viernes. 24.09.2021 |
El tiempo
viernes. 24.09.2021
El tiempo

Andrés Calamaro cambia la música por la literatura con 'Paracaídas & Vueltas'

Andrés Calamaro, durante una actuación.
Andrés Calamaro, durante una actuación.
El cantante argentino (Buenos Aires, 1961), que recopila más de 200 escritos personales, se presta "a la alquimia de convertir la sangre en tinta"

Andrés Calamaro (Buenos Aires, 1961) se pasa a la letra impresa y publica 'Paracaídas & Vueltas'(Libros Cúpula), una recopilación de más de 200 escritos personales donde se presta "a la alquimia de convertir la sangre en tinta".

"Es mi Guía Michelin del pensamiento roquero evolutivo", responde el artista, vía correo electrónico -dicen que se siente incómodo en las entrevistas personales-, al ser preguntado por la Agencia Efe sobre el porqué de escribir su historia, en papel y en primera persona.

Este debut literario (subtitulado "Diarios íntimos') de una de las voces más personales del rock en español recoge textos variopintos, aforismos, versos, homenajes musicales, relatos de viaje, curiosidades, tauromaquias, fotografías inéditas y, en definitiva, mucho "Calamaro" en estado puro y duro. "Algunos textos son de hace quince años, aunque el prólogo está escrito el último día del año pasado; llevo dos años dudando, me costó un poco convencerme que esto merecía publicarse", confiesa sin olvidar que, frente a la improvisación inicial, hay un trabajo "muy interesante" de corrección y mejora.

Sin ser un relato para admiradores -"es un libro para lectores, no para fanáticos"-, incluye pasajes sorprendentes y muy ilustrativos para comprender a este artista que ha editado más de 30 discos, tanto en solitario como con sus tres bandas, en sus 35 años de carrera musical.

Pese a esta vida artística, en los capítulos más autobiográficos -"En mi casa siempre había gente vinculada con la música- no explica qué le empujó al mundo artístico: "Tampoco lo tengo claro. Supongo que elegí dónde quería estar. En los escenarios. En mi adolescencia, la policía esperaba al público a la salida de los teatros. Entendí pues que el rock era sinónimo de libertad", trata de explicar con esa habilidad que tiene para manejar el lenguaje a su antojo.

Tanto es así que El Salmón -otro sobrenombre del bonaerense- se atreve a inventar palabras -"magageratos", por ejemplo- para reivindicar "el argot, la jerga de los barrios, las cárceles, todo más confiable que el diccionario de la Real Academia", advierte en la entrevista electrónica.

Andrés Calamaro cambia la música por la literatura con 'Paracaídas...
Comentarios