PP y PSOE impiden la subida del IPC en las tasas del matadero de Sarria

El alcalde defiende la necesidad de actualizar unas tarifas que llevan ocho años congeladas en un servicio "deficitario" ►El pleno aprueba elaborar un estudio sobre la iluminación pública
Concejales de PP y PSOE votan en contra de las nuevas tasas en presencia de Garrido. VILA
photo_camera Concejales de PP y PSOE votan en contra de las nuevas tasas en presencia de Garrido. VILA

El gobierno de Camiña Sarria se quedó sin los apoyos suficientes en el pleno del día 30 para aprobar una actualización de las tasas del matadero conforme al IPC, lo que supondría un incremento del 20,8% al llevar congeladas desde el año 2015. PP y PSOE se opusieron y los ocho votos que suman superaron a los siete del gobierno al abstenerse en este punto el BNG.

El alcalde, Claudio Garrido, defendió que es una medida "obligada" porque así lo contempla la ordenanza y porque el matadero arrastra un déficit "evidente", con independencia del agujero de 200.000 euros detectado en los últimos meses. Según dijo, la última vez que se aprobó la subida del IPC fue en agosto de 2014, para que tuviese efecto a partir de 2015. "Una congelación de ocho años me parece una falta de responsabilidad", afirmó el regidor, quien añadió que este servicio -el único de gestión municipal que queda en Galicia- "malamente puede ser viable si no se actualiza el IPC desde el año 2015 y el coste de la vida ha subido un 20%".

La portavoz del PP, Carmen José López, explicó que su grupo no estaría en contra de una actualización "contida e asumible", pero no de la propuesta que llevó a pleno el gobierno al entender que no procede en este momento, en el cual lo prioritario es "aclarar as cifras reais do matadoiro". Dijo también que antes de tomar cualquier decisión sería necesario contar con un informe económico detallado.

El PSOE votó igualmente en contra porque, según su portavoz, Benjamín Escontrela, la subida del IPC debería ser "progresiva" y no del 20%, y el BNG de Efrén Castro se abstuvo tras apuntar que cada vez hay más distancia entre gastos e ingresos en el matadero, postura que agradeció Camiña.

En lo que sí coincidió toda la oposición fue en que se trata de un servicio muy importante para una comarca con fuerte sector primario. Garrido, por su parte, descartó el cierre, pero abogó "por un cambio en el modelo de gestión".

Las posturas fueron más divergentes en lo referente al servicio eléctrico. Tanto Camiña como el BNG -los dos grupos que en su día aprobaron la adjudicación del contrato por 20 años- insistieron en el "ahorro" que conlleva y que el edil César No cifró en 150.000 euros en 2020 en relación a 2019.

Para el PSOE hablar de ahorro es un "timo" y para el PP cada vez se paga más y se ve peor. Los ocho votos que suman estos dos grupos permitieron (al oponerse el gobierno y abstenerse el BNG) aprobar la moción de los populares pidiendo un estudio sobre la iluminación pública de Sarria, ya que existen zonas como O Chanto donde, denunciaron, hay que usar la linterna del móvil para poder ver.

Camiña respondió que ya está en marcha un proyecto para mejorar las luminarias en O Chanto o la casa de la cultura con cargo a fondos del contrato eléctrico.

La otra moción del PP instando a Adif a adecentar el puente de O Mazadoiro y las pistas de aquellas zonas de Sarria en las que está ejecutando obras fue apoyada por todos, con abstención del PSOE.

Durante el pleno, el concejal de Medio Ambiente, Borja García, avanzó que los nuevos contenedores de basura marrones llegarán a Sarria en diciembre y también se dio cuenta de varias sentencias, entre ellas una del TSXG que da la razón al Concello en el nombramiento del responsable del CIM.

Comentarios