miércoles. 01.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 01.12.2021
El tiempo

El fiscal pide tres años y medio para una sarriana por explotación laboral

Instalaciones de la granja, donde la Policía Nacional liberó a tres trabajadores en el año 2018. AEP
Instalaciones de la granja, donde la Policía Nacional liberó a tres trabajadores en el año 2018. AEP
Señala que empleó en su granja a tres colombianos sin permiso de trabajo, con jornadas de hasta 11 horas, bajo salario y condiciones insalubres. La acusación particular solicita 10 años

La propietaria de una granja porcina de Sarria se sentará este viernes en el banquillo de los acusados en Lugo para responder de un presunto delito contra los derechos de los trabajadores, dado que supuestamente explotó en estas instalaciones a tres súbditos colombianos sin permiso de trabajo, con largas jornadas laborales, bajos salarios y condiciones insalubres. El fiscal pide una pena de tres años y medio de prisión, que la acusación particular eleva a diez años al añadirle otro presunto delito de trata de seres humanos.

Según la Fiscalía, en octubre y diciembre de 2017, la mujer contactó con dos personas residentes en Colombia, a las que ofreció empleo en su granja por un salario de mil euros al mes y regularización de su situación en España mediante un contrato laboral, para lo cual les envió billetes de avión.

Uno de ellos empezó a trabajar en noviembre percibiendo 600 euros y, cuando llevaba una semana, "sufrió un accidente en la granja sin que la acusada le prestase asistencia sanitaria", señala el fiscal. El otro se incorporó en enero de 2018. "El primer mes no percibió cantidad alguna y el segundo solo 670 euros", añade.

En septiembre de 2017, la sarriana hizo "iguales gestiones" con otro colombiano, quien comenzó a trabajar sin permiso, si bien a principios de 2018 regularizó su situación y tuvo un contrato. El primer mes no cobró nada y el segundo, 600 euros. Sufrió también un accidente laboral por el cual acudió por su cuenta a un médico, que le diagnosticó contusión torácica con fisura costal.

Según la acusación pública, la mujer tuvo a estos trabajadores hasta el 18 de abril de 2018, cuando intervino la Policía Nacional, "realizando jornadas de entre 10 y 11 horas diarias, descansando un día a la semana que la propia empresaria decidía, sin percibir salario alguno el primer mes y en los restantes descontando la cantidad que consideraba conveniente hasta que le restituyesen el coste de haberlos traído a España".

Además, vivían en unas dependencias encima de la propia explotación, en el límite entre Sarria y Samos, "donde comían y dormían en unas penosas condiciones de falta de higiene y salubridad".

Carecían también de formación e información sobre riesgos laborales y de medios de protección frente a la exposición a agentes biológicos, "siendo los propios trabajadores los que tenían que adquirir el material necesario".

Dos de ellos estaban en situación irregular en España y la acusada "se abstuvo de realizarles contrato alguno, así como de afiliarles ni darles de alta en la Seguridad Social". Según el fiscal, ambos aceptaron estas condiciones "en la confianza de que la acusada cumpliera su compromiso de proceder a regularizar su situación".

La acusación particular, ejercida por estos dos empleados, señala que su "situación de vulnerabilidad" les impedía actuar hasta que uno de ellos "sufrió el ataque de uno de los cerdos de la granja llegando a arrancarle tejido muscular y, ante la negativa de la acusada de prestarle atención médica, se decidió a denunciar la situación que estaba viviendo".

Sanciones. Al margen de la causa penal, la Inspección de Trabajo impuso por estos hechos sanciones que suman 47.000 euros.

Además de la pena de prisión, el fiscal pide para la sarriana una multa de 2.700 euros, pero no solicita indemnización para las víctimas, algo que sí plantea la acusación particular, ejercida por Ángel Vellé, quien reclama 25.000 euros para cada uno de estos dos trabajadores por los daños morales y los perjuicios ocasionados.

El fiscal pide tres años y medio para una sarriana por explotación...
Comentarios