La CHMS reserva 870.000 euros este año para recuperar la Ponte Ribeira

El organismo prevé iniciar a lo largo de este ejercicio los trabajos, que durarán ocho meses y consistirán en la retirada de la pasarela metálica y la reposición de elementos desaparecidos
La pasarela metálica provisional sobre la Ponte Ribeira entró en servicio en 2022. AEP
photo_camera La pasarela metálica provisional sobre la Ponte Ribeira entró en servicio en 2022. AEP

La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS) tiene en vigor un convenio con el Concello de Sarria que contempla este año una partida de 872.297 euros para la recuperación de los restos de la antigua Ponte Ribeira.

Los trabajos, que el organismo de cuenca prevé iniciar a lo largo de este ejercicio, consistirán en la puesta en valor y consolidación de este puente situado en el Camino Francés a partir de los restos de su fábrica. Incluirán "la reparación puntual de los daños, la retirada de añadidos de épocas recientes que alteraron su forma original y la reposición de elementos desaparecidos con tipologías y materiales contemporáneos", concretó la CHMS. El plazo de ejecución de las obras es de ocho meses.

De este modo, supondrán la retirada de la pasarela metálica instalada por el Concello de forma provisional en 2022 para poder reabrir la Ponte Ribeira después de casi ocho años partida en dos.

La infraestructura provisional tuvo en su día un coste de 110.000 euros, financiados por la Diputación, y su construcción fue posible después de que el Ayuntamiento recurriese la negativa inicial de Patrimonio a autorizar la obra, de modo que finalmente este organismo acabó por otorgar permiso, pero condicionado a darle una solución definitiva a Ponte Ribeira en el plazo de cuatro años.

Ello implica que la pasarela metálica, que entró en servicio en abril de 2022 para peatones y en mayo de aquel año para el tráfico rodado, debería pasar a la historia en 2026 para tener entonces un puente en óptimas condiciones.

El convenio entre la CHMS y el Concello de Sarria, que ya fue publicado en el Boletín Oficial del Estado, recoge el desmontaje de la pasarela, la demolición de la ampliación de la sección del puente por su lado sur (de hormigón), el rebaje de rasante en sus accesos, "el descubrimiento del pavimento original" y la construcción de un nuevo vano principal para la estructura, de acero cortén. Además, "se dotará de nuevas barandillas, pavimentos e iluminación, reordenando el mobiliario urbano en sus accesos", señala.

El coste total de la inversión ha sido calculado en 1,1 millones de euros (iva incluido) y será financiado por la CHMS, que también se encargará de la licitación, adjudicación y gestión de los contratos, así como la dirección y vigilancia de los trabajos y los gastos de las medidas de seguridad y salud.

El convenio establece una serie de anualidades. Así, para 2023 dejó prevista una partida de 27.702 euros que, según la Confederación Hidrográfica, se destinaron a la elaboración de un estudio de alternativas para restablecer la parte original de Ponte Ribeira (9.500 euros) y a la redacción del proyecto de obra (18.200 euros). La anualidad de este año es de 872.297 euros y la de 2025, de 200.000 euros, aunque podría haber variaciones.

Según recoge este documento, ya en 1711 se menciona un primer derrumbe del arco principal de Ponte Ribeira, cuyo origen es probablemente medieval. El arco del vano central se vino abajo nuevamente en 1879 y, ante la falta de fondos para su reconstrucción, se instaló una pasarela de madera que, en 1932, "es sustituida por un tramo de hormigón, perdiéndose definitivamente la configuración de arcos que tenía el puente".

Comentarios