Qué ver en Sarria en un día: 10 lugares que no debes perderte

Explora la riqueza histórica y cultural de Sarria a través de los 10 sitios imperdibles para visitar que te llevarán en un viaje fascinante por esta encantadora localidad
que-ver-en-sarria
photo_camera 10 lugares para visitar en Sarria. EP

Sarria, un enclave estratégico en el Camino de Santiago en Galicia, va más allá de ser una simple parada en la ruta. Es el punto de partida para muchos peregrinos que buscan la Compostela, cumpliendo con los últimos 100 kilómetros a pie en un viaje de autodescubrimiento.

Con paso tranquilo, avanzan hacia Santiago, sin prisa pero sin pausa.

Ubicada entre Triacastela y Portomarín, Sarria ofrece una senda rica en encuentros y experiencias en este peregrinaje. Sin embargo, detrás de su destacado papel en el Camino de Santiago, exactamente en el kilómetro 111, hay lugares que ver en Sarria, a menudo pasados por alto.

Por esta razón, tanto si eres un viajero de paso como un peregrino que ha cruzado caminos, te invitamos a explorar los encantos de este pintoresco pueblo.

Sarria no se limita a ser un simple punto de partida; es un tesoro de historia y cultura por descubrir. Sus calles empedradas y edificios históricos guardan historias silenciosas que esperan ser desentrañadas. 

En este artículo, exploraremos los 10 lugares más extraordinarios de Sarria, invitándote a descubrir los tesoros ocultos de este encantador pueblo.

  1. Museo de la Panadería Pallares
  2. Iglesia de Santa Mariña de Sarria
  3. Escaleira da Fonte
  4. Rúa Maior de Sarria
  5. Iglesia de San Salvador de Sarria
  6. Mirador de la cárcel de Sarria
  7. Monasterio de la Magdalena
  8. Ponte da Áspera
  9. Capilla de San Lázaro
  10. Torre do Batallón

Museo de la Panadería Pallares

panaderia-pallares
Museo Panadería Pallares (Tripadvisor:LuisArMa)

En el corazón de Sarria, el Museo de la Panadería Pallares es un fascinante testimonio de la historia y el legado de una familia que ha dedicado generaciones a la noble tarea de hacer pan. Los Pallares han tejido una tradición que abarca décadas, y para honrar su rica herencia, han creado un espacio único: un Museo del Pan .

Este museo es más que una mera exposición; es un viaje en el tiempo que te lleva a través de los recovecos de la historia de la panadería. Aquí, no solo aprenderás sobre cómo se gestionaba el negocio del pan en épocas pasadas, sino que también tendrás la oportunidad de sumergirte en una recreación de un ultramarinos de antaño.

Este escenario nostálgico está lleno de tesoros que capturan la esencia de los días en que los ultramarinos eran el corazón de la comunidad.

La singularidad de este museo radica en su capacidad para evocar el pasado de manera vívida y auténtica. En cada rincón, encontrarás objetos y artefactos que te transportarán a una época en la que el pan era más que un alimento básico: era un vínculo con la tradición y la comunidad.

Las vitrinas exhiben una variedad de elementos que no puedes perderte, cada uno contando una historia que se fusiona con la narrativa más amplia de la panadería y la vida cotidiana en Sarria.

El Museo de la Panadería Pallares es un tributo a la pasión y el compromiso de una familia que ha mantenido viva una tradición a lo largo de los años.

Iglesia de Santa Mariña de Sarria

Iglesia-Santa-Marnia-de-Sarria
Iglesia Santa Mariña de Sarria (Foto Tripadvisor PeterSam)

En un punto emblemático del pueblo, se erige la Iglesia de Santa Mariña. Esta iglesia, erigida en el año 1885, es un tesoro arquitectónico que aguarda ser descubierto. Ubicada en plena rúa Maior, próxima a la plaza del mercado, la iglesia se erige como un símbolo de la historia y el fervor religioso de la comunidad.

El diseño de esta iglesia fue llevado a cabo por el arquitecto de Santiago, Sr. Domínguez. Su construcción se hizo posible gracias a la generosidad de Juan María López, cuya testamentaria financió la edificación.

Una colaboración que ha dejado una huella indeleble en el corazón de Sarria y en su horizonte.

La Iglesia de Santa Mariña captura la atención con su torre coronada por una aguja piramidal y un reloj que marca el tiempo desde lo alto. Pero es en su interior donde el legado artístico cobra vida. Dentro de sus paredes, alberga imágenes de los patronos de la villa, Santa Mariña y San Xoán, ambas obras de Isidoro Brocos.

También se destaca el Cristo crucificado de Magariños, un testimonio de la devoción que ha abrazado la comunidad a lo largo de los años.

Las vidrieras, que resplandecen con los colores del arte y la fe, representan a San Matías y Santo Andrés. Un toque artístico que agrega belleza y significado a este espacio sagrado.

Aunque el tiempo ha dejado su huella en estas paredes, unas pinturas de los cuatro evangelistas atestiguan la historia pasada, a pesar de su deterioro.

