Sarria regula las nuevas terrazas de hostelería surgidas tras la pandemia

La normativa, que tratará este jueves en el pleno, establece un mínimo de 1,50 metros para peatones
Terraza en un establecimiento de hostelería del casco urbano de Sarria. AEP
photo_camera Terraza en un establecimiento de hostelería del casco urbano de Sarria. AEP

El gobierno sarriano ha preparado una nueva ordenanza para terrazas de hostelería, que vendrá a sustituir a la normativa existente desde 2012 y que regulará, entre otros aspectos, las nuevas instalaciones surgidas a raíz de la pandemia del covid y que ocupan zonas de estacionamiento.

Esta ordenanza, que será sometida este jueves al criterio del pleno en la sesión ordinaria prevista para las 19.30 horas, diferencia entre terrazas sin cierre o con cierre estable e incluye también aquellas instaladas en zonas de calzada de vía pública sobre una tarima y delimitadas en su perímetro, una modalidad que fue autorizada por el Concello en la pandemia.

Con respecto a estas últimas, la nueva normativa pendiente de aprobación establece que podrán ser permitidas excepcionalmente y previo informe técnico favorable en aquellos casos en los que la anchura de la acera no permita la colocación de la terraza sobre la misma. Deberán, en todo caso, ser contiguas al establecimiento hostelero, cumplir los requisitos de seguridad exigibles y no afectar a la circulación rodada, además de preservar las zonas de paso de peatones y tener una tarima debidamente señalizada y que cumpla los requisitos de accesibilidad.

En cuanto a las terrazas situadas junto a la fachada de un edificio, podrán superar el ancho de esta si cuentan con autorización de los titulares de los negocios colindantes. Aquellas que estén en la línea de borde de la acera tendrán un límite longitudinal de 20 metros mientras que las que tengan parte junto a la fachada y parte en el borde de la acera estarán obligadas a dejar un espacio mínimo de 1,50 metros entre las dos líneas de mesas y sillas.

Con carácter general, la zona libre de paso para peatones no podrá ser inferior a 1,50 metros (en la normativa todavía vigente es de 1,20), permitiéndose estrechamientos puntuales con un mínimo de 0,90 y respetando cualquier tipo de mobiliario urbano existente en una franja de 0,50.

La nueva normativa prohíbe "terminantemente" perforar el pavimento o anclar elementos que puedan deteriorarlo y tampoco permite usar altavoces o aparatos de sonido en las terrazas.

CASCO HISTÓRICO. En el casco histórico quedará vetado el uso de mobiliario con publicidad o que sea de plástico. Como norma general, los toldos emplearán colores lisos y acordes al entorno y, en el caso concreto de la zona antigua, serán de tonos beige o gamas arena y con estructura metálica color oro viejo o de madera.­

La redacción de esta norma trata de compatibilizar la actividad de un sector tan importante como la hostelería con la preservación de los derechos de los ciudadanos en cuanto al uso de espacios públicos, la seguridad vial, el descanso y la accesibilidad, así como la protección del medio ambiente y del paisaje urbano. "No caso de existir conflito entre o uso público e a utilización privada debe prevalecer a utilización pública e o interese xeral", recoge el documento.

Comentarios