El Concello de Sarria suspende la actividad de dos albergues públicos por unas obras

Según el Ayuntamiento, en los alojamientos de Barbadelo y Calvor se ejecutaron trabajos sin licencia, aunque Turismo de Galicia dice que siguió "escrupulosamente" los trámites legales
undefined
photo_camera El albergue de peregrinos de Calvor, que está cerrado, al igual que el de Barbadelo. PORTO

Los albergues públicos de Calvor y Barbadelo se encuentran cerrados después de que el Concello de Sarria ordenara a la Axencia de Turismo de Galicia la suspensión temporal de la actividad por, señala, haber realizado unas obras sin licencia. Por su parte, el organismo autonómico defiende que siguió "escrupulosamente" los trámites legales y que las actuaciones fueron ejecutadas "amparándose sempre pola comunicación previa de obras menores".

La polémica se debe a unos trabajos de remodelación y accesibilidad de estos dos alojamientos, los cuales datan ya del año 2018, y fueron ejecutados sin el correspondiente permiso municipal, según el Concello. Por ello, le abrió a la Xunta sendos expedientes de reposición de legalidad, pero desde la Administración autonómica "no hicieron nada" a pesar de ser "requeridos y notificados" en este tiempo, denuncia el alcalde, Claudio Garrido.

Ante esta situación, la junta de gobierno acordó incoar un nuevo expediente de reposición de legalidad y el pasado marzo aprobó ordenar la suspensión temporal de la actividad de los dos albergues, lo que, dice, le fue notificado a Turismo el pasado día 21. Según señala, de nuevo no obtuvo respuesta, por lo que el viernes la Policía Local acudió para comprobar si estaban abiertos y les advirtió de la suspensión de la actividad, además de comunicarlo al organismo autonómico, explica.

En su acuerdo, la junta de gobierno también concede a Turismo un plazo de tres meses para que presente los correspondientes proyectos que contemplen las obras ejecutadas "coa xustificación do cumprimento das condicións urbanísticas e demais normativa vixente de aplicación". Deben ir acompañados de las autorizaciones e informes sectoriales preceptivos, indica el escrito. En el caso de que no se dé cumplimiento o deniegue la licencia solicitada, apunta, se acordará la demolición de las obras a costa de la entidad autonómica, procediendo, además, a impedir definitivamente los usos a los que diesen lugar.

La Administración local comenzó otro expediente de reposición de legalidad por ejecutar otras actuaciones en 2021 en los dos albergues "sin licencia". En este caso se trata de unas obras para una fosa séptica, indica Garrido.

Por su parte, la Axencia de Turismo de Galicia afirma que realizó actuaciones "de pequena entidade construtiva e de servizos" en estos dos albergues, "seguindo escrupulosamente os trámites legais e amparados sempre pola comunicación previa de obras menores". No obstante, ante la notificación remitida por el Concello, dice que acató la petición y cesó temporalmente la actividad en los dos alojamientos hasta aclarar estos trámites administrativos "no prazo máis breve posible".

El alcalde acusa al organismo autonómico de llevar este tiempo "incumpliendo" la ley y "saltándosela a la torera, incluso con un desprecio a los requerimientos del Ayuntamiento, pensando que como es la Xunta puede hacer lo que le da la gana". "Toda administración tiene que pedir licencia. Un desprecio institucional de esta manera no se puede tolerar. La Xunta, cuando ocurre cualquier cosa, enseguida actúa, como es lógico y normal, pero que cumplan ellos también", concluye.

Comentarios