lunes. 30.11.2020 |
El tiempo
lunes. 30.11.2020
El tiempo

Elisa Díaz Castelo: "La poesía más original, con formas novedosas, la hacen hoy mujeres"

Elisa Díaz Castelo, ganadora del premio de poesía Aguascalientes de México. ADRA PALLÓN
Elisa Díaz Castelo, ganadora del premio de poesía Aguascalientes de México. ADRA PALLÓN
La poeta mexicana Elisa Díaz Castelo, con raíces familiares en O Incio, acaba de ganar el premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes 2020, el más importante de México. La autora afirma que la poesía "más original, con formas novedosas, la hacen hoy mujeres".

Es una de las voces poéticas más prometedoras de América Latina. Elisa Díaz Castelo (Ciudad de México, 1986) sumó este año a su exitosa trayectoria el Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes, el galardón más prestigioso de México, que ganó con el poemario El reino de lo no lineal. Su primer libro, Principia, logró el Premio Nacional de Poesía Alonso Vidal en 2017 y se publicó en España en Ediciones Liliputienses. Díaz Castelo no olvida sus raíces gallegas, que la vinculan al municipio de O Incio. Aunque se apellida Díaz Paniagua, usa como segundo apellido el topónimo Castelo. "Es el lugar donde reside la familia de mi padre", explica.

Parece muy identificada con esta rama familiar.

Me siento muy en casa en Castelo y conozco muchas historias de la familia. Mi abuelo, que emigró a México a finales de los años veinte, era hermano de O Pequeniño de O Incio, el médico y alcalde republicano asesinado en 1936. Mi padre pasó parte de su infancia en España.

El reino de lo no lineal es un libro innovador, en el que juega con definiciones del diccionario, las eleva a categoría poética y las lleva incluso a la metapoesía. ¿A qué se debe ese planteamiento?

Siempre me ha interesado mucho cómo funcionan los lenguajes técnicos. En la primera parte de la obra recreo la estructura del diccionario y mezclo el lenguaje técnico de las ciencias con cuestiones de la cultura popular y con citas literarias. Trató de crear un nuevo discurso a partir de esos elementos disímiles. En algunos poemas habló de ese caldo primordial, hecho con esos elementos que, al ponerlos juntos, definen la vida, lo cotidiano.

La primera parte de la obra, Vuelta, incluye tres citas de poetas masculinos y es conceptual. La segunda, Ida, que es más emocional, se abre con citas de tres mujeres. ¿Por qué articula así la obra?

Antepongo la Vuelta a la Ida porque estructuro el poemario como un viaje inverso. La vida no tiene una proyección lineal. En los epígrafes de Vuelta citó a poetas que reflexionaron sobre la muerte y en Ida parto de frases de poetas como Rosario Castellanos o Anne Carson que fueron mi Virgilio en ese simbólico viaje al inframundo que hago en esa sección del libro, en la que exploro la depresión mayor, provocada por la separación amorosa. Utilizo a estas poetas como guías en ese viaje en la oscuridad.

Trato de crear un nuevo discurso a partir de elementos disímiles que juntos crean definiciones de vida

Una de las citas escogidas para abrir la primera parte de la obra es de Paul Celan, poeta superviviente del horror nazi.

Me pareció adecuado hacerlo así. Ese grupo de poemas se inspira en personas que estuvieron clínicamente muertas y vuelven a la vida. Yo les llamo cariñosamente ‘los Lázaros’. Mi intención es ahondar en ese umbral entre la vida y la muerte, que aparece también en la segunda parte del poemario, ya que la depresión mayor también supone habitar un umbral que linda con la muerte.

Entra en terrenos de la psicología y la psiquiatría. ¿Es una influencia de la profesión de sus padres?

Totalmente. Cuando era niña escuchaba el lenguaje médico especializado que usaban ellos. Lo veía vacío de sentido porque desconocía el significado de esas palabras. El lenguaje como sonido es una relación esencialmente poética, ya que la poesía trata el lenguaje como materia y sonido. En la segunda parte de El reino de lo no lineal rescato un poco ese lenguaje para transferir un malestar psíquico casi como si fuera un malestar físico, algo concreto y tangible. Así ambiento las tres consultas médicas que recreo en el libro.

