lunes. 01.03.2021 |
El tiempo
lunes. 01.03.2021
El tiempo

La residencia de Sarria, un brote en la línea de meta

Exterior de la residencia Nosa Señora do Carme de Sarria. AEP
Exterior de la residencia Nosa Señora do Carme de Sarria. AEP
Los contagios en el centro se desataron a falta de una semana para la segunda dosis de la vacuna

Tras muchos meses luchando con éxito contra el coronavirus, el brote en la residencia de mayores de Sarria llegó cuando ya estaba muy cerca la línea de meta que supone la vacuna. Tanto usuarios como trabajadores recibieron la primera dosis entre los días 8 y 11 de este mes, de modo que el pasado viernes, cuando se notificaron cerca de medio centenar de contagios, faltaba solo una semana para la segunda dosis.

Tras el "impacto" inicial y el "desconcierto" del primer momento ante una "sorpresa" tan negativa, el geriátrico se encuentra ahora mismo "con ánimo y con fuerza" para afrontar esta situación, según explica el presidente del patronato y edil de servicios sociales, Benjamín Escontrela.

En estos momentos, la residencia de mayores Nosa Señora do Carme de Sarria, que funciona como un organismo autónomo dependiente del Concello, contabiliza 50 mayores afectados por covid19 al confirmarse este lunes dos nuevos casos, lo que supone ya más de la mitad de los 90 usuarios.

La aparición de este brote obligó a reorganizar el centro, reservando la tercera planta y un ala de la segunda para los casos positivos. Dos ancianos fueron derivados por prevención al Hula y al Polusa, mientras que otros cinco reciben tratamiento con oxígeno dentro de la propia residencia. El resto se encuentra asintomático o con febrícula. La evolución en todos los casos era este lunes "favorable", según indicaron en el geriátrico.

El Sergas también envío este lunes a Sarria personal de geriatría del Hula y hospitalización a domicilio, además de aportar cuatro auxiliares. Desde la residencia reforzaron enfermería (la falta de este servicio 24 horas había motivado una sanción recientemente) con dos profesionales en cada turno y solicitaron ayuda a la Xunta ante las dificultades para encontrar más personal para estos puestos. En el apartado sanitario ayuda también el propio Escontrela, médico de profesión.

Entre la plantilla, son unas cinco las personas contagiadas, si bien los primeros casos pronto finalizarán la cuarentena y podrían incorporarse dentro de unos días en caso de tener una PCR negativa como marca el protocolo para todos los sanitarios.

El concejal agradeció la "solidaridad y profesionalidad" de los trabajadores, que están haciendo un "esfuerzo y doblando turnos" para hacer frente al brote. También la reacción de las familias de los usuarios porque, aunque hubo alguna queja por no recibir comunicación el día que saltaron la mayoría de los contagios, en general les dan "muestras de apoyo".

Según dijo, "la gente está animada, voluntariosa, con fuerza y volcada" en salir adelante. Al centro llegaron mensajes de ánimo de otras residencias de la comarca y también un vídeo de los vecinos y vecinas de la Gran Vía y la Rúa Formigueiros que fue recibido como "un estímulo muy grande". "Nos ha levantado la moral a todo el pueblo", declaró Escontrela.

ESPERANZA. La residencia de Sarria, que a lo largo de los años se ha visto en múltiples polémicas políticas al depender del Concello, suele tener siempre todas sus plazas cubiertas. También en estos momentos, en los que se había abierto la esperanza de la vacunación. Los contagios cayeron como un jarro de agua fría, sobre todo porque llegaron a este centro cuando ya se había recibido la primera dosis. Tras aclarar que este asunto es competencia de los "expertos". Escontrela entiende que el brote fue algo "circunstancial" y sin relación con la vacuna. "Seguimos pensando que la vacunación es necesaria y que debemos vacunarnos para tener protección", afirma.

Por el momento, la residencia Nosa Señora do Carmen mantiene el calendario de vacunación previsto. De este modo, y salvo indicaciones contrarias de última hora, el próximo viernes se suministrará la segunda dosis a los 40 residentes que se mantienen como negativos, a la espera de las directrices de las autoridades sanitarias para el resto.

La residencia de Sarria, un brote en la línea de meta
Comentarios