Don Pepe, hostelería con solera

El veterano local de Sarria celebra el viernes 40 años de vida, ahora con el joven Adrián López al frente, "orgulloso" de continuar el "legado" de Lidia López y José López, la pareja fundadora
Adrián López Díaz, detrás de la barra del Don Pepe, que regenta desde hace un año. VILA
photo_camera Adrián López Díaz, detrás de la barra del Don Pepe, que regenta desde hace un año. VILA

El 22 de diciembre de 1983 abría sus puertas la cafetería-pub Don Pepe, uno de los establecimientos de hostelería con más solera de Sarria, que este viernes celebra con una fiesta esos 40 años como testigo del devenir de la localidad y de las historias personales de miles de clientes.

Con un diseño ya moderno para su época, el local pronto se convertiría en un referente del sector en la villa gracias al empeño de sus fundadores, el matrimonio formado por Lidia López y José López, Patulas, quienes trabajaron noche y día para hacer del Don Pepe un negocio "puntero".

De su mano, el histórico establecimiento, situado a orillas del río, fue innovando para ofrecer a su clientela desde un karaoke, que estuvo activo durante una década, hasta la proyección de películas o actuaciones variadas, como la del mentalista Anthony Blake, tal y como recordaban para este diario José y Lidia en octubre del pasado año con motivo de su jubilación.

Una vez llegado el merecido descanso, ellos mismos le propusieron a Adrián López Díaz hacerse cargo del establecimiento. El joven sarriano llevaba cinco años trabajando en Don Pepe, donde ya hacía las veces de encargado, una experiencia que le animó a lanzarse a esta nueva aventura. Y no se arrepiente en absoluto.

A sus 29 años, Adrián se considera una "continuación" de sus antecesores, a los que define como "familia" pese a no tener lazos sanguíneos. "Eu continúo o seu legado, porque o bar segue na mesma liña e co mesmo modelo", afirma el nuevo gerente, quien asumió las riendas el 2 de diciembre de 2022.

A su favor juega el saber mantener la clientela de siempre, junto con incorporaciones nuevas y un público variado que abarca todas las edades y tanto acude a mediodía para jugar la partida como de noche para tomar una copa antes del cierre a las tres de la madrugada. "Ninguén abandonou o barco", dice Adrián, quien define su establecimiento como "un bar de viños, de tapas e de primera hora de copas". Explica también que Don Pepe fue el primer local hostelero que reabrió en Sarria después de la pandemia, una época que recuerda como "dura", pero de la cual salió "moi reforzado".

                      Adrián López Díaz, detrás de la barra del Don Pepe, que regenta desde hace un año.
Aspecto ue presentaba el establecimiento en sus inicios. EP

El nuevo responsable es partícipe de estas cuatro décadas de trayectoria, en las que fue muy importante la apertura de la terraza junto al río, con 40 mesas muy concurridas en la época estival. "Síntome parte destes 40 anos porque escribo nas últimas páxinas desta historia", declara Adrián, para quien no deja de ser un "orgullo" mantener el nombre del local y que, para la gran mayoría, sea conocido por Patulas, el sobrenombre de su fundador.

Tal es la identificación de Adrián con la cervecería-pub que regenta que ya hay quien le llama en broma 'Patulín', lo que le llevó el pasado año a bautizar de esta manera la tapa con la que concurrió al concurso Tapicheo.

FIESTA. "Para min é un bar que ten unha esencia propia e que me propoño como unha forma de vida", confiesa Adrián, quien prepara para este viernes una gran fiesta de celebración a la que, como no podía ser de otra manera, están invitados los fundadores del local y todos los clientes.

Según cuenta, abrirá de 15.00 a 18.00 horas para los habituales de esa franja, con los cuales tendrá un detalle y, a partir de las 20.00 horas, comenzará la celebración del aniversario con pinchos y un cortador de jamón, invitación a la segunda consumición y reparto de boletos para el sorteo de un lote de productos de Paladar Gourmet, una cena para dos personas en la cafetería Santiago y 500 euros.

Quiere así conmemorar por todo lo alto los 40 años de vida porque, según dice, para él no deja de ser un motivo de satisfacción "coller un local histórico e conseguir mantelo como un referente".

Comentarios