Lunes. 19.11.2018 |
El tiempo
Lunes. 19.11.2018
El tiempo

Pequeñas personas, grandes músicos

Ars Principia. AEP
Ars Principia. AEP

LA ORQUESTITA DIBUJADA ARS PRINCIPIA ► Nacida en Sarria de un proyecto educativo del taller de música Ars Combinatoria, la orquesta Ars Principia está formada por niños de 5 a 13 años que interpretan música clásica con un violín y mucha sensibilidad

SE LLAMA la Orquestita porque, a pesar de estar formada por grandes artistas, la edad y estatura de sus integrantes todavía es escasa. Los más pequeños tienen cinco años y los mayores rondan los trece. Aún les queda lejos lo de dar el estirón, pero se crecen con un violín en las manos y ya son capaces de subirse a un escenario y dejar, con su virtuosismo, más de una boca abierta en el respetable.

La Orquestita Dibujada Ars Principia es un proyecto educativo de Ars Combinatoria, un taller de interpretación musical con más de 25 años de historia creado por el sarriano Canco López. Según una de las profesoras que forman parte de esta iniciativa, Quiara López —hija de Canco— el origen de Ars Principia fueron unas clases. "Hubo dos o tres niños aquí, en Sarria, que querían recibir clases de violín, y con una pequeña ayuda del Ayuntamiento, en Meigas e Trasgos empezaron a impartirse estas lecciones", explica. La actividad resultó ser un éxito, y empezó a llegar más gente. En ese momento decidieron organizar un campamento anual bautizado como Cuentos pintados con música, que deriva en una serie de conciertos a partir de los cuales nace Ars Principia.

Dicho campamento se organiza cada verano, desde hace tres, en Xunqueira de Ambía, el pueblo ourensano del que es Quiara y en el que durante muchos años vivieron sus padres Canco y Elsa. Ambos tienen mucha vinculación con el ayuntamiento, que se volcó con la iniciativa. El nombre alude a que en ese encuentro la música y la pintura se dan la mano. Los niños tienen tres horas de clase de música el sábado y tres el domingo, y cuando descansan del violín, lo hacen pintando o transcribiendo partituras. La idea del campamento, al que este año acudieron 21 niños, es espolear las aptitudes artísticas de los pequeños a la vez que se divierten, disfrutan y aprenden valores tan importantes para su futuro como la disciplina.

Quiara López, profesora de Ars Principia: los niños quieren ser futbolistas porque están muy expuestos al fútbol, pero pocos de ellos conocen a un violinista

En Ars Principia tocan juntos niños de Lugo y de Madrid. Quiara, que vive en la capital española, da clases allí y en una ocasión llevó a sus alumnos al campamento de Xunqueira de Ambía. Los madrileños, tras pasar un fin de semana inolvidable, le dijeron a su profesora que "esto que hacéis aquí lo queremos también en Madrid". Dicho y hecho. Desde entonces se organizan encuentros en Lugo y también en Madrid. "Este año hicimos uno en Navidad, el tres y el cuatro de enero, y después del campamento de verano. Y en el festival Artes no Camiño, cuatro de los niños que componían la Orquestita eran de Madrid. Los padres los traen, tocan el concierto, y se van", cuenta Quiara López.

En lo que respecta a los instrumentos, todos los que empiezan con Ars Principia tocan el violín. "Hay alguno que venía de percusión y en las piezas, alguna vez, lo ponemos a tocar percusión", aclara Quiara, "pero esto es una orquesta de violines". Según la profesora, "nosotros trabajamos mucho desde la afinación, la rítmica, y todo en conjunto, así que lo ideal es trabajar con un sólo instrumento", proceso que, añade, "lo hace todo más fácil".

Todos los niños de la orquesta están encantados

En lo que respecta al repertorio musical, los niños empiezan a tocar piezas compuestas por Canco López, el director del conjunto. Cuenta Quiara que "cuando empieza el campamento, hasta que no pasan dos o tres días no se sabe lo que van a tocar en concierto. El repertorio se hace a medida de los niños, de lo que pueden y no pueden tocar, de su estado y de sus capacidades. Adaptamos las piezas a su nivel para que todos se sientan integrados". Los músicos ya han ido mejorando y este año se han atrevido con Boccherini y Händel, nada más y nada menos.

Los integrantes de esta pequeña orquesta "tienen una sensibilidad especial, y sus padres también", dice Quiara, que se muestra orgullosa de que casi todos los que iniciaron la andadura de Ars Principia hace tres años continúan a día de hoy. "Los únicos que lo dejaron son los que acababan de empezar y no cuajaron", puntúa. "Todos los niños de la orquesta están encantados".

Para Quiara López, es muy importante que los padres permitan que los hijos prueben. "Los niños quieren ser futbolistas porque están muy expuestos al fútbol pero, probablemente, pocos de ellos tienen contacto con un violinista".

Pequeñas personas, grandes músicos
Comentarios