miércoles. 23.10.2019 |
El tiempo
miércoles. 23.10.2019
El tiempo

La jueza prohíbe tener perros al vecino investigado por maltrato en Láncara

Recogida el pasado domingo de uno de los perros de la finca de Ronfe. PORTO
Recogida el pasado domingo de uno de los perros de la finca de Ronfe. PORTO

En una finca de Láncara apareció un can muerto que estaba siendo devorado por otros siete

El juzgado de instrucción uno de Lugo, cuya titular es Pilar de Lara, decretó la prohibición de tenencia de perros al dueño de los siete canes que fueron decomisados en una finca de Ronfe (Láncara). El hombre es investigado por presunto maltrato animal.

La incautación se realizó tras una denuncia interpuesta por la jefatura de la Consellería de Medio Ambiente, después de que "varios veciños" y la Protectora de Lugo dieran traslado de vídeos y fotos en los que se apreciaban "cans encerrados e famélicos", indicó la delegación de la Xunta en Lugo.

Medio Ambiente denunció en el juzgado que el propietario se había marchado "15 días" antes a Madrid, dejando en la finca a ocho canes. De estos, los agentes de la consellería solo vieron inicialmente a siete, de los cuales "dos presentaban heridas, uno en una pata y otro en una oreja, al parecer, desgarrada o arrancada", señaló el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG). Además, "se observa la inexistencia de bebederos y comederos y un recinto con excrementos y heces". "A alguno de los perros en las fotos se le notan las costillas y otros aparecen abatidos", añadió.

Dos de los animales tenían heridas y carecían de comederos y bebederos, según el TSXG

Los hechos se desencadenaron el domingo, cuando Medio Ambiente denunció la aparición en la finca de un perro muerto "devorado por el resto". Se aportan fotos y vídeo donde se ven "intestinos por el suelo comidos por otros perros". Sobre el animal muerto "se desconoce cuánto tiempo pudiera llevar fallecido, solo queda el pellejo y la columna vertebral", indicó. Ante estos hechos y la "posible situación de maltrato físico a que el investigado pudiera estar sometiendo a sus perros", se incautan los animales, que están ahora en la residencia Garatuxa.

Al pertenecer Láncara al juzgado de Sarria el tribunal lucense acordó inhibirse, aunque dada "la gravedad de los hechos denunciados" y el tiempo que se podría demorar el traslado del caso, actuó y pidió un atestado al Seprona y a Medio Ambiente "por si fuera necesario adoptar medidas urgentes", como así hizo finalmente.

El juzgado de Lugo que actuó ante "la gravedad de los hechos denunciados" acordó inhibirse y pasar el caso al de Sarria

El dueño declaró el domingo que los animales tenían alimento para "15 días" y que pidió a los vecinos que les dieran comida.

La jueza prohíbe tener perros al vecino investigado por maltrato en...
Comentarios