martes. 19.10.2021 |
El tiempo
martes. 19.10.2021
El tiempo

"Siempre en nuestros corazones"

La misa, celebrada en el jardín de la residencia, contó con la asistencia de los internos, trabajadores, familiares de las víctimas y vecinos. VILA
La misa, celebrada en el jardín de la residencia, contó con la asistencia de los internos, trabajadores, familiares de las víctimas y vecinos. VILA
La residencia de O Incio recuerda con una misa, una exposición y una placa a los 21 fallecidos por el brote de covid. El emotivo acto fue también un homenaje a los que ayudaron en la lucha

En agosto de 2020 la residencia de mayores de O Incio vivió el que sin duda fue el momento más duro de su historia. Un brote de covid afectó a la mayor parte de usuarios y trabajadores, llévandose 21 vidas. Todos ellos fueron recordados este jueves con la celebración de una misa, una exposición de fotos y la inauguración de una placa instalada en la entrada del centro por iniciativa de sus empleados. Ellos mismos eligieron la frase que reza en el rótulo y que refleja el sentir general de la plantilla: "No corazón dos que loitamos sempre haberá un lugar para os que se quedaron no camiño".

El emotivo acto no fue solo un recuerdo para los que ya no están, sino también un reconocimiento a los que libraron la batalla contra el virus. "Es un homenaje a los que lucharon en el brote, un agradecimiento a toda la gente que colaboró y que nos apoyó con sus mensajes de ánimo y un recuerdo para las personas que fallecieron, que siempre estarán en nuestros corazones", afirmó la directora de la residencia, Mariló Felices.

La responsable del geriátrico no ocultó que, tras aquella experiencia, "la plantilla nunca volvió a ser la misma". "Es un centro muy familiar y para nosotros no eran residentes, eran parte nuestra", aseguró Felices, quien explicó que "a pesar del miedo y la incertidumbre luchamos con todas las fuerzas por nuestros mayores".

Los jardines de la residencia fueron el escenario del acto conmemorativo, que comenzó con una misa a la que acudieron internos y trabajadores, familiares de las personas fallecidas y de otros usuarios, antigos empleados o vecinos, como el exalcalde Ángel Camino. Allí se instaló también una exposición fotográfica que mostró a los asistentes cómo fue el día a día del centro durante el brote.

"Deixa tamén o desconsolo e a dor polas vidas que se perderon e pola angustia e o sufrimento dos seus familiares nas circunstancias nas que viviamos"

En la celebración religiosa, el párroco nombró uno por uno a los mayores fallecidos a causa de un virus que "nos ha cambiado la vida". También intervino una trabajadora, Begoña Parada, quien es, además, familiar de una de las residentes que perdió la vida. "A pesar de estos momentos tan duros me voy a quedar con lo positivo, el trabajo incesante de mis compañeros y, sobre todo, los mensajes de apoyo", manifestó.

De igual modo, tomó la palabra la doctora Marta Rodríguez, quien llegó a la residencia en plena pandemia. "Por parte de todos os que aquí traballamos foron momentos de xenerosidade, de humildade, de soportar unha alta demanda física e emocional, de arriscar a propia seguridade e que sen dúbida deixa unha pegada imborrable nas nosas vidas", señaló.

"Deixa tamén o desconsolo e a dor polas vidas que se perderon e pola angustia e o sufrimento dos seus familiares nas circunstancias nas que viviamos", añadió la internista, quien en medio de esta adversidad tomó la decisión de dejar su trabajo en un hospital de Barcelona y pasar a formar parte de la residencia de O Incio.

"Siempre en nuestros corazones"
Comentarios