Detenido un empleado por romper los cristales de un camión de su jefe en Sarria

El hombre habría ocasionado daños en el vehículo por un conflicto laboral con el dueño
Luna destrozada. EP
photo_camera Luna destrozada. EP

Agentes de la Guardia Civil detuvieron este jueves a un transportista por romper los cristales de un camión de su jefe que estaba aparcado en la localidad de Sarria. Se baraja la hipótesis de que los hechos se debieron a un problema laboral entre el arrestado y el propietario del vehículo.

Los hechos se produjeron de madrugada en el estacionamiento ubicado en la parte trasera de la gasolinera de la Rúa Benigno Quiroga. En una hábil intervención de una patrulla de la Benemérita de A Pobra de San Xiao (Láncara) se procedió al arresto del varón, pues lo pillaron in fraganti, cuando causaba los daños.

UNA BARRA DE HIERRO. Para golpear el vehículo, el hombre habría utilizado una barra de hierro que llevaba en su turismo. El vecino provocó cuantiosos desperfectos, ya que rompió la luna delantera, una de las ventanillas -del lado del conductor- y un espejo.

La rápida actuación de las fuerzas de seguridad evitó que los daños en el camión pudieran ser mucho mayores.

Tras su detención, los agentes pusieron al varón a disposición del juzgado de primera instancia e instrucción de Sarria.

El suceso no está relacionado con el paro en el transporte de mercancías de las últimas semanas, que también provocó hace unos días el arresto por parte de efectivos de la Guardia Civil de dos vecinos del municipio sarriano por pinchar ruedas con objetos punzantes en la autovía A-6 y la travesía de Pedrafita do Cebreiro.

El lugar en el que se produjeron los hechos, al igual que la Rúa Castelao, es utilizado habitualmente por los vehículos pesados para aparcar. En este mismo estacionamiento las fuerzas de seguridad sorprendieron hace un tiempo a tres personas intentando robar combustible de un camión, sin que lograran su objetivo.

Anteriormente los efectivos ya habían imputado a un hombre cuando también trataba de sustraer gasóleo. En otra ocasión sí llegaron a sustraer unos 180 litros de uno de los vehículos.