viernes. 15.11.2019 |
El tiempo
viernes. 15.11.2019
El tiempo

Garrido vuelve a ser proclamado alcalde de Sarria después de ocho años

Garrido recibe el bastón de mando de manos de Pedro López. VILA
Garrido recibe el bastón de mando de manos de Pedro López. VILA

El exsocialista gobernará como la lista más votada al frente de la agrupación de electores. En su discurso apeló al "diálogo" y abogó por "recuperar la confianza en la política local"

 

Ocho años después de dejar la alcaldía de Sarria, Claudio Garrido empuñó de nuevo este sábado el bastón de mando. Lo hizo tras un mandato apartado de la política, al margen del que había sido su partido (el PSOE) y al frente de una agrupación de electores, Camiña Sarria, que resultó la lista más votada en las elecciones de mayo.

Los 2.308 sufragios recibidos en los comicios del día 26 le valieron para ser investido ayer alcalde con un llamamiento al "diálogo" y la consecución de "acuerdos", en un pleno en el que recibió los apoyos de los otros cinco concejales que forman Camiña Sarria.

El PP (también con seis ediles) votó a su candidato, José Antonio García, y el BNG (dos representantes) hizo lo propio con el suyo, Efrén Castro. Benjamín Escontrela, de Galicia Sempre, no se postuló como alcaldable, tal y como ya había anunciado en las últimas horas, facilitando así la investidura de Garrido. Por su parte, los dos concejales socialistas (la exregidora Pilar López y Diego López) se abstuvieron en la votación.

El pleno —que de nuevo resultó muy concurrido aunque menos que en anteriores investiduras— comenzó con la constitución de la mesa de edad, formada por Pedro López Quiroga, de Camiña Sarria, como el mayor de la corporación y Jesús Rodríguez Martínez, del PP, en calidad de más joven.

Los 17 concejales (nueve de los cuales se estrenan en la vida política municipal) juraron o prometieron su cargo, recurriendo a esta última fórmula la gran mayoría y empleando solo el juramento dos populares. Por su parte, el nacionalista Efrén Castro, en su condición de "republicano", declaró hacerlo "por imperativo legal".

Al contrario que hace cuatro años, la votación para elegir al nuevo alcalde se realizó a mano alzada y sin recurrir a la urna. Al no obtenerse mayorías, resultó proclamado Claudio Garrido como candidato de la lista más votada y le correspondió a su compañero de filas Pedro López Quiroga hacer la entrega del bastón de mando.

Muy emocionado, el líder de Camiña Sarria tuvo palabras de agradecimiento para los votantes y para sus compañeros de candidatura y demás personas que colaboraron desde los inicios en este "proyecto vecinal" que es la agrupación de electores, dijo.

En un discurso muy centrado en la necesidad de establecer diálogos, recordó que los vecinos no otorgaron mayorías absolutas en las urnas y que corresponde a los 17 concejales "interpretar" el mandato de los ciudadanos y lograr una corporación "que sea útil" y que sirva para "resolver problemas" y mejorar el bienestar.

"Desde las bases más profundas de la democracia, que son el respeto y la educación, deseo y espero que el diálogo y el acuerdo sean la marca de esta corporación y que todas nuestras actuaciones estén presididas por los principios de responsabilidad y prudencia", aseguró en su intervención, en la que prometió "trabajo, dedicación, honestidad, información a los ciudadanos, transparencia, participación y, sobre todo, escuchar para dialogar".

Garrido calificó también de "imprescindible" el apoyo de todo el personal del Ayuntamiento, al que pidió colaboración. "Queremos recuperar la ilusión y la alegría que como pueblo nos merecemos. Y queremos recuperar la confianza en la política municipal y en los políticos municipales. En este ‘camiño’ siempre nos encontraréis", concluyó el ya alcalde, que recibió la felicitación del resto de ediles y de numerosos vecinos.

Su equipo de gobierno estará formado en principio por sus compañeros de lista: Reyes Abella, Pedro López, Eugenia Valcárcel, Félix Seijas y María Elena Real. A los miembros de Camiña Sarria les queda por delante la labor de intentar llegar a acuerdos con otras formaciones para facilitar la gobernabilidad, para lo cual prevén retomar los contactos a mediados de la próxima semana.

"Es muy necesario para Sarria formar un gobierno estable"
¿Qué siente al volver a ocupar la alcaldía después de ocho años?
Una emoción tremenda, mucha. Es un día especial, para mí de muchos recuerdos, bonitos sobre todo y también alguno desagradable. Hay mucha emoción.
Desde las elecciones hasta la investidura, ¿pensó en algún momento en que podía no ser alcalde?
No, eso nunca, porque forma parte de los valores de los partidos.
¿Qué retos intentará cumplir durante estos cuatro años?
En principio normalizar la vida administrativa e institucional del Ayuntamiento.
Hizo un llamamiento a los funcionarios en su discurso...
Sí, porque son la maquinaria del Ayuntamiento, sin ellos no puede haber un buen gobierno.
¿Cuándo empezará negociaciones con otros grupos?
El lunes empezamos a hablar con los funcionarios y cuanto tengamos una visión más exacta de lo que hay empezamos a charlar.
¿Esas negociaciones serán solo con BNG y Benjamín Escontrela?
Dijo la anterior alcaldesa que con "traidores" no negociaba. No obstante, yo que soy el alcalde de Sarria, sí les voy a llamar (al PSOE) y después ya veremos.
¿El objetivo pasa por formar un gobierno estable?
Ese es el objetivo, que es muy necesario para Sarria.

Garrido vuelve a ser proclamado alcalde de Sarria después de ocho años
Comentarios