Un profesor de matemáticas siempre te dirá que un 4,9 no es un cinco. Hay una historia verídica que ocurrió en un museo de prehistoria. Ante los restos de un dinosaurio, el vigilante explicó que aquellos huesos tenían 90 millones y seis años. Al preguntarle por tal precisión, respondió que cuando él había llegado, seis años atrás, le habían dicho que tenían 90 millones.

También son competitivos.
Sí. Es fácil que varios coincidan en la misma investigación y siempre hay rivalidad por ser el primero en concluirla. Se han dado casos de robos de resultados, de envidias... Ya pasó con Newton y Leibniz y el descubrimiento del cálculo infinitesimal. No veo problema en un reconocimiento compartido.

En Matemáticas hay que mejorar, pero sospecho que vamos peor en inglés oral

Las matemáticas llegan a ámbitos que a veces se nos escapan, como la sanidad. Quienes decidían las medidas a tomar en la pandemia eran matemáticos, estadistas…
Ante cualquier fenómeno que involucre números grandes es necesario implicar a estadistas para tener una predicción sensata. También hay matemáticos en la fabricación de vacunas. No es solo un tema médico, hay bioquímicos, ingenieros... Las operaciones con robot son posibles gracias a especialistas ajenos a la medicina.

Usted llama la atención sobre la importancia de los profesores.
Un buen profesor hace posible que aprendas matemáticas. Uno malo logrará que las odies.

¿Qué piensa de los malos resultados de los estudiantes españoles en los informes Pisa?
Pisa es un indicador, pero no se puede reducir todo a unas pruebas puntuales que evalúan en un determinado sentido. Ese indicador dice que hay que intentar mejorar. Por ejemplo, las pruebas de Pisa se hacen a través de un programa informático que hay que saber utilizar. Los alumnos deben ensayar con ese programa antes. Por otra parte, los problemas que dejan en la red son estupendos para trabajar. Pisa ofrece un material didáctico de primer orden. Los resultados ponen en duda la capacidad lectora de los estudiantes, destapan las carencias en matemáticas y tapan otros temas, como el nivel oral de inglés. Me intriga, pero sospecho que vamos peor en inglés que en matemáticas.

¿Cómo repartir cinco patatas entre tres niños? La solución más simple es hacer puré

En su libro propone retos para que el lector discurra.
Es matemática recreativa. Acertijos, pequeños problemas que incentiven a pensar una solución ingeniosa. Por ejemplo: cinco de cada cuatro personas tienen problemas con las fracciones. ¿Cinco de cada cuatro? O buscar el centro de Barcelona. Es la letra e, no la plaza de Cataluña.

Las matemáticas están en todo. Es mejor llevarse bien con ellas, ¿no?
Eso seguro. La matemática es una buena compañera que nos va a facilitar la vida.

Comentarios