"Síntome doído porque eu confiaba plenamente na concelleira, metería a cabeza no lume por ela"

Begoña López deja su acta en Láncara y el pleno crea la comisión de investigación
El alcalde de Láncara muestra unos papeles durante el pleno. VILA
photo_camera El alcalde de Láncara muestra unos papeles durante el pleno. VILA

La concejala de Láncara Begoña López Magdalena, envuelta en una investigación judicial por presunta estafa, falsedad en documento mercantil y usurpación de identidad, renunció este sábado a su acta como edil. Lo hizo, según declaró, minutos antes de la celebración de un pleno extraordinario en el cual se aprobó por unanimidad crear una comisión de investigación sobre la responsabilidad política del alcalde, Darío Piñeiro, en el extravío de la tarjeta sim del móvil del Concello que custodiaba esta concejala y que supuestamente fue utilizado para suplantar a un banco.

Begoña López, quien dejó el grupo de gobierno socialista a raíz del procedimiento judicial, dijo dimitir para "demostrar" su inocencia y con el deseo de que "se faga xustiza". Agradeció el trato de vecinos y funcionarios del Concello durante este tiempo y trasladó "moita sorte" a quien la sustituya. Esa persona será, previsiblemente, el siguiente en la lista del PSOE en Láncara, Diego Balboa Amado, de Bande.

La concejala presentó la renuncia por sede electrónica, pero no trascendió hasta primera hora de la tarde. La corporación, ajena a esta circunstancia, celebró a las nueve de la mañana el pleno extraordinario solicitado por PP y BNG, al que no asistió López.

Durante esa sesión, el alcalde no ocultó que la edila era su persona de "máxima confianza" en el Concello. "Non vou negar que confiaba plenamente en Begoña. Non metería unha man no lume por ela, metería a cabeza. E síntome un pouco traizoado", afirmó Darío Piñeiro. "Politicamente xamais chorei ata este momento. Tiña que ter sido máis sincera comigo e non estou dicindo que sexa culpable. Son o primeiro doído porque o pasei moi mal, pasei noites sen durmir e chorei por ela porque era a miña terceira filla", insistió el alcalde, quien dijo estar "sorprendido" por lo ocurrido.

Según su relato, la concejala nunca le habló de la denuncia que presentó contra ella un constructor y fue él quien indagó por su cuenta después de que el 31 de diciembre alguien le comentase en un bar que Begoña López había estado en el cuartel. En los días posteriores, añadió, hizo gestiones con bancos y vecinos hasta dar con el constructor, con quien se reunió el 9 de enero. El día 6 le dijo a Begoña López que tenían que hablar, pero no fue hasta el 10 cuando se vieron y ella le comunicó que se había extraviado la tarjeta del teléfono, desde el cual supuestamente alguien llamó al contratista para hacerse pasar por la directora de un banco y justificar el retraso en el pago de una transferencia por parte de López.

El 11 de enero, continuó Piñeiro, dio de baja el teléfono y denunció el extravío de la sim en la Guardia Civil. "Díxenllo á xuíza e dígoo aquí. Quero que se saiba quen foi e dame igual como se chame", aseguró en el pleno. Quiso aclarar también que su objetivo es "coñecer a verdade sobre a tarxeta do teléfono". "O tema das facturas do albañil, o do tractor ou o da festa é un problema de Begoña e da súa familia, non é meu e creo que de ningún de nós", manifestó.

El grupo de gobierno votó a favor de la comisión de investigación solicitada por PP y BNG. El alcalde ofreció "transparencia total" y puso a disposición tanto la declaración judicial como sus cuentas y mensajes del móvil.

Tras la dimisión de Begoña López, Piñeiro quiso agradecerle su trabajo en el Concello y en el partido durante los últimos siete años, en los que ocupó cargos como teniente de alcalde y secretaria local del PSOE. "Sigo crendo na súa inocencia e deséxolle moita sorte na súa vida persoal", señaló.

El pleno fue tranquilo a excepción de un momento de tensión cuando el alcalde acusó a familiares de alguno de los presentes de haber llamado a su casa para "facer dano". El nacionalista Iago Bande le recriminó tales insinuaciones. "Sinto que se sentira aludido porque ía por otra persoa que calou", concretó después Piñeiro.
 

La oposición | "Unha situación como a que se viviu é grave"
PP y BNG consideran necesaria la comisión de investigación y pedir explicaciones "políticas" al alcalde, al que acusan de mentir en el pleno de enero. "Unha situación tan grave como a que se viviu precisa que todos contemos cunhas regras para tentar que non se volva producir", afirmó Bande. Para este edil, "cesar a Begoña López era unha medida necesaria e obrigada se Piñeiro era coñecedor dos feitos denunciados".
"Un uso irregular"
El portavoz del PP, Santiago Cubillas, insistió en que hubo "un uso irregular dunha liña telefónica do Concello" y afeó al alcalde por "cambiar de versión sobre o sucedido varias veces". Opinó también que Darío Piñeiro debe responder "de trato de favor por permitir facer obras sen licenza", en relación a unos trabajos en casa de la concejala.
"Xuízo paralelo"
El socialista Pablo Rivera apeló a la presunción de inocencia y pidió al pleno "cordura, sentido común e responsabilidade". "Se pretendemos un xuízo paralelo estarémonos equivocando", dijo