sábado. 04.12.2021 |
El tiempo
sábado. 04.12.2021
El tiempo

Al ritmo de la danza urbana

Laura López (en el centro, de negro), en un musical. EP
Laura López (en el centro, de negro), en un musical. EP
Laura López, natural de Sarria y residente en Bilbao, participa en campeonatos de este estilo y musicales, además de impartir clases

Con tan solo cinco añitos Laura López Álvarez le dijo a su madre que quería ir a clases de baile, al que se fue aficionando y acabó decantándose por la danza urbana. Hoy esta joven natural de Sarria y residente en Bilbao, ha participado en musicales y torneos, llegando a quedar con su academia subcampeona de Europa en 2017. Esto lo compagina con impartir clases y hace unos días acercó su arte a niños de la villa sarriana.

"Una vía de escape". Esto es lo que supone la danza urbana para Laura López, quien nació en Sarria hace 17 años y desde los dos vive en el País Vasco. Sin embargo, siempre regresa en vacaciones a su tierra, en la que tiene familia.

Laura López (en el centro, de negro), en un musical.La bailarina comenzó en este mundillo cuando en su colegio se ofertó la actividad extraescolar de danza. Esta finalmente no salió adelante, pero a Laura López, a pesar de tener tan solo cinco años, ya le había picado el gusanillo y pidió a su madre acudir a clases. "Era en un gimnasio y era bailar por bailar, no era danza urbana", recuerda la joven, a quien le fue atrapando más y más y empezó en una academia. A los "7 u 8 años" de edad se inició en urbano, por la que se decantó entonces porque "era la música que escuchaba siempre, conocía las canciones y me empezó a llamar". Sin embargo, también "toco otros estilos, lírico, danza moderna, pero me centro en urbana", explica la artista quien se forma en la academia Wild Dance Project.

Dentro de urbano hay diversos estilos, desde hip hop hasta reguetón, comercial, afro, house o break dance, entre otros. Su favorito es el primero porque la "danza urbana es la danza de la calle, que nació en la calle, y el hip hop es la base de todo". También le gusta danza moderna, que "te llega más al sentimiento".

COMPETICIONES. La joven comenzó a participar en torneos al conocer que en su academia había grupos de competición. "Me llamó la atención y me apunté, fue algo nuevo. Ensayábamos, hacíamos coreografías de tres minutos y los fines de semana íbamos a competiciones", cuenta esta sarriana, quien participó en varios torneos nacionales en todo el país. También estuvo en un europeo en Oporto en 2017, en el que su grupo fue subcampeón, una "sorpresa". "No nos lo esperábamos", reitera.

Destaca que las competiciones permiten ver el trabajo de otros grupos y "hacer amistades, tener contactos en el mundo del baile". A los torneos "tienes que ir mentalizada", afirma.

Laura López también participa en musicales. "La primera vez que lo hice fue a través de una asociación de Bilbao y cogí el gustillo", por lo que continuó en su academia y ahí sigue. "Los musicales son más diversión, la competición te exige2, apunta. Se estrenó con Roar y también hizo, por ejemplo, El gran showman.

Ella no para y este curso comenzó también a impartir clases en la academia Play Dance Studio. Cuenta con un grupo de 4 a 6 años, dos de 7 a 10 y otro más de danza moderna. Le gusta dar estas actividades a los niños, con los que organiza juegos para acercarlos al baile. A pesar de que algunos son muy pequeños, como los de 4 a 6, ya saben lo que quieren. "Piden ellos bailar, como que han nacido con algo dentro, que lo llevan en la sangre, si les gusta van a poder llegar a donde sea".

La bailarina también ofreció el pasado fin de semana unos talleres en el espacio O Garaxe de Sarria, que fueron "genial". "Vi que a los alumnos les gustaba, querían repetir", comenta la joven, quien estaría "encantada" de ofrecer nuevos "obradoiros" en su tierra natal.

Laura López puede entrenar, dice, unas doce horas a la semana, lo que es difícil compaginar con los estudios, ella cursa segundo de bachillerato. "Cuando quieres una cosa, te aplicas y sacas tiempo de donde sea. Estoy muy acostumbrada. Tienes que llevar los estudios de forma muy constante, es organizarse", indica esta sarriana, para la que el baile le sirve para desconectar de los estudios. "Agradezco tenerlo, no me paso todo el tiempo en casa. Estudio, voy a danza y después vuelvo y sigo estudiando", señala.

En cuanto a su futuro, tras la selectividad, tiene previsto "estudiar una carrera", aunque si tuviese una oportunidad profesional en el mundo de la danza la aceptaría. "Si no siempre será como un segundo trabajo para mí, mi vía de escape", concluye.

Al ritmo de la danza urbana
Comentarios