lunes. 22.07.2019 |
El tiempo
lunes. 22.07.2019
El tiempo

La comunidad de Samos "no conocía" la demanda por la abadía de Leiro

Iglesia del monasterio benedictino de Samos. AEP
Iglesia del monasterio benedictino de Samos. AEP

Los benedictinos, que se llevaron una "sorpresa", presentaron el desestimiento en el juzgado

La comunidad benedictina del monasterio de Samos aseguró desconocer hasta hace solo unos días la exisencia de una demanda judicial formulada en su nombre contra la Xunta de Galicia, el Obispado de Ourense, el Concello de Leiro y Hoteles Turísticos Reunidos para reclamar la reversión de la propiedad del monasterio de San Clodio, en el municipio ourensano de Leiro, que había sido objeto de una cesión en los años 90 y que funciona en la actualidad como hotel y spa.

La comunidad samonense se llevó una "sorpresa" cuando, a principios de este mes, tuvo conocimiento de tal demanda, tras lo cual presentó ante el juzgado de Ribadavia un desestimiento expreso de este procedimiento.

Los monjes quisieron aclarar que "nunca" supieron que se había presentado ese pleito y, mucho menos, contra el Obispado de Ourense. Según explica su representante legal, "si llegan a saber que en su nombre se demanda al Obispado jamás lo hubieran permitido porque, además, es copropietario del monasterio" cuya reversión se pide en el escrito.

Según su versión, fue a principios de este mes de enero cuando supieron de la existencia de tal reclamación por boca del obispo de Ourense

La demanda judicial data de noviembre de 2017 y, durante todo ese tiempo, pasó por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, la Audiencia Provincial de Ourense y el juzgado de Ribadavia para dirimir quién era el órgano competente. Según las fuentes consultadas, la demanda fue formulada por un abogado al cual los monjes de Samos revocaron el poder de representación en febrero de 2018.

El origen del conflicto podría estar en un convenio para la recuperación del derecho de uso del monasterio de Leiro, firmado en septiembre de 2017 por la comunidad de Samos y una fundación. Esta última presuntamente nombró a un abogado, comprometiéndose a abonar sus honorarios, al cual los benedictinos dieron poder para actuar en su nombre.

Sin embargo, en febrero de 2018 revocaron esa representación ante notario alegando que no estaban siendo informados de las acciones que se estaban llevando a cabo y que había discrepancias sobre la forma de gestionar el tema. Pese a ello, no descartan que siguiera actuando en su representación.

De forma inmediata, los samonenses nombraron a un nuevo abogado

La comunidad de Samos defiende que en ningún caso hubiera autorizado esas actuaciones si hubiera conocido los términos de la demanda, la cual, por otro lado, fue presentada ante órganos jurisdiccionales que no son competentes para su resolución, dice.

Su deseo con aquel convenio con la fundación era determinar si se había cumplido el acuerdo por el cual se llevó a cabo la cesión del monasterio de Leiro y, en su caso, abrir una vía negociada.

Según su versión, fue a principios de este mes de enero cuando supieron de la existencia de tal reclamación por boca del obispo de Ourense. De forma inmediata, los samonenses nombraron a un nuevo abogado que, con fecha 14 de este mismo mes, presentó ante el juzgado de Ribadavia "expreso desistimiento de cuantas acciones fueran formuladas en el presente procedimiento".

La comunidad de Samos "no conocía" la demanda por la abadía de Leiro
Comentarios