Paradela vista por sus jóvenes

Las parroquias, las fiestas, el Camino de Santiago o la tradición vitícola centran las historias de los más de 60 menores que participan con textos y dibujos en el libro sobre el municipio
Niños de Paradela publican un libro. PORTO
photo_camera Los niños del colegio observan el libro. PORTO

A Paradela dos máis novos es el título de un libro muy especial para los niños y jóvenes de este municipio. Ellos son los autores de esta publicación en la que dan su visión de su tierra y acercan a los lectores a sus parroquias, su patrimonio, sus tradiciones o sus fiestas.

En la obra, presentada en días pasados, participan 64 menores del concello, quienes estudian en el colegio San Miguel de Paradela y en los institutos Xograr Afonso Gómez y Gregorio Fernández de Sarria. Los jóvenes y sus profesores prepararon durante el pasado curso el libro, que también cuenta con dibujos de la ilustradora Estefanía Padullés, vecina de este municipio.

El trabajo, creación del colectivo Egeria, acaba de vez la luz y fue editado por el Ayuntamiento con motivo de su bicentenario, con la colaboración de la Xunta de Galicia. Los trabajos fueron coordinados por Eduardo Rey, del Gregorio Fernández; Remedios Sánchez y Lola Chaos, del Xograr Afonso Gómez; y Tania Taboada, Ligia López, Rocío Castro, Alejandro Ferreiro, Sonia López y Adela López, del colegio paradelense.

El libro se compone de tres partes. La primera es obra de los niños de educación infantil, quienes reflejan cómo ven su entorno a través de dibujos. Representan algunas de las instalaciones públicas y lugares de interés, como el colegio, el centro de salud, la piscina, la casa consistorial, el cruceiro de San Miguel o la iglesia de San Facundo de Ribas de Miño.

En una segunda parte los alumnos de primaria escribieron textos, acompañados de ilustraciones de Estefanía Padullés. Ellos relatan que son "afortunados" por vivir en un lugar como Paradela, donde, cuentan, una gran parte de la población se dedica a la ganadería y la agricultura.

Algunos escriben sobre sus parroquias y sus fiestas, el embalse de Belesar y la Ribeira Sacra, una zona "de gran riqueza paisaxística". También tienen un hueco en sus narraciones las diferencias entre la escuela de antes y la de ahora o los parques eólicos.

Los estudiantes de Eso y bachillerato son los autores de la tercera parte de la obra. A través de sus relatos llevan a los lectores hasta las rutas del Loio y Aldosende, la romería de Pena Redonda, los mercados del 15 de cada mes, la Feira de San Isidro y al templo de San Facundo de Ribas de Miño. También recuerdan la leyenda de la iglesia de Santa Cristina y que "sempre" hubo tradición vitícola en las orillas de los ríos Loio y Miño, aunque muchos de los viñedos quedaron bajo el embalse.

En sus relatos no podía faltar el Camino de Santiago, donde "coñeces moita xente interesante e divertida", escriben sobre esta ruta que "esconde unha longa historia acompañada de construcións e vistas inigualables".

Aprovechan para hacer alguna que otra petición, como que esté abierta la iglesia de San Facundo y la construcción de un hotel, una playa fluvial y un cine, que "traería moitas máis persoas á vila".

Esta es la singular visión que tienen sus jóvenes vecinos de Paradela, un municipio, añaden, "onde es moi benvido/a".

Comentarios