Escaleira da Fonte

escaleira-da-fonte
Escaleira da Fonte en Sarria Foto: https://www.viajeroscanallas.es/que-ver-en-sarria-en-un-dia/

Enclavada en el corazón de Sarria, la Escaleira da Fonte, también conocida ahora como la Escailera Maior, despliega su encanto como un vínculo entre el pasado y el presente.

Erigida en el siglo XIX, esta construcción histórica, que recientemente ha adquirido un nuevo nombre, es una ventana al casco antiguo de Sarria .

La Escaleira Maior, que alguna vez llevó el apelativo de Escaleira da Fonte, se erige como un testimonio del tiempo y la evolución.

Su construcción tuvo lugar a mediados del siglo XIX, y al ascender por sus peldaños, te adentrarás directamente en la villa, inmerso en su casco histórico.

Aunque en la actualidad su nombre haya evolucionado, la Escaleira Maior conserva su encanto. Sin embargo, no pasemos por alto que, en sus inicios, se levantó sobre una pendiente conocida como la Costa da Fonte .

Su denominación proviene de la Fonte Ribeira, que hasta 1920 fue el único punto de abastecimiento de agua en el pueblo. La historia que yace en su origen agrega profundidad a su encanto arquitectónico.

Rúa Maior de Sarria

La rúa Maior de Sarria emerge como el epítome de la villa, cargada de historia y encanto. En efecto, hasta el año 1860, esta calle era la arteria principal de Sarria, desplegando su esencia en la comunidad.

Aunque a partir de ese año comenzó a expandirse hacia la zona de entrerrios, la calle Mayor retuvo su relevancia comercial y de servicios hasta el siglo XX.

Hoy, la rúa Maior alberga varios albergues de peregrinos, convirtiéndose en un escenario que acoge a aquellos que emprenden el Camino de Santiago y eligen a Sarria como punto de culminación de su etapa.

Los peregrinos transitan por sus adoquines, impregnando la calle con un espíritu de aventura y descubrimiento.

El distintivo de la rúa Maior radica en su herencia arquitectónica. Una de las razones por las que se ha convertido en uno de los destinos imprescindibles en Sarria es la presencia de antiguas casas que aún perduran.

Caminar por esta calle es como recorrer un pasadizo hacia el pasado. La calle está adornada con casas blasonadas del siglo XVIII, que portan orgullosos sus emblemas y escudos familiares. Asimismo, podrás deleitarte con la visión de hermosas edificaciones del siglo XIX, con balcones y galerías que narran historias de la época.

Iglesia de San Salvador de Sarria

iglesia-san-salvador-sarria
Iglesia San Salvador. Foto: Tripadvisor Cook49

La Iglesia de San Salvador de Sarria emerge majestuosamente al comienzo de la rúa Maior, cautivando a quienes la contemplan con su rica herencia y su imponente presencia.

Datando del siglo XIII, esta iglesia es un testimonio vivo de la historia y la arquitectura de la época. Su estructura es un paseo por el pasado, inmerso en el gótico primitivo y salpicado con elementos románicos.

La iglesia se alza con modestia y grandeza, con una única nave rectangular que se extiende hacia el cielo, coronada por una techumbre de madera que abraza la arquitectura con calidez. Su ábside semicircular es una obra maestra arquitectónica, una expresión del ingenio de la época y un símbolo de la fe que se ha forjado a lo largo de los siglos.

La fachada norte de la Iglesia de San Salvador es una joya de arte sacro, adornada con un Pantocrátor que observa serenamente a aquellos que la visitan.

Puertas y arcos de estilo gótico, meticulosamente tallados, dan la bienvenida a los visitantes en una experiencia que trasciende el tiempo.

Esta fachada es un recordatorio tangible del esfuerzo y el talento de los artesanos de la época, que dejaron una huella duradera en cada detalle.

En el entramado arquitectónico de la iglesia, se pueden apreciar también elementos románicos, como el ábside de transición, un puente que conecta dos épocas distintas de la arquitectura y que añade profundidad a su valor histórico.

Mirador de la cárcel de Sarria

mirador-do-carcere-sarria
Mirador do Cárcere Sarria. Foto Tripadvisor Periago

El Mirador de la Cárcel de Sarria se alza en las proximidades de la Prisión Preventiva, ofreciendo una perspectiva moderna y cautivadora de la localidad.

Diseñado con un toque contemporáneo por Manuel Mallo, el mirador presenta un llamativo crucero que se fusiona armoniosamente con el escudo municipal.

Desde este enclave, una vista panorámica se despliega, abrazando la parte inferior de la villa y extendiéndose hacia las majestuosas formaciones naturales.

El monte de Santa Cristina, la Cha de Santa Marta, la sierra de la Illoá, el monte de la Meda y la sierra del Iribio se dibujan en el horizonte, ofreciendo una sinfonía visual que combina la naturaleza con la historia de Sarria.

La escultura que adorna el Mirador de la Cárcel de Sarria es una obra maestra de José Antonio Quiroga, un artista que encontró su vocación en el arte después de su jubilación.