El nombre de Orfelia, protagonista del viaje de pérdida de la segunda parte, está cargado de sugerencias de la literatura clásica...

Orfelia es una mezcla entre Orfeo, que baja al inframundo a buscar a Eurídice y fracasa, y Ofelia, el personaje de Hamlet. Orfelia lleva también ese nombre por la locura, por sus desvaríos kafkianos.

En el aspecto formal, diseña poemas cuadrados, con frases cortas e impactantes, separadas por dos puntos. ¿Qué quiere representar?

Ahí sigo jugando con la estructura del diccionario. Una características del lenguaje es que propone equivalencias, una cosa es igual al significado de otra cosa. El significante y el significado se manifiestan a partir de equivalencias entre dos factores. Me atrae esa idea del lenguaje de que dos cosas distintas puedan ser lo mismo y las uno a través de los dos puntos. Hice composiciones cuadradas, como lagunas en el centro de la página, para representar ese caldo primigenio.

Mi próximo libro se basa en el Proyecto Manhattan. Doy voz a mujeres involucradas en crear la bomba atómica

Anne Carson recibe el Princesa de Asturias, Louise Glück el Nobel, usted asciende al parnaso de la poesía mexicana con el Aguascalientes y en España ganan el Nacional Alba Cid y Olga Novo. ¿Están de moda las poetas?

La poesía más original, con formas novedosas, la hacen hoy mujeres. Me hace feliz que se valore ese fenómeno. Las poetas que recibieron el Nobel de Literatura rondan la decena y yo soy la décima que gana el premio Aguascalientes en 52 años de historia. Anne Carson me parece la poeta viva más interesante. Soy una fanática de su obra. Me interesa su hibridación de poesía, ensayo y narrativa en su obra. Algunos poemas de ‘El reino de lo no lineal’ exploran esa estructura ensayística.

¿Prepara un nuevo libro en la actualidad?

Espero publicar el año próximo una obra basada en el Proyecto Manhattan, que reunió a los científicos más destacados de la época para desarrollar la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial. Quiero dar voz a las mujeres involucradas directa o indirectamente en ese proyecto. Ese poemario sigue la estructura de los monólogos para hablar desde el interior de esas personas. Trato de visibilizar el papel femenino en esa iniciativa y planteo diferentes cuestiones éticas relacionadas con la bomba atómica.

"Uno de mis proyectos es traducir a Manuel Antonio para publicar su obra en México"

ELISA DÍAZ Castelo siente un gran interés por la poesía gallega. Le impresionó el libro A lentitude, de María do Cebreiro. Está leyendo a Chus Pato y se adentra en la obra de Olalla Cociña. "Quiero aprender gallego para disfrutar más esos libros sin usar el diccionario", precisa.

¿Vino a Galicia por razones literarias?

Participé en una ‘residencia’ poética en Rianxo para acercarme a la figura de Manuel Antonio. Tengo un proyecto para traducirlo al español con la intención de publicarlo en México.

¿Hasta que punto se ve influida por su ascendencia gallega o por el exilio español en su país?

Indirectamente. Hubo exiliados españoles que dejaron huella en mi universidad, pero yo solo recogí el poso de su enseñanza. Aunque me siento cercana a Galicia, te marcan más los lugares donde vives. Tengo poemas inéditos influidos por la vida en Ciudad de México, que agrupé bajo el título La ciudad encendida, que deseché. Escribí en inglés, sobre todo los dos años que hice la maestría en literatura creativa en la Universidad de Nueva York, pero me asenté en el español.

Usted es traductora y también recibió premios en este ámbito.

Gané el Bellas Artes de Traducción Literaria 2019 por traducir Cielo nocturno con heridas de fuego, de Ocean Vuong, que aborda la discriminación de género y racial. Traducir un poema a otro idioma es complicado. La poesía explota al máximo la polivalencia del lenguaje y resulta difícil reflejar todo lo que connota una palabra en otra lengua.

Elisa Díaz Castelo: "La poesía más original, con formas novedosas,...
Comentarios