Piden tres años de prisión para el trabajador de un taller de Sarria

Está acusado de fingir un accidente laboral en Gijón con el que consiguió una pensión de incapacidad total permanente
Martillo de justicia. PIXABAY
photo_camera Una maza de un juez. PIXABAY

El juzgado nº2 de Lugo acogerá este martes día 7 de junio, a las 10.00 horas, el juicio contra un hombre acusado de fingir un accidente laboral en 2014 en Gijón por el cual obtuvo una incapacidad permanente y 22.000 euros de una compañía aseguradora cuando trabajaba para un taller mecánico de la localidad lucense de Sarria.

Según relata el escrito de Fiscalía, el acusado trabajó desde el año 1984 hasta junio de 2014 en un taller mecánico en este municipio. A finales del mes de julio de ese mismo año pasó a prestar servicios en el mismo taller por subrogación de la empresa. 

El Ministerio Fiscal relata que el acusado, "obrando con ánimo de lucro ilícito", comunicó posteriormente haber sufrido un accidente de trabajo a finales del mes de mayo de 2014 cuando prestaba servicios en Gijón, "manifestando falsamente haber acudido a reparar un tractor" a esa ciudad y "haber caído contra el suelo al tropezar en el terreno irregular, ocasionándose lesiones que derivaron en su incapacidad para trabajar". 

A consecuencia de esto, la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social dictó resolución por la cual se le aprobaba una pensión de incapacidad total permanente para su profesión al presentar diferentes lesiones en las extremidades superiores y en la espalda. 

Además, en julio de 2015, el acusado "obrando igualmente con ánimo de obtener un beneficio económico injusto", interpuso ante los Juzgados de lo Social de Lugo una demanda contra las empresas en las que había trabajado y contra una compañía de seguros, a la cual reclamó y obtuvo una indemnización de 22.000 euros en virtud de la existencia de una póliza de seguro concertada entre las entidades en aplicación del convenio del sector. 

Con todo, la Fiscalía señala que el acusado "no sufrió accidente laboral alguno" en dicha fecha que le ocasionara las lesiones anteriormente mencionadas. 

Por eso, el Ministerio Fiscal pide para él una pena de tres años de prisión y nueve meses de multa con una cuota diaria de 12 euros por un delito de estafa procesal. Además, solicita que el acusado indemnice a la entidad aseguradora con la cantidad de 22.000 euros.