Sus creaciones encuentran su origen en el hierro reciclado, en particular en las ruedas de los carros que ya no cumplen su antigua función. La escultura que adorna este mirador es una amalgama de creatividad y reinvención, dando nueva vida a materiales olvidados.

Monasterio de la Magdalena

monasterio-magdalena-sarria
Monasterio Magdalena. Foto: Turismo.gal

El Monasterio de la Magdalena en Sarria despierta la curiosidad y el asombro a lo largo de los siglos. Su historia se remonta a 1219, según registros documentados que atestiguan su antigüedad y su profundo significado en la comunidad.

Aunque en la actualidad su función haya evolucionado para convertirse en albergue de peregrinos, su presencia sigue resonando con el eco de los años pasados.

Incluso desde fuera, este monasterio emana una presencia majestuosa que merece la pena explorar. Su arquitectura y detalles forman una maravilla que atrapa la atención de quienes se acercan a él.

Las portadas y la fachada del Monasterio de la Magdalena se erigen como una exhibición de belleza arquitectónica, un legado que trasciende el tiempo y cautiva a todos los que se detienen a admirarlo.

Este conjunto arquitectónico está repleto de detalles que te invitan a detenerte y observar. Cada rincón cuenta una historia silenciosa que revela el arte y la dedicación que se han vertido en la creación y el mantenimiento de este edificio.

Al mirarlos, te sumergirás en un mundo de formas, líneas y texturas que componen una obra maestra de la arquitectura.

Una de las joyas de este monasterio es la Porta dos Carros, la entrada que conduce al albergue de peregrinos. Su diseño y ornamentación no dejan a nadie indiferente, dejando una impresión duradera en quienes la contemplan.

Ponte da Áspera

ponte-da-aspera-sarria
Ponte da Áspera (Foto Juanclu)

La Ponte da Áspera en Sarria es un enlace histórico en el Camino de Santiago que guía a los peregrinos en su travesía hacia Portomarín. Este puente, con sus tres arcos que evocan la época medieval, se erige como un testigo silente de los viajeros que han atravesado sus sendas a lo largo de los siglos.

Su importancia radica en su papel de facilitar el cruce sobre el río Celeiro, permitiendo a los caminantes continuar su jornada con seguridad.

La Ponte da Áspera es un mosaico de materiales que se entrelazan con la historia de la región. Fragmentos de pizarra y arcos de sillería de granito se fusionan en una sinfonía arquitectónica que trasciende el tiempo.

El puente que se presenta ante nosotros hoy fue erigido en el siglo XVIII, un monumento que se alza sobre los cimientos de su predecesor.

Este nuevo puente fue construido sobre las huellas de uno anterior, diseñado para permitir que los peregrinos pudieran cruzar el río Celeiro y dirigirse hacia Barbadelo después de abandonar Sarria en su travesía hacia Portomarín en el Camino de Santiago.

Capilla de San Lázaro

capilla-san-lazaro-sarria
Capilla San Lázaro (Foto: Tripadvisor Ángel C)

Para los amantes de las capillas pintorescas, un rincón imperdible en Sarria es la Capilla de San Lázaro.

Este sitio encantador te espera con su historia y su aura única. Más que una simple capilla, este lugar lleva consigo la herencia de tiempos pasados y el legado del Hospital de San Lázaro.

La Capilla de San Lázaro es el último vestigio que sobrevive del antiguo hospital que lleva su nombre.

Esta capilla, modesta en tamaño pero rica en significado, representa un pedazo de la historia de Sarria. En este recinto se atendió a los leprosos hasta el año 1700, una función noble y humanitaria que dejó una huella indeleble en la comunidad.

Torre do Batallón

torre-batallon
Torre del Batallón (Foto: https://vivecamino.com/fotos-videos/fortaleza-de-sarria-torre-del-batallon_9019/)

La Torre del Batallón de Sarria, o Fortaleza de Sarria, un legado histórico de gran encanto, es una antigua fortificación ubicada en Sarria, provincia de Lugo. Como parte de la ruta del Camino de Santiago, esta torre despierta el interés de los amantes del turismo cultural.

La torre es todo lo que queda de la antigua Fortaleza de Sarria, que data del siglo XII. A lo largo de su historia, la fortificación tuvo varios propietarios notables, como Álvar Núñez de Osorio, el infante don Enrique de Trastámara y otros.

A pesar de haber sido casi destruida durante la Revuelta Irmandiña en el siglo XV, fue reconstruida por orden del Conde de Lemos.

Hoy en día, la torre y su terreno son propiedad de la familia Pérez-Batallón.

Aunque no se permite la entrada al público, el ayuntamiento de Sarria está en proceso de adquirirla para convertirla en parte del patrimonio municipal, permitiendo así futuras visitas culturales.

A pesar de su altura de unos 15 metros y su magnífica panorámica de la Veiga de Sarria, no se puede entrar en su interior. Sin embargo, los escudos de armas que aún adornan sus muros, como los de los Castro, Enríquez y Osorio, nos permiten imaginar la grandeza que tuvo en su apogeo.

La Torre del Batallón de Sarria sigue siendo un silencioso testigo de la rica historia de la región y un recordatorio de la importancia que desempeñó en el pasado.