La oposición de Sarria autoriza gastos por un millón de euros y veta otros 2,2

Los tres partidos descartaron en el pleno apoyar la mayor cuantía por falta de negociación
Garrido se dirige a García durante el debate plenario del jueves. VILA
photo_camera Garrido se dirige a García durante el debate plenario del jueves. VILA

Los tres partidos de la oposición en Sarria (PP, PSOE y BNG) permitieron ayer con sus votos en el pleno que el Concello pueda disponer de un millón de euros del remanente de tesosería de 2021, pero no así de otros 2,2 millones que planteaba Camiña y Galicia Sempre. La negativa a apoyar la mayor cuantía se debe, según dijeron, a la falta de negociación por parte del gobierno, que llegaron a calificar de "sobrada".

Sí posibilitaron -con el voto a favor del BNG y la abstención de PP y PSOE- gastos por una cantidad próxima a un millón de euros y lo hicieron porque, tal y como explicaron, en esa suma se incluye la estabilización del personal municipal y la relación de puestos de trabajo, que consideraron necesaria. Esta partida está dotada con 600.000 euros, que deberán ser incluidos en los presupuestos municipales de los años sucesivos.

El expediente de crédito por 2,2 millones, también con cargo al remanente, recibió los votos en contra de los tres grupos, quienes insistieron en que la aritmética del pleno "é a que é" (diez concejales en la oposición y siete en el gobierno). "Se non teñen maioría, teñen que tratar de sumala e o lóxico é sentarse a falar", señaló el nacionalista Efrén Castro quien, no obstante, dejó la puerta abierta a una futura negociación.

El popular José Antonio García tachó de "soberbia" la actitud del gobierno, al que criticó por incluir una operación de crédito en el presupuesto y, al mismo tiempo, tirar del remanente de tesorería, aspecto en el cual también incidió la socialista Pilar López.

El alcalde lamentó que no se aprobase esta modificación de crédito porque, según dijo, destinaba fondos a obras "muy necesarias" como el abastecimiento de agua a varias parroquias. "Están tirando abajo unas propuestas serias con una actitud obstruccionista", afirmó Garrido, quien reiteró que el remanente del pasado año asciende a 5,2 millones de euros, de modo que, aprobándose ambos expedientes de crédito, quedarían en las arcas dos millones.

El pleno celebrado ayer, de un gran contenido económico, aprobó también el pago de facturas sin crédito pendientes del pasado año por más de 237.000 euros.

Además, ratificó el decreto de alcaldía por el cual se solicita una subvención de 1,1 millones de euros de fondos europeos para ampliar la residencia de mayores con 40 plazas y un centro de día.

Los tres partidos de la oposición se abstuvieron en este punto. Argumentaron que la tendencia es cada vez hacia residencias más pequeñas y que resulta incoherente pretender ampliarla y al mismo tiempo pedir a la Diputación que la incluye en su red provincial.

Uno de los asuntos que suscitó mayor debate fue la moción del PP instando a que la oficina de información turística vuelva a estar en Vigo de Sarria, en un local cedido por el Concello a la Asociación de Amigos do Camiño de Santiago.

PSOE y BNG coincidieron en que era la mejor ubicación, de modo que la moción fue aprobada. La concejala del Camiño, Reyes Abella, sostuvo que no hay personal suficiente para mantener esta oficina y la de la antigua prisión y dejó entrever que la demanda no será atendida. "É unha atribución do goberno. Por moito que digan é competencia miña", replicó, lo que provocó críticas, al tiempo que se generó una controversia sobre si la asociación busca o no alojamiento a los peregrinos.

Por último, el plenó aprobó, con el voto en contra del gobierno, la moción del PP para crear una comisión de investigación sobre tres contratos menores del Concello, asunto que, según este partido, acabará en el juzgado.

Comentarios