lunes. 30.11.2020 |
El tiempo
lunes. 30.11.2020
El tiempo

Paradela mira hacia el río

Vistas de la ruta. EP
Vistas de la ruta. EP
El concello estrena una ruta de senderismo de 16 kilómetros junto a las riberas del Miño

Una nueva ruta de senderismo con vistas al río Miño descubre la riqueza natural de Paradela, un concello bendecido por el Camino Francés y que todavía tiene mucho por ofrecer en el conjunto de la Ribeira Sacra lucense.

La senda, de 16 kilómetros de longitud, se encuentra ya habilitada a falta solo de su homologación por parte de la Federación Galega de Montañismo. Discurre entre el núcleo de Aldosende y la desembocadura del río Loio, con un recorrido por zonas frondosas, salpicado de miradores.

Los trabajos para adecuar la ruta se prolongaron durante seis meses y fueron financiados con 150.000 euros por Enel Green Power, la filial de energías renovables de Endesa en el marco del parque eólico Serra das Penas, que comenzó a funcionar a finales del pasado año con 21 aerogeneradores y una inversión de 60 millones, en la que se incluye también otro parque participado por el Concello.

Según explica Luis Ovalle, el ingeniero que desarrolló el proyecto, la ruta se planteó como una medida "encaminada a reforzar el interés turístico en el entorno del parque eólico y la zona de Paradela". Así, a propuesta del Ayuntamiento, se recuperó un antiguo camino que conectaba el núcleo de Aldosende con Portomarín, y que transita "al lado del río".

El regidor destaca también el microclima de la zona, que se refleja en la flora, así como la "fermosura" de las vistas

"A lo largo de estos 16 kilómetros las vistas son magníficas y se pueden ver lugares de interés como Aldosende, Santa Marta, el monasterio de San Facundo de Ribas de Miño o el pueblo de Adega", señala el ingeniero, quien invita a los peregrinos del Camino Francés a tomar un pequeño desvío para disfrutar de sus atractivos.

TRES MIRADORES. La ruta, de dificultad media y apta también para bicicleta de montaña, se encuentra señalizada y con elementos de seguridad. Consta de tres miradores con barandillas de madera y "diferentes perspectivas del río", dado que dos de ellos se localizan en la parte baja y el tercero en una posición más elevada.

Según apunta el alcalde, José Manuel Mato, estos miradores contarán con paneles explicativos cuyos textos fueron redactados por Ángel Fernández, Hijo Predilecto de Paradela. El regidor destaca también el microclima de la zona, que se refleja en la flora, así como la "fermosura" de las vistas. Tanto es así, avanza, que una de ellas será utilizada con imagen del calendario municipal de 2021.

Con esta ruta (la segunda habilitada en Paradela después de la del Loio-Ruxidoira) el Ayuntamiento pretende "poñer en valor o río Miño como concello da Ribeira Sacra". Su deseo, añade Mato, es darle continuidad hasta el vecino municipio de O Saviñao a través de Reiriz.

Para Luis Ovalle, la senda bien justifica una visita al ayuntamiento. "Si Paradela y la zona del río Loio ya eran objetivo de la gente los fines de semana por su naturaleza y gastronomía, esta es una razón más para desplazarse", dice el ingeniero.

Paradela mira hacia el río
Comentarios